Despliega el menú
Huesca

sucesos en Huesca

El sindicato Jupol señala que la Policía "no puede asumir" la protección de los menas

La organización de la Policía Nacional en Huesca manifiesta su inquietud por la situación de estos menores extranjeros en la ciudad y su implicación en hechos que "afectan a la convivencia y seguridad" de los oscenses.

Patrulla de la Policia Nacional en Huesca / 24-5-19 / Foto Rafael Gobantes [[[FOTOGRAFOS]]]
Un coche patrulla de la Policía Nacional en la plaza de Navarra, en Huesca.
Rafael Gobantes

El sindicato Jupol, mayoritario en la Policía Nacional, ha alertado de la situación que viven en Huesca los menores extranjeros no acompañados, también denominados menas. A raíz del suceso ocurrido el jueves por la noche, cuando un transeúnte que acudió al piso donde viven estos chicos con un martillo resultó herido, la organización sindical  ha señalado que lleva tiempo alertando y mostrando su preocupación por las circunstancias de estos refugiados en la ciudad. 

El sindicato policial ha decidido manifestar esta inquietud "ante la gravedad de los hechos que están protagonizando los llamados menas en la ciudad de Huesca". Desde la organización señalan que estos "están afectando a la convivencia y seguridad" de los oscenses.  

Jupol recuerda que estos menores están "tutelados"  por el Gobierno de Aragón y que su protección es "una competencia transferida a las administraciones autonómicas". Es por ello que "toda la responsabilidad de sus actos por falta de guarda y/ o custodia recae sobre el ejecutivo aragonés", asegura el sindicato. "La Policía Nacional no puede suplir la falta de protección de estos menores y asumir unas competencias que no le corresponden", apostilla. En opinión del sindicato, Huesca es una ciudad muy tranquila y lo que está ocurriendo están empezado a afectar "a la percepción de seguridad".

El del jueves es el segundo incidente en apenas siete días en el cual se han visto implicados menores.  El pasado fin se semana se produjo una pelea cerca de una céntrica hamburguesería entre una pandilla de origen latino y algunos menas, según indicaron fuentes policiales. Los jóvenes portaban bates de béisbol.  

A principios de octubre, se produjo una pelea frente a esa misma hamburguesería en la que se vieron implicados menas y una banda latina. Días después, la junta local de seguridad de Huesca,  reunida el nueve de ese mismo mes a petición del Ayuntamiento para analizar conflictos de convivencia en la ciudad, calificó las reyertas y presencia de drogadictos en algunas plazas de la ciudad de «hechos puntuales y concretos». 

Etiquetas
Comentarios