Despliega el menú
Huesca

huesca

Jaca estudia llevar la estación de tren a las afueras y alejar el peligro de las viviendas

Una de las opciones sería trasladarla a la zona de Campancián, más al norte.

La estación de Jaca y al fondo la zona de Campancián, donde podría trasladarse.
La estación de Jaca y al fondo la zona de Campancián, donde podría trasladarse.
Laura Zamboraín

El Ayuntamiento de Jaca ha iniciado los trámites para estudiar un posible cambio de ubicación de la estación de ferrocarril, que ahora "parte" en dos la ciudad. Una de las opciones sería trasladarla más hacia el norte, de manera que los trenes dejen de pasar cerca de urbanizaciones y viviendas. El alcalde, Juan Manuel Ramón, espera reunirse en breve con el director general de Urbanismo, Carmelo Bosque, para valorarlo conjuntamente con el Gobierno de Aragón.

Ramón afirma que es una idea "que está en el aire" porque ahora la estación "está rompiendo la ciudad en dos". En este sentido, una de las posibilidades que se plantean es sacarla hacia la zona de Campancián "y conseguir que el tren pase por la misma vía o soterradamente por esa zona", añade.

La estación de ferrocarril de Jaca se encuentra en la parte norte de la ciudad, junto al polígono industrial Estación II y otros anexos, además de urbanizaciones y centros escolares. Y al otro lado de las vías está el barrio de la Tejería, una zona residencial. El polígono Campancián se sitúa mucho más al norte y a las afueras de la ciudad, más cerca del centro comercial Carrefour.

"Una de las cuestiones que marca el Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Jaca (aprobado en 2016) es que había que salvar las vías o por arriba o por abajo, así que se han mirado posibilidades y se encargaron anteproyectos al ADIF para ver cuál era la mejor opción", explica Ramón.

Sin embargo, a su juicio, "también parece absurdo invertir un dinero importante cuando lo lógico es que la zona de la estación se convirtiera en un área urbana y evitar en lo posible que los trenes pasen por ahí".

Otra de las razones que apunta el primer edil jaqués es la ansiada reapertura de la línea internacional del Canfranc, ya que cuando ese proyecto sea una realidad, aumentará considerablemente el tráfico ferroviario, tanto de día como de noche, y el riesgo aumentaría. "Es razonable que la estación histórica se quede donde está, pero la operativa no, y por ello estamos iniciando los trámites para ver cómo se podría hacer", señala.

Juan Manuel Ramón ya se reunió en diciembre con el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda y le trasladó la petición del cambio de ubicación y José Luis Sorose ofreció colaborar para lograr este objetivo. Para ello, trasladará también la petición a Renfe y desde el punto de vista urbanístico, se prestará la asesoría técnica necesaria para valorar la ubicación y ver qué modificaciones se deben realizar. En este sentido, la primera reunión de trabajo tendrá lugar esta semana entre el alcalde jaqués y el director general de Urbanismo, Carmelo Bosque.

Etiquetas
Comentarios