Despliega el menú
Huesca

DOS AÑOS DESPUÉS DEL REGRESO DE LOS BIENES

Los museos catalanes atesoran aún más de 30 obras de Sijena a las que Aragón no renuncia

La DGA anuncia que abordará el asunto en una próxima reunión y ofrece ayuda a las monjas para la reclamación. 

El Museo exhíbe en su colección gótica el trono de Blanca de Aragón, priora del monasterio entre 1321 y 1347, quizá la pieza más valiosa en depósito. Llegó hace un siglo para restaurar y nunca se devolvió. En la foto superior, tomada antes del 11 de diciembre del 2017, aparece junto a dos cajas sepulcrales incautadas. Abajo se ven los espacios vacíos, que continúan así dos años después.
El Museo exhíbe el trono de Blanca de Aragón, priora del monasterio entre 1321 y 1347, quizá la pieza más valiosa en depósito. Llegó hace un siglo para restaurar y nunca se devolvió. Detrás se ven los espacios vacíos donde antes había dos cajas sepulcrales incautadas en diciembre del 2017.
Diari Segre

La aspiración de Aragón de recuperar el tesoro artístico del Real Monasterio de Santa María de Sijena no acabó la noche del 11 de diciembre del 2017, con la incautación de 44 obras en el Museo de Lérida. En este centro y en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), en Barcelona, aún quedan importantes piezas que ni el Gobierno de Aragón ni el Ayuntamiento de Villanueva de Sijena renuncian a recuperar. Es imposible saber exactamente cuántas, pero algunos expertos hablan de que siguen en depósito más de 30, al margen de las dispersas por colecciones privadas y que salen a la luz en un goteo constante en las subastas.

El miércoles se cumplirán dos años de la providencia dictada por Antonio Martín González, juez sustituto del número 1 de Huesca, autorizando la entrada en el Museo de Lérida, un hito en la larga lucha de Aragón por recuperar los bienes en el exilio.

El Gobierno autonómico es consciente de que quedan todavía obras de Sijena en Cataluña. Están en depósito "y, por tanto, en situación legal", mientras no haya una reclamación de sus dueñas, las religiosas de la orden de San Juan de Jerusalén, aclara el departamento de Educación y Cultura. Ellas deberían solicitar el levantamiento del depósito, que no prescribe, o en su caso ceder al Ejecutivo los derechos de propiedad, como ya se hizo con las pinturas murales del MNAC. El Ejecutivo no ha tomado una decisión respecto a nuevas iniciativas legales, pero tiene previsto abordarlo "en una próxima reunión". En todo caso, si las monjas precisan su ayuda, "la prestará", afirma.

Parece difícil que sea la orden de clausura la que dé el paso. Solo hay una comunidad religiosa activa, en Salinas de Añana, cerca de Vitoria. Su abogado, Gonzalo Fernández Arévalo, declinó hacer declaraciones al respecto. Cabe recordar que pesa sobre ellas una demanda del Museo de Lérida por los gastos de conservación de las piezas, exigiéndoles más de 350.000 euros.

"Si las monjas no levantan el depósito, podría hacerlo la DGA con su permiso"

Hasta ahora, el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Villanueva de Sijena han conseguido devolver al monasterio 95 piezas tras ser declarados nulos tres contratos de compra venta de 1983, 1992 y 1994, y está por ejecutar la sentencia favorable al regreso de las pinturas murales. Pero quedan muchas que "serían recuperables", opina Alfonso Salillas, exalcalde de Villanueva de Sijena, inmerso en esta batalla desde hace 20 años. "Se trata de levantar el depósito. Si no lo hacen las monjas, podría hacerlo la DGA con su permiso", aclara.

En un camión de mudanzas

No hay un listado preciso de las que permanecen en Cataluña ni una cifra exacta, entre otras cosas porque, como afirma Salillas, "el MNAC no nos dejó acceder a los archivos". Pero él recuerda lo que pasó cuando las monjas se fueron del monasterio en 1969. "Se llevaron un baúl con objetos de menor volumen y dos semanas después vino mosen Tarragona (delegado de Patrimonio de la diócesis de Lérida) e hizo dos viajes con un camión de mudanzas".

