Despliega el menú
Huesca

La suerte en el Alto Aragón

Huesca, del Gordo del 2018 al goteo de décimos premiados

En la capital oscense se ha vendido un décimo del tercero y una serie de un quinto. La fortuna también ha llegado a Benasque, Jaca y Aínsa en los cuartos y quintos premios. 

El estanco de Benasque ha repartido tres premios. En la foto, Christian Bielsa, hijo de la dueña, con su mujer, su hijo y una clienta.
El estanco de Benasque ha repartido tres premios. En la foto, Christian Bielsa, hijo de la dueña, con su mujer, su hijo y una clienta.
Heraldo

La suerte de la Lotería no ha pasado del todo de largo por la provincia de Huesca. Después del Gordo del año pasado y del que cayó en Grañén en 2011, las probabilidades apuntaban a que este año no tocaba. Y así ha sido, pero con el consuelo de algunos décimos sueltos del tercer, cuarto y quinto premios vendidos en la capital oscense, Jaca, Aínsa o Benasque. En total, más de 170.000 euros. 

De la administración de la avenida Menéndez Pidal de Huesca ha salido un décimo de un número muy bajo, el 750, agraciado con el tercero. Su responsable, Raúl Benito, ha explicado que se ha vendido en máquina, pero en el formato que imprime el décimo, más atractivo para el cliente. Al afortunado le han tocado 50.000 euros. "No se ha presentado y no sabemos si lo hará". El administrador ha recordado que el año pasado ya vendieron un décimo del Gordo. "Estamos calentando para el año que viene. Tocará que caiga un segundo para tener el trío completo", bromea. 

Alfonso Gallán, de la administración de Concepción Arenal en Huesca, con el quinto premiado.
Alfonso Gallán, de la administración de Concepción Arenal en Huesca, con el quinto premiado.
Verónica Lacasa

Y otra administración de la capital también ha sido afortunada. La de la plaza de Concepción Arenal ha vendido una serie, diez décimos, en este caso correspondientes al séptimo quinto premio del número 69823. En total, 60.000 euros. "Han sido en ventanilla y ya ha estado aquí alguno de los afortunados", ha manifestado el administrador, Alfonso Gallán. En concreto, una mujer que tenía dos décimos. "Uno lo compartía con su hermano y el otro era para ella y su hijo, que está en paro. Se ha emocionado. Da gusto cuando ocurren estas cosas", ha añadido. El año pasado, por esta administración también pasó el Gordo. "No nos podemos quejar tampoco este año".

Otro quinto premio, el octavo, el del número 81610, ha dejado unos buenos pellizcos en la administración de la calle Mayor de Jaca, que ha vendido un décimo, y en la de la avenida central de Aínsa, donde se compraron cuatro. 

Raúl Benito, responsable de la administración de Huesca que ha vendido un décimo del tercer premio.
Raúl Benito, responsable de la administración de Huesca que ha vendido un décimo del tercer premio.
Rafael Gobantes

En la provincia, el estanco Cristhais de Benasque ha repartido dos décimos de dos quintos, el 6293 y el 74770, y otro de un cuarto, el 49797. Según comenta Maite Campo, la nuera de María Jesús Porté, que es la titular del establecimiento, los boletos salieron por máquina, señalando que "aunque va a ser difícil saber quiénes los han adquirido, ojalá se queden por aquí". Así fue en el caso de uno de los boletos. Los otros, posiblemente, los compraran los muchos turistas que estos días se acercan a Benasque en la temporada de nieve. 

Maite confesaba esta mañana estar "muy nerviosa, sin acabárnoslo de creer", tras conocer la noticia mientras recibía las felicitaciones de clientes y amigos que poco a poco iban sabiendo que la suerte había hecho parada este domingo en Benasque. 

Su marido e hijo de la propietaria, Christian Bielsa, destacaba la coincidencia de los tres premios en la misma localidad. "Ha sido muy emocionante. A primera hora nos han llamado para decir que habíamos dado un quinto, y ya era una motivo de alegría, pero es que a los pocos minutos, llegaba otro, y luego un cuarto". También es casualidad que para el sorteo del Niño hayan elegido el 6.392, que solo difiere en un número de uno de los premios vendidos. 

No obstante, no es la primera vez que el estanco benasqués reparte la fortuna en el sorteo de la lotería y de ello son conscientes los habitantes de la zona y muchos de sus visitantes, habituales clientes del estanco. Como recuerda la estanquera, "hemos dado bastantes, pero a esta situación tan feliz de repartir la suerte nunca te acostumbras".

El sorteo de Navidad dejó el año pasado 80 millones en la capital oscense, la mayoría en participaciones de los Antiguos Alumnos del colegio San Viator. En 2011 el Gordo más gordo de la historia, con los 720 millones de euros, se vendió íntegramente en la ya famosa administración de Grañén.

Etiquetas
Comentarios