Despliega el menú
Huesca

patrimonio 

Se derrumba una pared del castillo de Zaidín un día antes de empezar las obras

El desprendimiento ha afectado también a parte de la ladera y las rocas han caído sobre la carretera A-1234, que ha quedado cortada al tráfico en ambos sentidos.  

El desprendimiento del muro ha arrastrado grandes piedras hacia la carretera.
El desprendimiento del muro ha arrastrado grandes piedras hacia la carretera.
Ayto. Zaidín

La carretera A-1234 (Monzón-Fraga) ha quedado cortada al tráfico en Zaidín en ambos sentidos a primera hora de la tarde de este martes debido al desprendimiento de una pared de la muralla del castillo de la localidad, de origen musulmán y declarado BIC (Bien de Interés Cultural). El derrumbe se ha producido justo un día antes de que comenzasen las obras de consolidación del muro.  Afortunadamente, no ha habido que lamentar desgracias personales ni materiales y la circulación se ha desviado por la travesía de la población.  

El desprendimiento se ha producido hacia las 15.45. El lienzo de pared que se ha caído presentaba desde hace unas semanas una grieta de grandes dimensiones que amenazaba su estabilidad. A principios de este mes de octubre, el alcalde de Zaidín, Marco Ibarz, se puso en contacto con la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Aragón.

Ante la gravedad de la situación, se habilitó una partida de 50.000 euros para acometer los trabajos de consolidación. Según han explicado desde Patrimonio, los técnicos ya habían visitado la muralla y estaba previsto que hoy comenzasen los trabajos. La hendidura ha podido ser la causa del derrumbe, pero  no se descarta que a este desprendimiento haya podido contribuir la propia ladera sobre la cual se asientan los restos de la antigua fortaleza del siglo XIII. Según el alcalde, el talud es de salagón "y puede que la lluvia caída la semana pasada hubiera producido algún movimiento del terreno provocando el desplome".   En todo caso, no se tiene constancia de ningún desprendimiento hasta ahora.      

Marco Ibarz ha manifestado su pesar por lo ocurrido, justo un día antes de empezar las obras. "Esperemos que se puedan conservar los dos torreones que nos quedan.", ha señalado. Desde el Gobierno de Aragón han indicado que, tras lo sucedido este martes, se procederá a la consolidación del resto del muro y de los torreones. Esta misma tarde, las máquinas limpiaban la carretera con el objetivo de restablecer el tráfico lo antes posible. 

De esta construcción, situada en el casco urbano de Zaidín, quedan pocos restos. Subsiste un muro exterior de sillería que reviste la ladera de la plataforma donde se situaba el castillo, inmediato a la población. Tiene unos 50 m de longitud y cuenta con dos robustos cubos semicilíndricos en forma de bocel, en los que, según algunos autores, se podrían colocar pequeñas piezas de artillería. 

Según castillos.net, esta construcción fue, al parecer, una de las fortalezas musulmanas más importantes del distrito de Fraga. En 1062 fue ocupada por el rey de Aragón Sancho Ramírez, pero volvió a manos de los árabes. En el 1120 pertenecía al gobernador musulmán de Lérida Abgifiliel, quien ofreció la fortaleza al conde de Barcelona Ramón Berenguer III como pacto de no agresión. Ya en época cristiana pasó a manos aragonesas, y fue modificado y transformado en castillo palacio, como  lugar de residencia de los señores de Zaidín.

Etiquetas
Comentarios