Despliega el menú
Huesca

conexión entre el sobrarbe y la sierra de guara

Se retoman las obras de la carretera Aínsa-Arcusa tras cuatro años judicializadas

El recurso interpuesto por varios vecinos mantuvo paralizada la mejora de este eje.

Tramo de la carretera con el núcleo de Latorrecilla al fondo.
La carretera (el núcleo de Latorrecilla al fondo) es manifiestamente mejorable.
Diputación de Huesca

Después de años paralizadas por orden judicial, la Diputación de Huesca retomará las obras de mejora de la carretera entre Aínsa-Arcusa (A-2205), situada en el eje de conexión entre el Sobrarbe y el Somontano. Este proyecto beneficia a una decena de pequeñas poblaciones que actualmente tienen que soportar un trazado de montaña donde es difícil que se crucen dos vehículos.

El próximo mes de noviembre está previsto el inicio de los tres últimos kilómetros de la conexión, con una inversión de 725.000 euros. Pese a que se trata de un corto recorrido, ha dado muchos problemas judiciales a raíz de un recurso presentado por cuatro vecinos de Guaso disconformes con el paso de la variante por este núcleo. El Juzgado Contencioso-Administrativo de Huesca dictó una paralización cautelar en el año 2015 que paralizó esos 3 kilómetros y de rebote todo el proyecto (hay 18 kilómetros entre Arcusa y Aínsa, 9 ya reformados). 

La Diputación Provincial de Huesca, promotora de la obra en nombre del Ayuntamiento de Aínsa, ganó el pleito, pero al estar recurrido el fallo ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón y no ser firme, se mantuvo la suspensión temporal hasta que la confirmación de la sentencia desbloqueó el asunto.

Las obras han sido adjudicadas a la empresa Santiago Angulo Altemir, que las deberá concluir antes de mediados del próximo año. El tramo en el que se actuará llega a las inmediaciones del casco urbano de Guaso, tras dar acceso al pueblo de Latorrecilla, y parte de la margen izquierda del río Ena, hasta donde ya está ensanchada y mejorada.

Se trata de la tercera fase del proyecto, que se suma a los 1,8 millones de euros que invirtió la Diputación en los 9 kilómetros de las dos anteriores. Se continúa el ensanche sobre la carretera existente con pequeñas variantes que mejoran de forma integral una parte de este sencillo trazado de montaña que da servicio a un buen número de pequeñas poblaciones: Arcusa, Guaso, Latorrecilla, Urriales, Castellazo, La Ripa, La Lecina y Gabardilla, Santa María de Buil o Sarratillo.

"Esta actuación integral permitirá reducir considerablemente el tiempo de los trayectos y, principalmente, incrementará la seguridad cuando se cruzan dos vehículos y al conducir de noche o con poca visibilidad", ha señalado la Diputación. El responsable de Infraestructuras, Joaquín Monesma, ha declarado que “no solo ve la luz la larga reivindicación de la gente de la zona. Ese concepto que tanto se utiliza de eje vertebrador tiene aquí todo el sentido para estos pueblos”. En su opinión, será un “revulsivo” en una zona que está despertando con inversiones en el sector turístico al tratarse de un nudo de comunicaciones que enlaza Sobrarbe con la sierra de Guara.

Tanto Monesma como el alcalde de Aínsa, Enrique Pueyo, justificaron que el proyecto se ha dilatado en el tiempo (el primer estudio de trazado es de 2008) por los tropiezos judiciales. Para Pueyo, “es mucho más fácil decirle a una familia que puede venirse a vivir si antes hemos actuado en la mejora de las comunicaciones, las viarias y también de Internet, con la banda ancha que está llegando”. Ha destacado  que “los vecinos tendrán más fácil llegar a la cabecera comarcal donde están los servicios, una simple peluquería, el centro de salud o la tienda”.

Etiquetas
Comentarios