Despliega el menú
Huesca

huesca

El Pirineo se llena y colapsa Monrepós en su primera gran prueba de fuego como autovía

El puerto registró atascos de subida durante casi seis horas y las filas llegaron a los 20 kilómetros. Los hoteles y alojamientos de turismo rural rozan los dos primeros días el 100% de ocupación.

El puerto de Monrepós se ha colapsado pese a ser ya todo autovía.
El puerto de Monrepós se ha colapsado pese a ser ya todo autovía.
Heraldo

El puerto de Monrepós tenía este viernes, con el inicio del puente festivo, su primera gran prueba de fuego desde su completa conversión en autovía el pasado 15 de octubre y no la ha pasado. El aluvión de vehículos, unido a algunos pequeños accidentes por alcance sin consecuencias graves, han provocado el colapso del principal acceso al Pirineo.

Los atascos se prolongaron durante casi seis horas, especialmente en el embudo que se forma a la altura del pueblo de Lanave al conectar el final de la A-23 con la N-330, donde arranca uno de los dos únicos tramos pendiente de desdoblar junto a la variante de Sabiñánigo. Las filas llegaron incluso a los 20 kilómetros.

Imagen del monumental atasco que colapsó el puerto de Monrepós y que a las 13.00 llegaba desde Nueno hasta Hostal de Ipiés.

A primera hora de la mañana, coincidiendo con la subida de muchos esquiadores hacia las estaciones de los valles del Aragón y de Tena, la circulación fue bastante fluida. Pero la situación comenzó a complicarse al mediodía. Sobre las 11.30, la DGT ya avisó de retenciones de 10 kilómetros entre Lanave y el Hostal de Ipiés, donde además de pasar de dos carriles a uno por sentido, hay un radar de velocidad.

El volumen de coches en la autovía fue creciendo y sobre las 12.30, el atasco ya empezaba en la localidad de Nueno, en el kilómetro 377 de la A-23. Seguía hasta el 394,6 y desde allí a la N-330 entre el 614,5 y el 617. Fue el momento más crítico de la jornada y duró alrededor de hora y media.

Una hora para recorrer 20 km

Algunos de los conductores que sufrieron en primera persona este colapso aseguraron que el trayecto de poco más de 20 kilómetros entre el alto de Monrepós y Sabiñánigo les costó una hora de viaje, cuando lo habitual es que se tarde 15 o 20 minutos. Cerca del final del tramo de autovía, a la altura de Lanave, se encontraron con un coche accidentado en la cuneta que obligaba a desviar el tráfico por un solo carril.

Sobre las 14.00, el atasco ya se redujo de nuevo al tramo Lanave-Hostal de Ipiés y siguió así hasta que sobre las 17.15 la circulación quedó completamente normalizada, según la DGT.

Imagen del monumental atasco que colapsó el puerto de Monrepós y que a las 13.00 llegaba desde Nueno hasta Hostal de Ipiés.
Imagen del monumental atasco que colapsó el puerto de Monrepós y que a las 13.00 llegaba desde Nueno hasta Hostal de Ipiés.
Rafael Gobantes

En el lado positivo, estas retenciones fueron también la prueba del lleno hasta la bandera con el que ha arrancado el puente en el Pirineo gracias especialmente al tirón de la nieve. Y es que las tempranas nevadas han permitido llegar a la primera fecha importante de la temporada con todas las estaciones de esquí abiertas.

Tanto los hoteles como las casas rurales de todos los valles del norte de Huesca tiene índices de ocupación que rozan el 100%, sobre todo los dos primeros días de este largo fin de semana.

En Formigal, el hotel Abba roza el lleno tanto viernes como sábado y a partir del domingo las reservas ya bajan notablemente. Entre sus clientes, la mayoría son madrileños y en menor medida valencianos. "El año pasado mucha gente canceló para este puente porque no había nieve y se quedó con las ganas y esta vez reservaron ya muy pronto", señalan.

"Se nota que hay ganas de nieve después del año pasado"

En el mismo valle, el balneario de Panticosa espera alcanzar una media del 95% estos tres días en sus dos hoteles y las Termas de Tiberio. Además, para este puente ha abierto la temporada del Restaurante del Lago ante el aumento de demanda. "Queremos dar una alternativa más a los clientes de dónde comer y sobre todo cenar ya que la mayoría son esquiadores y con la cantidad de nieve seguro que la quieren aprovechar a tope", afirma Jesús González, el director del complejo. "Como el año pasado fue una temporada irregular, se nota que hay ganas de nieve", añade.

En el valle del Aragón, los establecimientos a pie de pistas también van a colgar casi el cartel de completo este puente. Es el caso, por ejemplo, del hotel Edelweiss de Candanchú, donde las reservas se dispararon al confirmarse hace poco más de una semana las buenas previsiones meteorológicas. "Hay mucha nueve, mucha gente y mucho ambiente", se congratulan. También en el hotel Europa de Astún reconocen que "hacía años que no teníamos estas cifras de ocupación en este puente porque o no estaba abierta la estación o no había tanta nieve como ahora".

Un grupo de turistas haciéndose una foto delante de la Ciudadela de Jaca.
Un grupo de turistas haciéndose una foto delante de la Ciudadela de Jaca.
Rafael Gobantes

Y en el valle de Benasque, el tirón de las estaciones a pleno funcionamiento está permitiendo que las reservas hoteleras se mantengan en unos niveles similares a los del año pasado por estas fechas, cuando la Alta Ribagorza era el único territorio aragonés con pistas abiertas. Así, en Llanos del Hospital están al 100% los dos primeros días y el domingo bajan al 70%. "Es un excelente comienzo de temporada, porque además se ha podido iniciar antes que otros años", subrayan.

Datos idénticos a los que apunta el director del hotel Monte Alba y presidente de la Asociación de Empresarios de Cerler, Alain López, lo que, destaca, "es una buena previsión para empezar una campaña en la que se respira ambiente de nieve".

Este lleno, sin embargo, no solo ha llegado a los valles con estaciones de esquí alpino y a los hoteles. La comarca de Sobrarbe y el sector del turismo rural también registran cifras de ocupación cercanas también al 100%.

"Uno de los mejores puentes de los últimos años"

Paz Agraz, presidenta de la Asociación Empresarial Turística de Sobrarbe, asegura que las previsiones iniciales del 75-80% se han superado con creces. "Va a ser uno de los mejores puentes que se recuerdan porque es largo y además han dado muy buen tiempo con lo que ha venido mucha gente a disfrutar de todas las actividades que se pueden hacer en el Pirineo", resalta.

Mientras, la Asociación Turismo Verde de Huesca, que engloba a unas 4.000 plazas en la provincia, ha llegado al 95% de ocupación en apartamentos y casas rurales. Esta vez predomina especialmente el turismo familiar procedente de grandes ciudades. Y las perspectivas para Navidad también son excelentes. 

Etiquetas
Comentarios