Despliega el menú
Huesca

huesca

Así fue el rescate más difícil del verano en el Pirineo: "Había una mínima opción de supervivencia y asumieron un gran riesgo"

La Guardia Civil destaca el peligro al que se enfrentaron los especialistas, los pilotos del helicóptero y una médico del 061 en el auxilio de un montañero francés en Ordesa que acabó muriendo tras una grave caída.

En las imágenes, el rescate realizado por la Guardia Civil el 31 de agosto en la Forqueta de Gabietos
Guardia Civi

La provincia de Huesca despidió la campaña estival con 319 intervenciones que dejaron un saldo de 20 fallecidos, 243 heridos y 158 heridos. Y de todos estos rescates, la Guardia Civil ha querido destacar uno de ellos por el riesgo que tuvieron que asumir los especialistas de montaña, los pilotos de la unidad aérea y la médico del 061 que les acompañó. Desafortunadamente, todo el trabajo resultó en vano ya que el accidentado, un joven francés de 25 años, murió tras una caída de 100 metros en la zona de la Forqueta de los Gabietos , en el Parque Nacional de Ordesa.

En la presentación del balance de actuaciones del verano, el teniente Santiago Gómez, jefe de los grupos de montaña, ha relatado lo ocurrido aquel trágico 31 de agosto. Según informó la Guardia Civil, sobre las 12.30 llegó al Greim de Boltaña un aviso de los equipos de salvamento franceses, que a su vez habían recibido una llamada informando que una persona había sufrido una caída de unos 100 metros por una ladera golpeándose con las rocas hasta quedarse inconsciente "aunque todavía tenía señales de vida".

Al lugar se dirigió el Greim de Boltaña con el helicóptero de Benasque y una médico del 061. Conforme se iban acercando, comprobaron que había un temporal en la zona con fuertes rachas de viento y una tormenta. Por ello, fue muy difícil para el helicóptero depositar a los especialistas y a la médico hasta el punto de que no pudieron realizarlo con un apoyo parcial, sino en modo estacionario, "es decir, muy cerca del suelo pero sin tener ningún punto de apoyo, lo cual es muy peligroso", ha resaltado Santiago Gómez.

Los socorristas y la médico estaban bastante alejados del accidentado y tuvieron que atravesar una zona muy descompuesta de rocas en medio de una tormenta eléctrica. Al llegar a la víctima, vieron que había entrado en parada cardíaca y le realizaron las maniobras de reanimación durante unos 30 minutos. Al recuperar el pulso, decidieron introducir al montañero en la camilla y evacuarlo, junto con la médico, mediante un ciclo de grúa lo más rápido posible. "Los especialistas tuvieron que bajar andando porque no era necesario exponer otra vez al helicóptero a ese peligro". 

La Guardia Civil trasladó al herido hasta la pradera de Ordesa, donde esperaba el helicóptero del 112. Allí estaba todo preparado para su evacuación a un hospital, pero no se pudo llevar a cabo finalmente ya que la víctima murió en el lugar. "Queremos destacar este rescate porque ninguno de los componentes del equipo dudó en asumir el riesgo porque había un mínima posibilidad de supervivencia de la víctima. Y aunque para todos ellos fue muy duro que al final el montañero muriese, si volviese a ocurrir, lo volverían a hacer", ha asegurado. 

Etiquetas
Comentarios