Despliega el menú
Huesca

huesca

El proyecto para una tirolina de 160 km/h en Fiscal supera el trámite ambiental

El promotor espera iniciar las obras en marzo para inaugurarla ya en mayo. Prevé superar los 13.000 usuarios al año.

La zona de salida de la tirolina ofrecerá unas espectaculares vistas a los usuarios.
La zona de salida de la tirolina ofrecerá unas espectaculares vistas a los usuarios.
Jorge Rabal

El proyecto para instalar en el municipio de Fiscal, a las puertas del Parque Nacional de Ordesa, una de las tirolinas más rápidas del mundo, capaz de alcanzar una velocidad de descenso de 160 kilómetros por hora, ha superado el imprescindible visto bueno del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) para continuar adelante.

El promotor, Jorge Rabal, un empresario local, confía en poder comenzar las obras de cimentación y montaje en marzo con la ayuda incluso de un helicóptero para inaugurarla en mayo. La puesta de largo de esta novedosa iniciativa para la zona será el 22 de enero en la próxima edición de Fitur en Madrid.

Se sumará de esta forma a las otras dos tirolinas que ya están en funcionamiento Aragón. Una de ellas, en la localidad altoaragonesa de Hoz de Jaca (950 metros de longitud y un desnivel de 120 sobre el embalse de Búbal), que tiene proyectada otra de 3 km que podría ser la más larga del mundo. Y la segunda, en la población turolense de Fuentespalda, que presume de ser la más larga de Europa con 2 km y una velocidad de entre 100 y 120 km/h.

La de Fiscal tendrá una longitud de 2.036 metros con un 20% de pendiente e incluye la adecuación de dos estaciones de salida y llegada, una zona de aparcamiento para los clientes con 40 o 50 plazas, el acondicionamiento de las pistas de acceso y las conducciones de abastecimiento de agua y electricidad.

La tirolina funcionará con un patín que se deslizará sobre un cable de sustentación. En la salida habrá dos plazas de aparcamiento (solo para vehículos de servicio) y una caseta que será usada para almacén y dar servicio a la zona de recepción. Mientras, en la llegada habrá tres plazas de aparcamiento (una de ellas accesible a personas con movilidad reducida), una caseta para almacén y aseo. La pista de acceso estará restringida a los vehículos de la empresa.

La instalación consta de dos cables de acero. La misión del primero (principal) será soportar el peso de los usuarios que se desplazarán colgados de un patín que rodará por el cable, accionados por la fuerza de la gravedad. Mientras, el auxiliar servirá como sustento de los elementos de balizamiento anticolisión necesarios para proteger a la avifauna existen en la zona. Todos los elementos se han planteado para que se integren en el entorno donde están situados "para conseguir afecciones mínimas, perfecta armonía medioambiental y escaso impacto visual", dice el proyecto.

Dos minutos de descenso

La promotora desplazará a los usuarios mediante todoterreno por la pista de Bergua recorriendo aproximadamente unos 6 km hasta la estación de salida (de 10 a 15 minutos de duración). Los descensos tendrán una duración de unos dos minutos conforme a la velocidad máxima estimada de 160 km/h hasta alcanzar la estación de llegada.

El número de usuarios dependerá de las horas de funcionamiento de la actividad, pero la empresa prevé unos diez por ahora según los baremos de otras instalaciones similares. En concreto, calcula que la tirolina podría estar abierta desde el 15 de abril hasta el 30 de noviembre (225 días) con una estimación de 13.450 usuarios al año.

Durante el trámite de consultas medioambientales, el proyecto ha recibido el visto bueno del Ayuntamiento de Fiscal y de la Comarca del Sobrarbe, que inciden en su contribución a la promoción turística de la zona y a paliar la despoblación, además de generar empleo (el promotor espera tener trabajando hasta 10 personas en los momentos de mayor afluencia turística).

Tampoco han puesto reparos las direcciones generales de Ordenación del Territorio y de Cultura y Patrimonio del Gobierno aragonés, la Confederación Hidrográfica del Ebro o la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos. Solo la organización ecologista SEO Birdlife pidió rechazarlo o al menos que se realizara una evaluación ambiental más exhaustiva.

Etiquetas
Comentarios