Despliega el menú
Huesca

huesca

Las habitaciones 'pingüino', 'tucán' y 'foca' alegran la estancia en el San Jorge de Huesca

Pastelería Ascaso, el colectivo 'Belive in art' y un grupo de ilustradores y diseñadores oscenses han colaborado en esta intervención que busca mejorar el bienestar de los niños y niñas ingresados en el área de Pediatría.

Las habitaciones del área de Pediatría del hospital San Jorge de Huesca ya no se conocerán solo por el número (213, 214, 215....), sino que pasarán a llamarse a partir de ahora 'pingüino', 'tucán', 'foca', 'cebra', 'oso panda' o 'conejo'. En los pasillos darán la bienvenida hipopótamos, cocodrilos y elefantes, mientras que un cisne y un flamenco recibirán a los usuarios de la sala de espera. Y que toda la planta ha sido ambientada con este divertido zoo que es obra de un grupo de ilustradores y diseñadores oscenses, con Isidro Ferrer a la cabeza, que han colaborado en un proyecto solidario de la Pastelería Ascaso y el colectivo zaragozano 'Believe in art' para hacer más llevadera la estancia de estos pequeños pacientes y ayudar en lo posible en su recuperación.

Esta renovada imagen ha sido presentada este jueves en un acto en el que ha participado la subdirectora del San Jorge, Alicia González, quien ha agradecido a los promotores esta iniciativa "que supone crear un espacio de vida y de mayor confort". Ha asegurado, además, que desde el punto de vista médico repercutirá "muy positivamente" en el bienestar de los pequeños pacientes. "Los pediatras me han dicho ahora que cuando hablan con los niños y niñas que están ingresados y les preguntan en qué habitación están, responden que en la del pingüino. Esa expresión hace un poco más cotidiana la vida del niño o la niña y para ellos es como estar en la habitación de su casa, y espero que eso ayude a que se pongan buenos más pronto", ha deseado.

El proyecto ha sido impulsado por el proyecto ‘Believe in art’, una entidad zaragozana sin ánimo de lucro creada en 2013 por las historiadoras del arte Beatriz Lucea y María Luisa Grau, que trabaja el binomio de arte y salud. Hasta ahora habían realizado unas 80 intervenciones, la mayoría en Zaragoza, en hospitales como el Infantil o el Servet, además del Banco de Sangre y Tejidos de Aragón o el hospital de Alcañiz. También están empezando a trabajar con pacientes de salud mental "porque ayuda a la terapia", y tienen planes para actuar también en Madrid, Lationamérica y Europa. 

"Creemos que el arte tiene mucho que aportar al bienestar de los pacientes. A veces se dice que incluso cura, pero ojalá fuera tan sencillo porque nos iríamos todos a un museo y estaríamos todos sanos. Pero sí que nos confirman los sanitarios que el estado del ánimo de un paciente, sea niño o adulto, mejora cuando la estancia es agradable. Se trata de sentirte un poco como en casa y si allí ponemos esculturas o cuadros, ¿por qué no va a ser igual un hospital donde vienes por obligación", ha explicado Beatriz Lucea, que ha asegurado que esta intervención, la primera que realizan en Huesca, "es una de las más bonitas que hemos hecho hasta ahora". Además, ha agradecido el apoyo de Ascaso y el trabajo de la empresa Buenaventura para plasmar las ilustraciones. 

Mientras, Sura Ascaso, responsable de Desarrollo de Negocio de Pastelería Ascaso, ha explicado que en sus 129 años de historia, siempre han intentado buscar el bienestar de las personas y que esta iniciativa, que se engloba en el proyecto de Responsabilidad Social Corporativa 2019 llamado 'El ingrediente secreto', camina en el mismo sentido. "Tenemos la suerte de compartir casi siempre con la gente los momentos mejores de la vida y endulzándosela, pero hay otros más difíciles donde quizá no estábamos tan presentes. Y en ese afán ha surgido este proyecto que ha sido un regalo para nosotros porque seguimos contribuyendo a que la gente sea mejor y si además son niños y niñas, que es lo mejor que tenemos en el mundo, es fantástico", ha destacado.

Además, ha valorado la "excelencia" del colectivo 'Believe in art' y del equipo de ilustradores y diseñadores oscenses que han materializado este proyecto. Junto a Isidro Ferrer, el coordinador, han participado David Adiego, Carlos Aquilué, Ana Escar, Óscar Lamora, Álvaro Moca, Eric Novo, Paola Coiduras y Ana Porta.

Isidro Ferrer ha recordado que en un principio recibió una invitación personal pero dada la dimensión del proyecto, quiso que trabajaran de forma "coral" el gremio de ilustradores y diseñadores de Huesca. "Ha sido una llamada a la que han respondido compañeros, colegas y amigos que muchos somos padres y hemos entendido el proyecto no solo desde el punto de vista profesional, sino también desde el emocional. Y esa implicación activa ha hecho posible que sea un espacio habitable, alegre y positivo que ayude en la recuperación de todos los usuarios", ha señalado.

En esta ocasión, han optado por motivos de animales porque "pertenecen al mundo simbólico de los niños y a su propio universo de fantasía ya que antes de que empiecen a leer, es mucho más fácil reconocerlos y muchas veces por las onomatopeyas, lo cual facilita trabajar inconográficamente en la representación".

Etiquetas
Comentarios