Despliega el menú
Huesca

programa de voluntariado

Solidaridad europea para arreglar un sendero adaptado en el Parque de Ordesa

Jóvenes de Italia, Francia y España trabajarán en el acondicionamiento del camino del Cornato en el valle de Pineta. 

Trabajos de acondicionamiento del sendero del Cornato.
Trabajos de acondicionamiento del sendero del Cornato.
Fundación Rey Ardid

El llamamiento surtió efecto y 12 jóvenes voluntarios han respondido a la convocatoria de la Fundación Baruca para participar en un proyecto europeo de solidaridad y cooperación en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Se desarrollará durante dos semanas en Bielsa, del 4 al 18 de noviembre, con un doble objetivo: desarrollar un programa de actividades de ocio y tiempo libre en el Caserón Baruca, donde hay 10 apartamentos adaptados para discapacitados; y acondicionar el sendero del Cornato, también para personas con movilidad reducida en el valle de Pineta. El fin último es que puedan disfrutar de unas vacaciones en la montaña y realizar recorridos por la naturaleza. 

La Fundación Baruca, dedicada a proporcionar servicios vacacionales al colectivo, buscaba voluntarios de España y otros países de entre 18 y 30 años. Han respondido al llamamiento tres italianos, tres franceses y seis españoles.

La entidad tiene en Bielsa un caserón, que anteriormente albergaba a trabajadores de Endesa de las centrales hidroeléctricas. El edificio dispone de 10 apartamentos accesibles y dos salas comunes, Barucoteca y Baruza Zen. Una de las misiones de los voluntarios consistirá en difundir las actividades que aquí se desarrollan a lo largo de la comarca del Sobrarbe, y también en municipios vecinos de Francia, para lo que contactarán con los ayuntamientos. La iniciativa forma parte del proyecto europeo de cooperación Proyescoop y está relacionado con el Cuerpo Europeo de Solidaridad.  

Otra de las misiones de los voluntarios será reformar y realizar el mantenimiento del medio kilómetro de pasarelas del camino del Cornato, con la colocación de barandillas, zonas de descanso, señalización, para que puedan ser accesibles y que personas con movilidad reducida se puedan adentrar en este bosque del Parque Nacional. 

Esta ruta accesible forma parte del proyecto 'Senderos para Todos', impulsado por la Diputación de Huesca. Este camino se localiza en la carretera A-2611, en dirección al Parador Nacional, tomando en el kilómetro 4,5 una pista de tierra a la izquierda hasta el aparcamiento e inicio del sendero. Una vez allí, el senderista puede disfrutar a lo largo de 700 metros del bosque de abetos centenarios ubicados junto al río Cinca. Paneles de interpretación de la naturaleza de fácil lectura, con texto impreso en braille, colores contrastados y otros elementos con criterios de accesibilidad permiten al usuario conocer el entorno natural de este paraje. El recorrido es circular y a lo largo del mismo se ubican bancos y mesas adaptadas.

Etiquetas
Comentarios