Despliega el menú
Huesca

Huesca

El comercio afronta las obras del Coso con la mirada puesta en las fiestas de San Lorenzo

Este mes comienza la reurbanización entre la calle Sancho Ramírez y la plaza Santo Domingo. El plazo de ejecución de los trabajos es de 10 meses, pero la empresa tratará de reducirlo.

Puestos del mercadillo de los sábados en la unión del Coso Bajo con el paseo Ramón y Cajal.
Puestos del mercadillo de los sábados en la unión del Coso Bajo con el paseo Ramón y Cajal.
Rafael Gobantes

Estaba previsto que empezaran en diciembre pero se decidió respetar la campaña comercial de Navidad y posponer su inicio hasta enero. Las obras de reurbanización del Coso Bajo de Huesca empezarán a lo largo de este mes. El plazo de ejecución es de 10 meses, aunque la constructora hará todo lo posible para que la calle está transitable el 9 de agosto, fecha en la que comienzan las fiestas de San Lorenzo. Las restricciones al tráfico en este tramo se establecieron ya en 2015, cuando se reurbanizó parte de la calle.

En las últimas semanas, representantes de la UTE Domec-Acyc Obras y Servicios S.L.U, adjudicataria de los trabajos, se han puesto en contacto con los vecinos, comerciantes y hosteleros afectados para conocer sus necesidades y sugerencias de forma que las molestias sean las menores posibles.

El Ayuntamiento está ultimando un plan de movilidad de la zona, ya que las obras del Coso Bajo coincidirán durante bastantes meses con las correspondientes a la segunda fase de reurbanización del paseo Ramón y Cajal.

La preocupación generalizada de los afectados es la forma en la cual se va a garantizar la accesibilidad a las viviendas, comercios y establecimientos hosteleros así como el plazo de finalización de los trabajos, ya que el tramo del Coso que va a renovarse, además de zona céntrica y comercial, es el camino natural hacia la plaza de toros, uno de los ejes de las fiestas patronales de Huesca.

La adjudicataria de las obras y la Policía Local están diseñando un plan de tráfico que, además de la movilidad de los peatones, resuelva las necesidades de carga y descarga de mercancías. En este tramo hay varios bares y cafeterías, una gran tienda de muebles y un ultramarinos entre otros negocios. Estas operaciones se llevarán a cabo a través de las vías adyacentes, especialmente de la calle Juan de Lanuza, que converge con el Coso Bajo.

Plataformas y estructuras

Isabel Claver, de Joyería Cuarzos, señaló que todavía no saben la fecha concreta en la que vana empezar "a picar", pero "los representantes de la empresa han pasado por todos los comercios para "explicarnos lo que van a hacer y nos han dicho que no habrá problemas para acceder a todos los comercios mediante plataformas o estructuras".

De hecho, a la hora de valorar las propuestas presentadas a concurso,la Mesa de Contratación ha tenido en cuenta la organización de los trabajos en diferentes fases en cuanto a la señalización, las entradas y salidas de vehículos de obras, la distribución del tráfico de mercancías, la recogida de basuras y las afecciones a coches y peatones.

El proyecto urbanístico recoge tres fases: desde Sancho Ramírez hasta la calle Heredia, desde aquí hasta en entronque del Coso Bajo con el paseo Ramón y Cajal y la plaza de Santo Domingo. Además de la pavimentación, con una plataforma única, se renovarán las redes de abastecimiento y saneamiento. Las obras darán continuidad al tramo reurbanizado en el año 2015, desde Porches de Galicia hasta el cruce con la calle Goya.

Los comerciantes reconocen que será complicado convivir con las obras, pero confían en que esta mejora, que se espera desde hace cinco año, contribuya a dinamizar una zona en la que hay locales vacíos, y algunos de ellos no están cuidados como deberían. "Además, nos han dicho que terminarán antes de San Lorenzo", apuntó Isabel Claver.

A Miguel Ollés, que gestiona la cafetería y sala cultural Bendita Ruina (cerca del paseo Ramón y Cajal), le gustaría que se concretara más el desarrollo de las obras. "No sabemos si van a terminar un subtramo y empezar otro o si lo levantarán todo a la vez... Esperamos que para San Lorenzo esté, por lo menos, todo el hormigón echado y se pueda pasar por la calle", comentó.

Como sugerencia, este hostelero apunta que a la hora de urbanizar y colocar el nuevo mobiliario se deberían tener en cuenta "los usos que tiene esta zona del Coso". "Además de los puestos del mercadillo que se coloca aquí cada sábado, en este espacio, que es más ancho, se organizan actividades y la feria del cómic, por lo que estaría bien que los bancos y los aparcabicis no fue inamovibles", explica.

También afectado por las obras de Ramón y Cajal, Ollés considera que el mercadillo no debe trasladarse a otro lugar sino mejorarse en su actual emplazamiento porque "solo hay que recordar cómo estaba esta zona antes de que se colocaran los puestos". 

Etiquetas
Comentarios