Despliega el menú
Huesca

HOya de Huesca

¿Será posible enamorarse de un robot dentro de 100 años en Ayerbe?

Apiac (Asociación para la Promoción Integral de Ayerbe y comarca) culmina los actos de su 30 aniversario depositando delante del Ayuntamiento una cápsula del tiempo que se abrirá en el 2120.  

Tiene once años y su grupo de música favorito es Little Mix. No sabe si dentro de un siglo  seguirá existiendo, pero para entonces, le gustaría que no hubiese guerras y le haría mucha ilusión que sus hijos o nietos (si los ha tenido) leyesen la carta que ella ha depositado este jueves en una cápsula del tiempo guardada en Ayerbe y que deberá abrirse en enero de 2120. También pregunta a las generaciones del futuro por la situación del planeta, si es posible enamorarse de un robot o si el amor se sigue descubriendo en un campo de flores.  

Esta pequeña es una de las muchas personas que han dejado mensajes, recuerdos o preguntas en un caja de acero inoxidable que hasta dentro de 100 años permanecerá guardada bajo el pavimento de la plaza Alta de Ayerbe, junto al Ayuntamiento de la localidad. Apiac, Asociación para la Promoción Integral de Ayerbe y comarca, ha impulsado este proyecto de futuro para culminar la celebración de su 30 aniversario. 

La idea de cómo dejar constancia de este logro empezó a gestarse hace tiempo, porque "no es fácil iniciar algo y que se mantenga durante 30 años", ha señalado Anusca Aylagas, de la junta directiva. Una vez que se optó por la cápsula del tiempo fue necesario definir muchos detalles. 

Lo primero era decidir el lugar donde enterrarla. "Se iban a hacer obras en la plaza Alta y pensamos que no tendrá que reformar hasta dentro de mucho tiempo". Explica Aylagas. Además, era necesario situar la urna lejos de conducciones de agua", ha añadido. El Ayuntamiento de Ayerbe estuvo de acuerdo. Después, se consultó a la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Aragón, que está en Huesca, sobre el material idóneo para que la cápsula resista 100 años bajo el suelo. Se determinó que lo mejor era el metal.         

Por último, había que escoger qué objetos se iban a guardar para que los habitantes de Ayerbe en el futuro pudieran conocer, de primera mano, cómo era la población 100 años atrás. "Decidimos entonces invitar a participar a las asociaciones del municipio, ya que como nosotros, gran parte de ellas también celebran fechas importantes de su historia en 2019 y 2020", han señalado Anusca Aylagas.   

Apiac, Ayuntamiento de Ayerbe, Asociación Padelante, Gigantes de Ayerbe, Teatro Aficionado de Ayerbe, Ayerbe Estación, Orfeón Reino de los Mallos, Enclavación, Fútbol Club de Ayerbe, Agrupación Folclórica Santa Leticia, Centro de interpretación Ramón y Cajal y Biblioteca Municipal de Ayerbe han dejado su recuerdo viajando al futuro. Listados de socios, resúmenes de su historia, mensajes como el de la niña de 11 años, partituras de jotas y del villancico 'Pajaricos', que se canta en el pueblo... Afortunadamente, la caja es grande (50x50) y ha habido sitio para todos, hasta para un collar y unos pendientes que Luisa, siempre tan optimista y alegre, espera volver a ponerse cuando se abra la cápsula.  

En esta urna se han introducido objetos personales y escritos también de los vecinos de las pedanías de Fontellas y Losanglis. Quienes la abran encontrarán cosas curiosas como un bote de miel, cerámicas de diversos tipos, monedas, pequeños instrumentos musicales, varios libros de autores locales, folletos del Reino de los Mallos, libros sobre tradición oral ayerbense y costumbres, la bandera de Ayerbe una camiseta de las peñas ayerbenses y su pañoleta y un libro sobre Santiago Ramón y Cajal, premio Nobel vinculado por siempre a la población. 

Aylagas ha depositado una taba, como homenaje a sus abuelos. Su madre y su tía han guardado un escrito en relación con los derechos de las mujeres (que nunca hay que olvidar) y sus hijas han mandado cartas preguntado por la existencia de las abejas y por el teletransporte como medio para ir de un lugar a otro en el espacio. 

Los representantes de las asociaciones y del Ayuntamiento así como muchos vecinos llegaron el jueves por la mañana hasta la plaza Alta con su "paquetito". En la casa consistorial, la secretaria hizo un acta. Una copia de la misma ha quedado dentro de la cápsula y otra se transmitirá de corporación en corporación para que quienes gobiernen en enero de 2120 sepan que deben abrirla para conocer el legado de quienes hoy viven en Ayerbe. 

Anusca Aylgas ha reconocido que la diversión y el jolgorio con el que empezó el acto dieron paso a la emoción al preguntarse todo si el pueblo existiría  dentro de cien años. Sin que nadie lo indicara, se empezó a cantar el himno de Ayerbe.  Después la cápsula se cerró. Una placa indica su ubicación.           

 

Etiquetas
Comentarios