Despliega el menú
Huesca

huesca

Absueltos cuatro trabajadores de Acciona que vaciaron una presa en Sallent y causaron la muerte de 4.500 peces

La Fiscalía y el Gobierno de Aragón habían pedido entre 7 y 11 meses de prisión por un delito de imprudencia contra el medio ambiente.

Aspecto del embalse de Escarra tras su vaciado
Aspecto del embalse de Escarra tras su vaciado

El Juzgado de lo Penal número 1 de Huesca ha absuelto a cuatro trabajadores de la entidad Acciona Saltos de Agua que habían sido acusados por un delito de imprudencia grave contra el medio ambiente y los recursos naturales después de vaciar la presa de de Escarra, en Sallent de Gállego, para ejecutar unas obras en la galería del embalse  y provocar la muerte de 4.500 peces en septiembre de 2013

La Fiscalía y el Gobierno de Aragón habían solicitado para cada uno de los cuatro acusados penas que oscilaban entre 7 y 11 meses de prisión, además del pago de una indemnización de 1,3 millones de euros por los daños que causó esta masiva mortandad de peces y la destrucción del hábitat. Mientras, el letrado de los cuatro trabajadores, del despacho Asiain, pidió la absolución de sus clientes.  

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Aragón, el magistrado Jorge Sánchez Parellada considera que los acusados no actuaron de forma irreflexiva, ni obviando las normas de previsión y cuidado por lo que no cabe la acusación contra ellos de imprudencia grave.

La sentencia,  a la luz de las pruebas presentadas durante el juicio, concluye que no existía ningún indicio de que pudiese producirse el resultado que finalmente tuvo lugar y que, no se apreció nada anormal en la operación de desembalse ni se advirtió a los responsables de la empresa de incidencia alguna, “Ya se ha dicho, y conviene reiterarlo ahora, -expresa- que el hecho de que se produzca un determinado resultado no significa por sí solo que este sea previsible”. E incide en que “la calificación de la imprudencia exige una valoración 'ex ante' y no un juicio a posteriori”.

Sobre esta cuestión, el fallo recoge hechos probados que desde principios del mes de septiembre de 2013 la entidad Acciona Saltos de Agua S.L, realizó desembalses graduales de la presa de Escarra, operaciones de apertura y cierre de las que fue informado el Coordinador de Medio Ambiente del Alto Gállego, quien a su vez, ordenó a un Agente de Protección de la Naturaleza (APN) que inspeccionase la zona. Desde el día 10 de septiembre y hasta el día 13, el agente realizó varias inspecciones en la zona y en el embalse sin apreciar nada anormal ni comunicar a su superior ninguna incidencia. Fue el día 14 cuando unos pescadores que se encontraban en el río Escarra advirtieron de la existencia de peces muertos.

Basándose en la legislación española y la internacional, fundamenta el magistrado que la operación de desembalse no puede considerarse como un “vertido” en los términos que exige el tipo penal y que las acusaciones “no han probado en modo alguno que la actuación de los acusados haya infringido en algún momento la obligación de mantenimiento del caudal ecológico”. 

Añade que tampoco se cumplen los elementos que requiere el delito de daño a espacios naturales protegidos y, en este sentido, recuerda que “la no consideración de la zona afectada como espacio natural protegido impide la aplicación del artículo 330 Código Penal”.

Valora también el juzgador el hecho de que las acusaciones no hayan aportado ningún estudio geológico ni hayan “propuesto pericial de tal carácter, que demuestre que, por las características de la presa y de su entorno, existía un riesgo cierto de acumulación de sedimentos, existiendo por el contrario constancia de que en el año 2009 se había realizado un desembalse de la presa de Escarra sin que se produjese incidencia alguna ni se advirtiesen indicios de colmatación”.

A este respecto, el perito judicial, ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, expresó en su informe que por la tipología y el entorno de la presa, “no era previsible el acarreo importante de sedimentos ni la colmatación del embalse”, criterio ratificado también por los peritos de Acciona (también Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos), quienes aseguraron que "existen precedentes de otros embalses de alta montaña gestionados por la misma empresa cuyo vaciado anual nunca ha producido arrastres de sedimentos”.

Por todo ello, el magistrado decreta la absolución de los cuatro acusados advirtiendo de que la sentencia no es firme y que cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Huesca a presentar en el plazo de 10 días.

Etiquetas
Comentarios