Despliega el menú
Huesca

historia

Una representación teatral recrea la elección del concejo de Huesca por sorteo

Este viernes se repite el ceremonial por el cual, entre 1445 y 1707 y cada 1 de noviembre, se elegían al azar los cargos municipales entre los ciudadanos, que asumían la responsabilidad durante un único año. 

La Asociación Genius pone en escena este viernes 1 de noviembre la segunda edición de El Sorteo, una representación sobre la insaculación, la elección del concejo de Huesca  mediante sorteo entre los siglos XV y XVII. Será en la plaza de la Catedral a las 12.00.

El Sorteo es un episodio de la historia civil de la ciudad que se pretende dar a conocer a los  los oscenses y los visitantes mediante una propuesta teatral de Creadores de Ocio que moviliza a más de 50 personas. El proyecto nació el año pasado "con la voluntad de perdurar en el tiempo y con la ambición de crecer y juntar historia y pedagogía con teatro, cultura y, por qué no, fiesta", señalan desde la Asociación.

Entre 1445 y 1707, el concejo anual que gobernaba la ciudad de Huesca era elegido mediante el 'método de las bolsas', que era un sorteo con normas estrictas. Cada 1 de noviembre se elegían los cargos municipales entre quienes vivían en la ciudad, que asumían dicha responsabilidad durante un único año. 

Los espectadores asistirán a una puesta en escena del particular ceremonial del Sorteo, con música, sorpresas y una base histórica que perdura en los libros de regiduría que todavía se conservan en el archivo del Ayuntamiento. Precisamente allí se guarda también el arca de 1668 y las bolsas con los redolinos que se utilizaron hace siglos en la 'extracción de oficios'. 

La ceremonia comenzaba con la lectura por parte del notario de la ciudad del informe realizado junto a los contadores. Era una auditoria de la labor de los gobernantes. A continuación,  aparecía el arca de los oficios, que se abría con 4 llaves, custodiadas por 4 personas diferentes. De ella se iban extrayendo las diferentes bolsas y una mano inocente (un niño menor de 10 años, según el ceremonial) se encargaba de extraer los cargos. Si el nombre no estaba sujeto a inhabilitaciones, aceptaba, sonaban las chirimías y se encomendaba durante el siguiente año a cumplir con su deber.

Etiquetas
Comentarios