Despliega el menú
Huesca

ecomuseo de aínsa

'Huesos' corteja a 'Montañesa' para formar la primera pareja de quebrantahuesos en cautividad

La hembra se fracturó el ala y el macho enfermó de malaria aviar, y ahora se está intentando un acercamiento entre ambos para que críen.   

La pareja de quebrantahuesos, en sus primeros contactos en el Parque Zoológico del Eco Museo de Aínsa.
La pareja de quebrantahuesos, en sus primeros contactos en el Parque Zoológico del Eco Museo de Aínsa.
Fundación del Quebrantahuesos

Son una pareja a prueba. Se conocieron en septiembre y, aunque el cortejo no le está resultando fácil, ya es todo un éxito que ella aún no lo ha rechazado. Sin embargo, habrá que esperar para ver la unión se consolida y, lo que es más importante, da sus frutos. Él es 'Huesos', un quebrantahuesos de 5 años al que la malaria aviar y el posterior proceso de curación, cerca de los humanos, le obligó a abandonar para siempre la libertad para pasar a vivir en el Ecomuseo de Aínsa. Ella, 'Montañesa', de la misma edad y con el mismo destino por culpa de la fractura de un ala debida al impacto contra algún elemento rígido. Si su relación va adelante sería un importante avance en la recuperación de la especie: la primera pareja formada en cautividad en Aragón.   

Técnicos de la DGA recogieron a a hembra el pasado mes de julio en la Garcipollera. No podía volar por una fractura en su ala izquierda y la trasladaron al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Pastriz, donde los veterinarios emitieron un diagnóstico que la alejaba para siempre de la vida en libertad: la lesión era irreversible. 

El ejemplar fue trasladado en septiembre al Ecomuseo de la Fauna Pirenaica/Pirineos Bird Center del castillo de Aínsa, un centro de interpretación con una unidad de Parque Zoológico que dispone de instalaciones para aves rapaces irrecuperables. Aquí ya vivía el macho. La coincidencia de la edad animó a los responsables del programa de recuperación de esta especie a intentar formar una pareja pensando en su futura reproducción. 

El acercamiento entre uno y otro no fue fácil. Según explican desde la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), se les colocó en jaulas paralelas en un proceso de adaptación de una semana. Luego se abrió la puerta de una de ellas para facilitar el contacto, bajo la vigilancia de los técnicos durante 48 horas. "Estuvimos haciendo guardias para evitar cualquier interacción agresiva grave. Podían no haber sido compatibles, ha habido hembras que han podido matar incluso a los machos", explica Juan Antonio Gil, responsable de la FCQ al hablar de que sus diferentes orígenes, ella era un ave salvaje y él tenía un alto grado de humanización, podrían haber dado lugar a conflictos o una agresividad manifiesta. 

"La sorpresa fue mayúscula cuando ambos ejemplares iniciaron pautas de celo recogiendo lana y reconstruyendo un nido artificial creado en la instalación", señala la Fundación. "Se están conociendo", bromea Gil, "de momento hay compatibilidad". El cortejo del macho consiste en llevarte regalos, como lana o huesos. Pero todavía habrá que esperar a que la relación se afiance, y más para una reproducción. 

Según Oscar Díez, de la FCQ y director del Pirineos Bird Center, “resulta prematuro dar por creada la unidad territorial o ya no digamos reproductora. Este primer invierno es crucial para ver si en el periodo de celo se establecen vínculos más sólidos de pareja, hay que tener en cuenta que todavía están en el límite de la madurez sexual conocida para la especie, y que la media de reproducciones exitosas suele producirse a partir de los 8 años de vida". Su posible descendencia contribuiría, añade, a otros proyectos de recuperación de la especie a nivel peninsular.

En Cazorla o el Pirineo leridano sí se han formado parejas en cautividad, pero esta sería la primera en Aragón. El director general del Medio Natural y Gestión Forestal, Diego Bayona, visitó el martes el Ecomuseo y conoció esta iniciativa, enmarcada en el Plan para la Recuperación del Quebrantahuesos en Aragón, y en la Estrategia Nacional para la Conservación del Quebrantahuesos en España. Ha sido desde Aragón desde donde se ha favorecido la reintroducción de la especie amenazada en las montañas del norte de España.

Un nombre que votaron los niños

La presencia de 'Montañesa' no ha pasado desapercibida en Aínsa. Los escolares de la Red de Escuelas del Quebrantahuesos, entre los que están los alumnos del colegio Asunción Pañart, decidieron mediante votación el nombre de la hembra, que hace referencia a la Paña Montañesa, una de las montañas más emblemáticas de la comarca de Sobrarbe, como emblemática es esta especie en todo Aragón. 

Los técnicos de la Fundación dan importancia a gestos como este. "Tan importante es la posible función biológica de estas dos aves, como puede ser el efecto educativo y de sensibilización ambiental que puede tener para locales y foráneos. La conservación de las especies necesita condiciones ambientales en la naturaleza, pero también comprensión social”.    

  

Etiquetas
Comentarios