Despliega el menú
Huesca

huesca

El Inaga pone reparos a construir 172 viviendas y un gran lago de pesca en Biescas

Pide un estudio de inundabilidad "más detallado y realista" para descartar riesgos de inundabilidad como los de la trágica riada de 1996 en un barranco cercano.

Recreación de la distribución de viviendas y del lago de pesca en la urbanización propuesta.
Recreación de la distribución de viviendas y del lago de pesca en la urbanización propuesta.
Ayuntamiento de Biescas

El proyecto para construir 172 viviendas de alto nivel y un gran lago artificial para la práctica de la pesca en Biescas ha sufrido un frenazo después de que el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) haya solicitado una evaluación más completa que descarte riesgos de inundación similares a los que causaron en 1996 la tragedia del campin Las Nieves por la crecida extraordinaria del barranco del Arás. Y es que la zona a desarrollar, conocida como ‘Glera del Sía’, se ubica también en un cono de deyección de otro barranco.

El Inaga da al Ayuntamiento de Biescas un plazo de 15 meses para elaborar un estudio ambiental estratégico de la modificación planteada del Plan General de Ordenación Urbana para poder desarrollar este proyecto, impulsado por la promotora privada Gestión Urbanística Lobe. La propuesta sustituye a otra que se presentó hace dos décadas que apostaba por un campo de golf de 18 hoyos y 205 viviendas (rebajando las 1.140 previstas inicialmente) y que el Inaga acabó archivando por falta de documentación.

Los terrenos tienen una superficie de 57,46 hectáreas y el 60% de ellas serían cedidas al consistorio. Se encuentran ubicados a 1,5 km del núcleo de Biescas, casi colindantes con la entidad menor de Orós Alto. El proyecto pretende crear una zona residencial de baja densidad (7,7 ha) "y de gran calidad que contribuya a revitalizar el sector turístico del municipio, incrementando su oferta de ocio así como los equipamientos deportivos", explican los promotores.

La urbanización está concebida no como una agregación de viviendas unifamiliares dispersas, sino bajo la idea de construir una especie de "vecindario" para hacer un uso más eficiente de los recursos. Estas casas, de unos 150 metros cuadrados, estarían distribuidas en 14 manzanas irregulares. Para la empresa promotora, la cifra de 172 viviendas propuesta es "asumible" por el polo de atracción que supone el valle de Tena y porque suponen apenas un 5% del parque residencial de Biescas (3.160 en total).

Además, se completaría con una gran zona deportiva-recreativa que incluiría un lago de pesca y ocio (2,7 ha), piscina, pistas de tenis y de pádel y juegos infantiles.

El PGOU reservó este sector para tener un uso principal deportivo en el que se apoyaran las unidades residenciales. Y aunque en su día se propuso la creación de un campo de golf, esta posibilidad ha sido desechada ahora «porque respondía a instalaciones demandadas en los tiempos de aprobación del PGOU, pero ahora no tiene el efecto dinamizador esperado por lo que finalmente se plantea un estanque de pesca», explican.

Proponen elevarla un metro

Entre los documentos ambientales aportados por la promotora, había ya un primer estudio de inundabilidad sobre los riesgos derivados de la actividad torrencial del barranco de Sía. En él señalaba que si se elevara un metro la urbanización por encima del actual encauzamiento del barranco, incluso en el supuesto de caudales extremos, "los terrenos edificables no se vería afectados por avenidas". Para ello, preveía construir un dique de contención de crecidas.

Durante el plazo de consultas, diferentes administraciones y entidades han presentado reparos y propuestas. Así, por ejemplo, la Dirección General de Sostebilidad cree necesario informes de la CHE y de Protección Civil sobre el estudio de inundabilidad presentado.

Mientras, el Consejo de Protección de la Naturaleza, aunque no es vinculante, ha informado desfavorablemente al considerar que el encauzamiento realizado en la década de los 90 "no garantiza la seguridad de la población ante una avenida ya que dos terceras partes de la zona residencial se sitúan dentro del cono"; y que no se ha realizado un estudio "riguroso" de la inundabilidad, recordando las trágicas consecuencias que confluyeron en 1996 en el barranco del Arás (con una cuenca tres veces inferior a la del Sía y una diferencia de cota mucho menor) "que deberían ser tenidas en cuenta".

En base a ello, el Inaga ordena someter el plan a un procedimiento de evaluación ambiental estratégica por la "afección significativa" que supondría para terrenos que forman parte del Lugar de Interés Comunitario y la "ausencia de justificación" acerca de la necesidad de desarrollo de los suelos. En ella se deberá incorporar un estudio de inundabilidad "más detallado y realista", y otro demográfico para un horizonte de 20 años "que justifique el dimensionamiento de la propuesta", indica.

Etiquetas
Comentarios