Un ejemplo de la dispersión del tesoro son las dos últimas piezas incorporadas a Sijena, el relicario de Santa Waldesca y la cuna de plata del belén, interceptadas en sendas subastas. "Solo del belén faltan todas las demás piezas, que eran 76", añade el exalcalde.

23 de febrero. Apertura oficial de la exposición de los bienes del Real Monasterio de Santa María de Sijena, con una muestra de 95 piezas, 32 de ellas recuperadas del museo de Lérida en diciembre de 2017.
El 23 de febrero del 2018 se abrió oficialmente la exposición con los bienes que regresaron.
Rafael Gobantes

En las salas del Museo de Lérida sigue ocupando actualmente un lugar relevante el trono de Doña Blanca de Aragón y Anjou. Es solo una de las obras en exposición, junto a cinco tablas del altar mayor, dos cuadros, la talla de una virgen, la predela de un retablo y una escultura, y hay otras de menor valor en los almacenes. Los huecos dejados tras la incautación del 2017 no se han conseguido llenar. El centro hizo una reforma de la sección del Renacimiento y Barroco para sustituir el vacío de cuatro relieves de alabastro, sustituidos por una tabla de Sijena cedida por el MNAC. Y está prevista otra actuación allí donde se exhibían las cajas sepulcrales junto al trono prioral.

Por lo que respecta al Museo de Barcelona, además de las pinturas murales de la sala capitular pendientes de devolución, guarda otros frescos de la Última Cena, un plato de bronce o un retablo. Pero este no puede ser objeto de reclamación porque se compró antes de la declaración del monasterio como Monumento Nacional, en 1923, que protegió tanto el inmueble como su contenido. Aquí estuvo también un valioso portapaz que fue robado y del que nunca más se supo.

Y es que no se ha conseguido seguir la pista de todas y cada una de las 117 piezas depositadas por la priora Angelita Opi en 1972 en Barcelona tras verse obligada a dejar Sijena por unas obras de rehabilitación. Las monjas ya no volvieron, como tampoco una parte de su tesoro.

​"Lo que queda también se va a reclamar, seguro"

El nuevo alcalde de Villanueva de Sijena, José Jaime Castellón, muestra su disposición a continuar con la lucha emprendida por su antecesor para recuperar las obras. "Está entre nuestras prioridades", asegura. "Lo más difícil ya se hizo en la etapa de Alfonso Salillas", aclara, porque la sucesión de sentencias favorables fue "un hito y un punto de partida, pero tenemos que seguir trabajando, no podemos renunciar a nada".

"Vamos a intentar cerrar los procesos abiertos y a partir de ahí, en colaboración con el Gobierno de Aragón, continuaremos con la defensa de nuestro patrimonio y lucharemos para recuperar todas las piezas que siguen en Cataluña". Castellón es partidario de mantener el frente común, sobre todo viendo que la otra parte "solo hace que falsear y poner trabas a algo que es legítimamente de Villanueva". Él es partidario de que la DGA marque los plazos, "y el Ayuntamiento se sumará". Según Castellón, las piezas que quedan "se van a reclamar, seguro", ya sea por parte de las monjas o del Gobierno de Aragón, con competencias en patrimonio, y el Ayuntamiento.

"La unión nos ha beneficiado mucho y debemos seguir así, o no saldrá bien"

"La unión nos ha beneficiado mucho y debemos seguir así, o no saldrá bien", dice el abogado de la institución local, Jorge Español, partidario también de "ir cerrando capítulos", en alusión a los numerosos pleitos abiertos. "Se necesitarían poderes de las monjas o que ellas pusieran la demanda. Estoy absolutamente seguro que el Gobierno de Aragón tirará para adelante esa reclamación", explica.

Mientras, el departamento de Educación y Cultura continúa con las obras en el monasterio. Invirtió un millón de euros en rehabilitar los antiguos dormitorios y la sala capitular y ahora mismo trabaja en la capilla de la Inmaculada, con 255.000 euros más. A partir de ahí, "se continuarán las actuaciones en el monasterio, a la vez que se trabaja en un plan museístico". También se ultima un convenio con Turismo y con la comarca para mejorar las visitas al monasterio.

Etiquetas
Comentarios