Despliega el menú
Huesca

seguridad en la carretera del valle de tena

Sallent urge medidas en el túnel de Escarra, donde los desprendimientos ya han provocado accidentes mortales

La caída de rocas ocurrida el pasado 22 de enero ha evidenciado el mal estado de la malla protectora. 

Desprendimiento ocurrido en una de las bocas del túnel de Escarra el 22 de enero.
Desprendimiento ocurrido en una de las bocas del túnel de Escarra el 22 de enero.
Heraldo

El Ayuntamiento de Sallent de Gállego solicitará al Gobierno de Aragón medidas urgentes para evitar los desprendimientos en la carretera A-136, por el valle de Tena, en la zona del túnel de Escarra. En concreto pide que repare de forma urgente la malla de seguridad instalada para evitar la caída de rocas "y que implemente las medidas necesarias para estabilizar la ladera y proteger la vía para garantizar "la seguridad de nuestros vecinos y visitantes".

El pleno celebrado en la noche de este jueves ha aprobado una moción en este sentido presentada por el Partido Aragónes. La propuesta ha sido respaldada por todos los grupos y se ha hecho institucional.

La noche del pasado 22 de enero y coincidiendo con el temporal, se produjo un desprendimiento en la carretera A-136, justo a la salida del túnel de Escarrilla en dirección al Portalet. Arrastró grandes rocas que quedaron en la vía durante varias horas, aunque por suerte no pasaba ningún vehículo.

Los desprendimientos en este punto ya han costado vidas humanas. La caída de una piedra sobre su coche le costó la vida el 20 de agosto de 1991 a un joven de 29 años, y el otro ocupante padeció secuelas graves. Las familias de ambos solicitaron indemnizaciones al Gobierno aragonés, pero éste adujo la existencia de señales advirtiendo del peligro de caída de piedras. 

La reclamación de los ayuntamientos de la zona ha sido recurrente en las últimas décadas. Para prevenir nuevos desprendimientos se instalaron unas mallas verticales, pero "están muy deterioradas", según el texto de la moción aprobada en Sallent. El último ha permitido comprobar que "han quedado obsoletas" y ya no cumplen con su función de garantizar la seguridad. La moción recuerda que las condiciones climáticas de esta zona, con heladas y deshielo continuos y épocas de intensas lluvias, hacen necesario tomar medidas, teniendo en cuenta además la gran afluencia de vehículos.

La A-136 conduce de Biescas a El Portalet y Francia, vertebrando el valle de Tena y los distintos municipios de la zona como única infraestructura de transporte para los vecinos de estas localidades, acceso a los servicios principales, actividades económicas, etcétera. Además, sirve de comunicación para las estaciones de esquí. En concreto, ese mismo día 22, festivo en la ciudad de Huesca o en otros lugares como Valencia, estaba prevista la llegada de numerosos visitantes a las pistas, si bien la borrasca condicionó e impidió una jornada normal y el suceso se produjo después de anochecer. 

Por el paso a Francia de El Portalet transita también tráfico internacional. Pequeños desprendimientos son relativamente habituales en todo su trazado, indica la moción, pero el túnel de Escarra, en las inmediaciones de la población de Escarrilla, es punto obligado para la circulación de vehículos, "y en su embocadura norte, se registra un área donde llegan a caer grandes rocas, como nuevamente en esta ocasión".

El 31 de mayo de 1993, en el término municipal de Escarrilla, cinco mil toneladas de rocas, tierra y árboles se precipitaron sobre las carreteras A-136 y A-206 que unen Biescas con Sallent de Gállego y Panticosa. Las dos últimas localidades quedaron prácticamente incomunicadas durante más de un mes, aunque se habilitaron rutas alternativas a través de pistas forestales.

Etiquetas
Comentarios