Despliega el menú
Huesca

Las estaciones aceleran la puesta a punto a un mes del esperado inicio de temporada

Los centros tienen la mirada en el fin de semana del 30 de noviembre y 1 de diciembre. Los pronósticos anuncian para la próxima semana algo de nieve y una caída de las temperaturas.

Un helicóptero traslada parte de las estructuras de los telesillas en la estación de Candanchú.
Un helicóptero traslada parte de las estructuras de los telesillas en la estación de Candanchú.
Candanchú

A poco más de un mes para el esperado inicio de la temporada de esquí 2019/2020, siempre y cuando haya nieve suficiente, las estaciones están acelerando ya la puesta a punto de sus instalaciones con la mirada en una fecha: el fin de semana del 30 de noviembre y 1 de diciembre. Ese es el objetivo de apertura de los centros invernales del Pirineo (Candanchú, Astún, Formigal-Panticosa y Cerler) aunque, como siempre, todo dependerá de que las condiciones meteorológicas acompañen en estas próximas cinco semanas.

De ahí que las primeras nevadas de la semana pasada fueran recibidas con mucha alegría desde las estaciones. "Vienen muy bien, sobre todo después de un verano tan seco como el que hemos tenido. Por lo menos van empapando y enfriando el terreno con la bajada de las temperaturas. Y se va preparando para las grandes nevadas que esperemos que caigan a mediados o finales de noviembre para que sirvan de base para el resto de la temporada", subraya Jesús Agustín, del departamento de márquetin de Aramón Formigal-Panticosa.

Un diagnóstico en el que coincide Alejandro Madrid, director de Astún. "Además de entrarle el gusanillo y las ganas de esquiar a los clientes, que cambian el chip del verano al invierno, estas primeras nieves enfrían el suelo y lo preparan para que aguante la nieve cuando lleguen las heladas y las nevadas", explica.

A día de hoy, esa fina capa blanca con la que amanecieron algunas estaciones a principios de la semana pasada ha desaparecido pero los pronósticos anuncian un ligero cambio a partir de la próxima semana con bajada de temperaturas –que permitiría poner en marcha los sistemas de innivación– e incluso algunas nevadas. No obstante, lo cierto es que es pronto para confirmar esas previsiones meteorológicas.

El año pasado, anómalo

Los centros invernales confían al menos en que la temporada traiga más nieve que la pasada, y sobre todo más temprano. Y es que hay que recordar que el año pasado, salvo Cerler que sí pudo estrenarse el 30 noviembre, el resto lo tuvieron que hacer entre el 26 de diciembre y el 11 de enero. Una situación anómala ya todas las estaciones del Pirineo habían podido arrancar para el puente de la Constitución siete de los diez últimos años.

Trabajadores de Formigal colocan colchonetas de seguridad y al fondo, pruebas de los cañones.
Trabajadores de Formigal colocan colchonetas de seguridad y al fondo, pruebas de los cañones.
Aramón

Las labores en estas semanas previas son muy variadas, desde probar los cañones a empezar a subir las provisiones de comida y bebida a los establecimientos hosteleros, pasando por trabajos de mantenimiento y pruebas de carga de los telesillas y telesquís (con la utilización incluso de medios aéreos), revisiones y reparaciones de las máquinas pisapistas, colocación de redes y colchonetas de seguridad en las pistas, reposición de la cartelería y señalética, mantenimiento de mobiliario exterior, y puesta en marcha de todo el servicio de forfaits y abonos de temporada.

En el caso de Candanchú, por ejemplo, han realizado reformas, ampliación y mejoras de algunos de los establecimientos de restauración. Otra de las novedades es el nuevo consultorio médico que se está construyendo.

Etiquetas
Comentarios