Despliega el menú
Huesca

ayuntamiento 

Polémica en Huesca por "el paso atrás" en la peatonalización

Partidos y vecinos cuestionan la decisión del alcalde de abrir al tráfico las calles Zaragoza y Alcoraz durante las fiestas navideñas para favorecer las compras. 

Unos grandes maceteros evitan el paso de vehículos por la calle Alcoraz.
Unos grandes maceteros evitan el paso de vehículos por la calle Alcoraz.
Rafael Gobantes

Por primera vez, desde la peatonalización del centro de Huesca en 2014, el Ayuntamiento ha decidido abrir al tráfico dos calles, Alcoraz y Zaragoza, a propuesta de los comerciantes. La medida será provisional, solo en Navidad, pero ya ha levantado una polvareda política y social. El PP ha solicitado una convocatoria urgente de la Ponencia de Movilidad, mientras una plataforma vecinal considera la medida "un error manifiesto" y "un paso atrás", y se moviliza para tratar de impedirlo.

El alcalde, Luis Felipe, dará a conocer este miércoles las fechas concretas: si es a partir del puente festivo o más cerca de la Navidad. Según el equipo de gobierno socialista, la decisión responde a una petición de la Asociación de Comercio de Huesca, para facilitar el uso del coche mientras duren las compras navideñas. Se sustenta en un informe jurídico, que avala al alcalde para la firma de decreto, sin necesidad de consultar a otros órganos; y en otro de la Policía Local sobre la seguridad. "Es una medida coyuntural, no estructural", recalcaron las mismas fuentes.

Las calles Zaragoza y Alcoraz se peatonalizaron hace cinco años pero no se reurbanizaron, conservando calzada y aceras separadas. "Lo único que hay que hacer es quitar los maceteros que impiden el paso de vehículos y corregir la señalítica", añadieron desde el Ayuntamiento.

El PP ya ha exigido la convocatoria urgente de la Ponencia de Movilidad y de la comisión de Seguridad Ciudadana y quiere conocer los informes que sustentan la medida. Para este grupo, supone "un riesgo para peatones y conductores", al carecer de señalización y regulación semafórica. El principal grupo de la oposición ya ha advertido de que "responsabilizaremos directamente al alcalde de cualquier incidente". Es más, alerta de las posibles consecuencias para toda el área peatonal, al evitar los vehículos el control de acceso en la entrada de la calle Zaragoza.

Los populares han recordado además que el PSOE lo llevó en su programa electoral de 2015, pero "no se atrevió" a ejecutarlo, "y un año después utilizó a Cs, que lo solicitó ante la Ponencia de Movilidad". La propuesta no prosperó por la "radical negativa de los vecinos".

Ciudadanos aclara su postura. Dice que es favorable a la apertura "pero hacerlo ahora sería prematuro", antes es necesario estudiar "las afecciones a la ciudad, comercio y vecinos". A juicio de su portavoz, José Luis Cadena, cuando se peatonalizaron esas dos calles se hizo "prematuramente", sin obras, y no se ha conseguido eliminar el tráfico rodado ni los aparcamientos. "Por la calle Zaragoza entran cada mes 22.000 vehículos", asegura, en alusión a las numerosas tarjetas de autorización.

Para Pilar Novales, del grupo Con Huesca, la medida es "desafortunada", y más teniendo en cuenta la mayor presencia de gente en la calle en las fechas navideñas. Reprocha al alcalde haber hurtado el debate a los órganos de participación ciudadana, en este caso la Ponencia de Movilidad.

Por su parte, vecinos de esa zona, integrados en la denominada Plataforma Propeatonalización de las calles Zaragoza, plaza de Navarra y Alcoraz han solicitado una entrevista con el alcalde porque están en desacuerdo. Para el próximo viernes (20.30, en el salón de actos Genaro Poza), han convocado una reunión donde se tratará este tema con vecinos, comerciantes, grupos políticos o entidades sociales.

"Sorprende que saltando los acuerdos municipales y los criterios de movilidad, sin razón convincente alguna, de forma unilateral, vuelva el tráfico con la pretensión de que con dobles filas o aparcando, aumentarán las ventas de algún comercio», señala la plataforma en un comunicado, en el que muestra su sorpresa por que el alcalde tome la decisión unilateralmente, dando marcha, aunque sea algo temporal, "y ya se verá en qué horario", a acuerdos ya asumidos.

En 2016, durante el anterior mandato de Luis Felipe, ya se planteó la apertura de las calles Zaragoza y Alcoraz en horario comercial. Los vecinos iniciaron una recogida de firmas y finalmente no se llevó a cabo.

Etiquetas
Comentarios