Despliega el menú
Huesca

huesca

Investigado un camionero zaragozano por un derrame de 8.000 kilos de cabello de ángel que cortó la A-22

La Guardia Civil le atribuye un delito de conducción temeraria tras comprobar que la carga no iba sujeta ya que no había usado ningún dispositivo de amarre para anclar al vehículo los palets que portaban los bidones.

Imagen del accidente que causó el derrame del cabello de ángel que transportaba el camión en unos bidones.
Imagen del accidente que causó el derrame del cabello de ángel que transportaba el camión en unos bidones.
Guardia Civil

El Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) de la Guardia Civil de Huesca investiga a un camionero zaragozano de 56 años de edad por un presunto delito de conducción temeraria después de que el vehículo perdiera una carga de 8.000 kilos de cabello de ángel que quedó esparcida por la autovía A-22, a la altura de Castejón del Puente, poniendo en peligro al resto de usuarios de la vía y provocando el corte de un carril de circulación durante seis horas.

Según han informado desde la Guardia Civil, el siniestro se produjo el pasado 19 de noviembre de 2019 a la altura del punto kilométrico 49,900 de la autovía A-22 (Lérida-Huesca), cuando un camión articulado que transportaba 8.064 kilos de cabello de ángel en doce palets, perdió la carga que transportaba sobre los dos carriles de circulación, lo que supuso inicialmente un cierre completo de la vía y posteriormente que un carril de la autovía permaneciera cortado al tráfico durante seis horas, hasta la eliminación y limpieza completa de la calzada.

Los bidones que transportaban el cabello de ángel tenían un peso de unos 28 kilos cada uno, y crearon un "grave riesgo" para el resto de usuarios de la vía, destaca la Guardia Civil, ya que quedaron esparcidos de tal manera que dejaron a los demás conductores sin posibilidad de sortearlos, teniendo que pararse completamente la circulación para evitar una colisión.

Tras este accidente, el GIAT del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Huesca abrió una investigación para el esclarecimiento de los hechos e intentar determinar las causas del siniestro vial. Finalmente, se pudo determinar que el motivo principal del accidente fue que la carga iba sin la oportuna sujeción, ya que el conductor no había utilizado ningún dispositivo de amarre para anclar al vehículo los palets que portaban los bidones. Esta deficiencia está considerada como “peligrosa” por el Real Decreto 563/2017 que regula las inspecciones técnicas en carretera de vehículos comerciales.

La caída de la carga afectó "de manera grave" a la seguridad del tráfico rodado al quedar cortados los dos carriles, impidiendo el paso de todos los vehículos y suponiendo un peligro para todos los usuarios, "por más que tal irrupción fuera hábilmente sorteada por todos los vehículos que transitaban tras el camión, los cuales consiguieron detener su marcha sin llegar a alcanzar los obstáculos", explican desde la Guardia Civil, que han entregado las diligencias en el Juzgado número 1 de Monzón.

En este sentido, aseguran que "buena parte de los accidentes de tráfico en los que están involucrados camiones son precisamente por una incorrecta colocación, distribución y sujeción de la carga. La correcta estiba de la mercancía es vital para evitar este tipo de siniestros viales y se considera un elemento esencial para la Seguridad Vial".

Etiquetas
Comentarios