Despliega el menú
Huesca

huesca

El matadero de Pini acerca Binéfar a los 10.000 habitantes y satura el mercado de alquiler

La propia empresa ha arrendado 50 casas para ponerlas a disposición de los trabajadores. Los ayuntamientos de la comarca colaboran para conseguir atraer a nuevas familias. 

En el parquin del matadero de Pini es difícil encontrar una plaza libre.
En el parquin del matadero de Pini es difícil encontrar una plaza libre.
Rafael Gobantes

El gran matadero de Binéfar propiedad de Litera Meat, de la multinacional italiana Pini, solo lleva tres meses abierto pero los efectos de la llegada de cientos de trabajadores ya se están notando, tanto en el censo de población como en el mercado inmobiliario. El municipio cerró el padrón en 2018 con 9.565 habitantes y actualmente está en 9.790 habitantes. Teniendo en cuenta que a la plantilla de 500 trabajadores se suman 50 cada semana y que la previsión es llegar a 1.600 a finales del 2020, el salto a los 10.000 empadronados parece garantizado. Esta cifra, además de aumentar de 13 a 17 el número de concejales, implicará un incremento en los tributos recibidos del Estado.

"Si tuviésemos 100 plazas, las alquilaríamos", comenta Rosa Altabás, responsable de la inmobiliaria Altabás, un sector que se ha visto desbordado por la demanda. La propia empresa ha cogido el toro por los cuernos y ha decidido hacer de intermediaria entre los caseros y sus inquilinos. Incluso ha emitido cuñas publicitarias en las emisoras locales intentando captar la atención de personas que tengan inmuebles vacíos, para entrar a vivir o para reformar.

Un empleado de Litera Meat se encarga de poner viviendas a disposición de los trabajadores, ya vengan en familia o solos y con expectativas de traer luego a sus hijos. Porque, aseguran fuentes de la empresa, "no son temporeros, vienen a quedarse».

Litera Meat ha arrendado más de 50 pisos en Binéfar y localidades del entorno. Los contratos van a su nombre, ella paga el alquiler y ella se responsabiliza tanto de cumplir con los recibos como de posibles daños, para facilitar que los propietarios arrienden inmuebles. 

Un plan fallido para disponer de más viviendas 

Además, los ayuntamientos están colaborando porque les interesa atraer familias y aumentar la población, lo que redundará en el mantenimiento de servicios sanitarios y educativos, a pesar de que el proyecto promovido por las administraciones en 2018 para disponer un parque de viviendas nunca se ejecutó y al final ha acabado imperando la ley de la oferta y de la demanda.

En abril de 2018, representantes de 30 localidades y de la Diputación de Huesca se reunieron en el Ayuntamiento de Binéfar con el objetivo de que los pequeños ayuntamientos del entorno captaran entre un 30 y un 40% de las nuevas familias, ya que en todos los pueblos hay casas vacías que se podrían rehabilitar. Se pidió la colaboración del Gobierno de Aragón, que remitió encuestas a los ayuntamientos para conocer datos de los suelos disponibles para nueva construcción o de casas vacías que pudieran rehabilitarse. Algunos respondieron, otros no, y se volvieron a enviar las cartas. No hay acuerdo respecto a quién tiene la culpa de ese plan fallido. Según la DGA, nunca se hizo una petición formal, mientras que los ayuntamientos justifican que el tema de la vivienda escapa a sus copetencias.

Rosa Altabás asegura que trabajadores de Litera Meat incluso alquilan pisos en Lérida, Almacellas o Monzón, ante la escasez en la localidad. ·"Si antes ya hacían falta, ahora más", señala, pues tampoco se han hecho promociones públicas o privadas. "Tenemos mucha demanda, y con unos precios más elevados que poblaciones similares".

Los precios de los alquileres han subido enre un 15 y un 20%

Sobre todo se buscan pisos sencillos. "Por un piso a estrenar de dos habitaciones, amueblado, con menaje y ajuar y parquin se piden 500 euros. Por uno con cuatro habitaciones, de 20 o 30 años, 450-500 euros". Altabás afirma que el precio ha subido un 15 o un 20%. "Lo que antes valía 380 euros, ahora vale 450".

El mismo problema se encuentran en Monzón, e incluso en Almacellas (Lérida). Sonia Moreno, de Inmojacilla, en la primera ciudad, confirma que hasta allí llegan trabajadores de Litera Meat a buscar piso, "pero no hay".

En Esplús, municipio vecino, se creó una bolsa de viviendas, en la que ahora mismo no hay disponibles. El hecho de que Litera Meat firme los contratos facilita las cosas "con aquellos propietarios reacios", dice su alcaldesa, Tania Solans. La oferta ahora mismo es "cero", aunque haya casas vacías, pues algunas necesitarían una reforma en profundidad. Aún así, al pueblo acaba de llegar una familia con tres niños que ya están escolarizados.

Tanto las inmobiliarias como las instituciones niegan la existencia de pisos patera, porque se está controlando el padrón. El alcalde de Binéfar, Alfonso Adán, recuerda las gestiones realizadas para involucrar a los pueblos de la comarca y las reuniones con los constructores. Pero a los promotores, asegura, les resulta menos atractiva la vivienda de alquiler por su menor rentabilidad.

El Ayuntamiento instó al Gobierno de Aragón "a hacer un plan específico o que nos incluyera en los de rehabilitación integral con un área más extensa para intentar incentivar la reforma de casas desocupadas", pero de momento no llegarán fondos. Y a la entidad pública Suelo y Vivienda de Aragón, le reclamó que en las tres parcelas que ya tiene cedidas desde 2011 hiciera protección oficial de alquiler. «Me trasladaron que eran sabedores de las necesidad pero que no tenían fondos para ejecutarlo». Porque el objetivo es que los trabajadores se queden a vivir en Binéfar o localidades del entorno. 

El parquin se queda pequeño y el alcalde urge una variante

Tampoco es fácil encontrar una plaza libre en el parquin del matadero, situado a las afueras de Binéfar, al pie de la N-240. El área de estacionamiento ya se ha quedado pequeña a los pocos meses de iniciar la actividad, por lo que la dirección de la empresa está intentando incrementar las plazas. Algunos se desplazan en bicicleta y otros en vehículos particulares, y de momento no hay servicio de transporte en autobús.

No es el único problema de movilidad. El alcalde de Binéfar urge al Gobierno de Aragón a que mejore los accesos al polígono industrial y construya la variante norte, un compromiso adquirido por el presidente aragonés, Javier Lambán, para esta legislatura. Y es que ahora mismo el tráfico pesado, que se ve incrementado por la actividad en los mataderos, circula por una variante interna (por el centro está limitado el tonelaje) que pasa delante del nuevo colegio, en el camino Olriols, por lo que todavía urge más retirar los camiones del perímetro urbano. 

Etiquetas
Comentarios