Despliega el menú
Huesca

huesca

El frío permite reactivar los cañones en las estaciones tras casi un mes sin nevadas

La falta de precipitaciones obliga a suspender actos deportivos y a hacer cambios en las pistas. Este fin de semana habrá 235 km esquiables. 

Cerler volvió a poner el miércoles en marcha los cañones por segunda jornada consecutiva.
Cerler volvió a poner el miércoles en marcha los cañones por segunda jornada consecutiva.
Aramón

La continuada ausencia de nevadas ­–la última significativa se produjo el 26 de enero– está empezando a pasar factura con la suspensión de competiciones y actividades deportivas y cambios en las pistas. Por suerte, la bajada del mercurio de esta semana, con mínimas de hasta 5,5 bajo cero en Benasque, está permitiendo a las estaciones de esquí volver a fabricar nieve para mejorar los espesores que se han visto mermados por las temperaturas primaverales de este mes.

Los pronósticos, además, no prevén demasiados a cambios meteorológicos a corto plazo. Los aficionados al deporte blanco volverán a disfrutar de otro fin de semana anticiclónico con cielos completamente despejados y que traerá un nuevo ascenso térmico con máximas de hasta 20 grados en muchos puntos del Pirineo oscense. "Febrero es un mes muy loco, pero el año pasado ya batimos récord de máximas –en Huesca ciudad se alcanzaron los 22,3 grados, por ejemplo– y esta vez también aunque han llegado incluso a principios de mes", recalca el delegado de la Aemet en Aragón, Rafael Requena.

Según los modelos que maneja, la situación podría variar dentro de una semana con la llegada de un frente que podría dejar nieve del miércoles 26 al jueves 27 aunque sea sobre todo en cotas altas. "Al menos estos días ya ha vuelto a helar, porque es cierto que la semana pasada no había temperaturas bajo cero ni siquiera en los refugios", señaló.

Pese a esta aparente anormalidad meteorológica de este mes de febrero, Requena avisa de que "queda invierno por delante". Y recuerda que el año pasado, por ejemplo, cayó una gran nevada de más de un metro a finales de abril. Una tendencia de precipitaciones tardías que cada vez se repite y que pone sobre la mesa el debate de replantear en un futuro la posibilidad de modificar las tradicionales fechas de apertura y cierre de las estaciones de esquí. "Cuando tenemos un mes de febrero así, pensamos que ya se ha acabado el invierno, pero queda todavía marzo y abril, que puede nevar perfectamente aunque es cierto que entonces resiste menos porque por la noche no hace tanto frío ya", subrayó.

Con todo, las estaciones ofrecerán este fin de semana más de 235 kilómetros, solo 16 menos que el pasado. Los espesores también se han reducido tanto en cotas altas, donde ahora llegan a los 150 cm, como en las bajas, que van de los 10 cm de Candanchú a los 65 de Astún, pasando por 30 en Cerler y 40 en Formigal-Panticosa.

Candanchú traslada el fondo

La escasez de nieve en la zona baja del espacio nórdico de Candanchú ha hecho que se traslade el circuito de esquí de fondo a la parte alta de la Tuca. Los aficionados tendrán que llegar hasta allí en el telesilla del Tobazo con un forfait al precio de 16 euros (para los abonos de temporada, el pase costará 8 euros y para los miembros del Cetdi, 5 euros).

Las condiciones meteorológicas también han afectado a competiciones deportivas como los Campeonatos de Aragón de Fondo que se suspendieron el pasado fin de semana por no poder garantizar el desarrollo de la prueba en Candanchú; o la XXII Marcha Plan d’Estan de Llanos del Hospital de Benasque, prevista inicialmente para el 1 de marzo y que se ha pospuesto finalmente al 22 de marzo.

Algunos grupos montañeros también han aplazado algunas salidas y las empresas que organizan actividades de media montaña, como paseos con raquetas, han tenido que desplazarlas porque tienen que buscar la nieve en cotas muy altas. Y es que, según la Aemet, los espesores oscilan entre los entre 30 y 100 cm en torno a los 2.200 metros de altitud.

En Francia, nieve en helicóptero

Con todo, las estaciones oscenses no han tenido que tomar medidas extremas como la del complejo francés de Luchon-Superbagnères, que transportó la semana pasada 50 toneladas de nieve con helicóptero a las áreas dedicadas a niños y principiantes.

Etiquetas
Comentarios