Despliega el menú
Huesca

Investigan a un ganadero de Hoz de Jaca por descuidar a sus vacas, 24 de ellas tuvieron que ser sacrificadas

La Guardia Civil investiga al hombre como supuesto autor de un delito de abandono y maltrato animal.

Actuación de la Guardia Civil en la finca ganadera
Actuación de la Guardia Civil en la finca ganadera
HA

Un ganadero de Hoz de Jaca de 49 años, A. G., está siendo investigado por la Guardia Civil como supuesto autor de un delito de abandono y maltrato animal, tras detectar a finales de enero que en su explotación sus vacas no estaban bien atendidas. El Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) de la Guardia Civil de Jaca, realizó un control sobre el estado de los animales y las condiciones de la instalación, observando que no se llevaba a cabo un cuidado y una correcta alimentación de los mismos, por lo que se inició la investigación, poniendo los hechos en conocimiento del Servicio Provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de la DGA y de los veterinarios de la OCA, los cuales tras realizar una inspección de la explotación ganadera levantaron acta acordando el decomiso de los animales.

Además, el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón le abrió a este ganadero un expediente por incumplir la normativa de bienestar y sanidad animal, al no estar los animales en las condiciones exigibles a cualquier explotación ganadera.

Este miércoles por la mañana personal del Servicio Provincial, veterinarios de la OCA, Seprona de la Guardia Civil de Jaca y del Puesto de Sallent de Gallego procedieron al decomiso de 24 cabezas de ganado bovino, las cuales tuvieron que ser llevadas al matadero para ser sacrificadas, debido a que no reunían las condiciones de salubridad para mantenerlas con vida. En total, en la explotación ganadera había 40 animales.

Actuación de la Guardia Civil en la finca ganadera
Actuación de la Guardia Civil en la finca ganadera
HA

El caso viene de atrás

Al parecer, se trata de una situación que viene de años atrás. El ganado se encontraba sin custodia, tanto en el pueblo como cuando estaba en el monte, ni recibían cuidados ni alimentación por parte de su propietario, según explicaron testigos cercanos. Las vacas campaban a sus anchas por el pueblo, entrando en propiedades privadas y ocupando carreteras, provocando en algunas ocasiones problemas de tráfico o en el transporte escolar. Algunos de los animales han aparecido despeñados y muertos, tanto dentro como fuera de la finca.

Por su parte, el investigado defiende que lleva 30 años de ganadero, continuando con la explotación que le dejó su padre y alega que esta situación de retirada de los animales se debe a un “interés económico”. Denuncia que le han robado material de su finca y han matado sus animales y que ha sufrido un “acoso intensivo” hacia su persona.

Etiquetas
Comentarios