Despliega el menú
Huesca

Malestar por el examen de una oposición que solo aprobaron 9 de los más de 500 aspirantes

El Ayuntamiento de Huesca convocó tres plazas de auxiliar administrativo. Los sindicatos han manifestado su queja en la Mesa de Negociación.

Fachada del Ayuntamiento de Huesca.
Fachada del Ayuntamiento de Huesca.
Maps

Una auténtica escabechina. Los más de 500 aspirantes a una de las tres plazas de auxiliar administrativo convocadas por el Ayuntamiento de Huesca mediante oposición libre sabían que conseguir un puesto de funcionario no es fácil, pero lo que no esperaban era enfrentarse a un examen tan exigente, con preguntas sobre tratados internacionales o el ‘habeas data’. De hecho, solo 9 personas aprobaron la primera prueba, es decir, un 1,8% de las que presentaron. De estas, una suspendió el segundo ejercicio, una práctica de informática.

Las tres plazas se convocaron hace aproximadamente un año. Una de ellas correspondía a la oferta de empleo público (OEP) para 2018. Las otras dos estaban pendientes desde 2016. Las tres estaban ocupadas de forma interina. Hacía cuatro años que el Ayuntamiento de Huesca no publicaba puestos de auxiliar administrativo, ya que la última oposición libre para puestos como estos tuvo lugar en abril de 2015.

De las ocho personas aprobadas ahora, tres ocuparan su plaza de forma inmediata, a no ser que alguna de ellas renuncie. Las otras seis, a propuesta del tribunal, pasan a formar parte de una bolsa de trabajo a la que se acudirá para cubrir vacantes temporales, aunque de estas, tres están trabajando en otras administraciones. De los 842 admitidos para concurrir a las pruebas se presentaron algo más de 500.

Los representantes sindicales en el Ayuntamiento han trasladado su malestar a los responsables municipales en la última Mesa de Negociación, a partir de las quejas recibidas por parte de muchos de los aspirantes a estas plazas. "Es llamativo que la nota más alta para auxiliar administrativo fue un 6,2 (sobre 10) en el primer examen, cuando ahora hay mucha gente muy preparada", comentó el presidente del comité de empresa, Antonio Larraz.

La primera clasificada fue la única en alcanzar un 6. El resultado final mejoró con la prueba de informática, que logró que la media subiera hasta una nota máxima de 15,3 sobre 20. En cualquier caso, la bolsa de trabajo para cubrir plazas de auxiliar administrativo como funcionario interino es exigua. Está integrada por los aspirantes que superaron cualquiera de los dos ejercicios.

Pero las quejas de los opositores no se quedan solo en el contenido de algunas preguntas de la primera prueba ("que parecían que eran para una plaza de secretario de Ayuntamiento") sino también en la formulación ("con términos enrevesados") y en la extensión. Este ejercicio, que se realizó en la Escuela Politécnica el 13 de diciembre, consistió en un test de 100 preguntas.

Una hora para 105 preguntas

Para contestar, los examinados disponían de una hora. Esto supone una media de 36 segundos para cada cuestión. No obstante, además estaban las cinco preguntas de reserva, lo que rebajaba el tiempo a 34 segundos. Cada pregunta constaba de enunciado y cuatro supuestos (a, b, c, d). Es lo normal en las pruebas tipo test, solo que en este caso, el planteamiento y las opciones de algunas de ella alcanzaban las 20 líneas de lectura. Ocurrió, por ejemplo, con la número 10, que sumaba 26 renglones. Debido ello, hubo opositores que no tuvieron tiempo suficiente para completar el cuestionario.

Los más arriesgados podían apuntar directamente las respuestas en la plantilla que se entregaba al tribunal calificador en lugar de marcar primero el supuesto elegido y después trasladarlo a esta hoja. Pero un fallo restaba 0,33 puntos, es decir, que por cada tres contestaciones erradas se perdía un punto, como en todos los exámenes.

Los examinadores repartieron dos tipos de cuestionarios, con idénticas preguntas pero en distinto orden. Tras las impugnaciones se invalidaron cuatro de ellas, "pero no se ha explicado el porqué", comenta uno de los opositores. El descontento, que "es generalizado", refiere solo a la primera prueba. La segunda, la de informática, fue el 4 de febrero.

Desde el Ayuntamiento confirmaron que, a fecha de ayer, no se había registrado "ninguna queja formal ni ningún recurso".

Los interinos que tendrán que dejar su plaza tampoco están contentos, ya que alguno considera que en lugar de la suya tendrían que haber salido otras plazas de quienes llevan más tiempo en esta situación.

Etiquetas
Comentarios