Despliega el menú
Huesca

educación 

Un pupitre desvencijado como imagen de la campaña de apoyo a alumnos gitanos

Más de 60 estudiantes de Huesca han participado en el programa 'Promociona', implantado hace siete años para reducir el fracaso y el  abandono escolar en esta comunidad, que alcanza en España cotas del  64% 

Con un respaldo irregular, un soporte inestable  y una pata desequilibrada, entre otras deficiencias. Así es el pupitre elegido como imagen de la nueva campaña de apoyo escolar para alumnos de las comunidad gitana, que quiere visibilizar las dificultades que afrontan estos niños y niñas durante su escolarización. 'El pupitre gitano' se ha presentado este jueves en Huesca, al mismo tiempo que el balance de los siete años del programa  'Promociona', implantado en la capital oscense en el curso 2013-2014 para reducir el fracaso y abandono escolar en la comunidad gitana. En este tiempo, han sido más de 60 los alumnos que han participado en este plan de ayuda. De ellos, 10 ya han conseguido el título de ESO y han continuado con estudios que no son obligatorios.

Eduardo Julián, de la Fundación Secretariado Gitano, explica que con el pupitre se ha tratado de hacer un símil de las "deficiencias e imperfecciones que tiene la comunidad gitana en el sistema educativo". Según dice, el alumno no tiene referentes familiares ni cercanos, "aunque aquí, en Huesca, cada vez tienen más ejemplos de gente que estudia"; sufre la  segregación escolar, "y está demostrado que así es más difícil titular porque hay que atender más a la diversidad" y los centros no cuentan con los recursos necesarios. 

Con esta campaña se solicita a las administraciones "un plan de choque para acabar con el fracaso y el abandono escolar de la comunidad gitana". "Se ha visto que promocionan  si se ponen recursos", apostilla Julián. Recuerda que los gitanos se incorporaron a la educación en los años 70 y 80 con las escuelas puente para pasar después a la enseñanza  normalizada. Hace poco más de 30 años que en España se comenzó a escolarizar de modo generalizado a los niños y niñas gitanos y los niveles educativos de esta comunidad están por debajo del conjunto de la población.  

La brecha empieza a abrirse incluso antes de terminar la ESO, con un 64% de alumnado gitano de entre 16 y 24 años que no concluye los estudios obligatorios, frente al 13% de la población general.  "Este es un dato que no nos podemos permitir», afirma el portavoz de la Fundación. 

Eduardo Julián señala que "hay avances" pero "queremos que haya más y más rápido". En este sentido, apunta que las administraciones públicas deben poner los medios necesarios con programas de apoyos educativos y facilitando recursos educativos para atender la diversidad. Con el programa 'Promociona' solo puede atenderse a 25 niños por curso, a partir de quinto de primaria , y «hay más demanda». Ahora se cuenta con un profesor, una orientadora que trabaja con las familias y los centros y también de apoyo y estudiantes voluntarios de Magisterio. "Pero hay muchas peticiones de ayuda y harían falta más profesores", añade. 

Julián indica que la comunidad gitana ha aceptado totalmente el programa 'Promociona' porque en casa muchas veces "no tienen referentes de familiares que hayan estudiado, no se tiene un apoyo para deberes y es difícil pagar una academia". "Este es un recurso cercano porque los profesores son gitanos, referentes suyos que les ayudan. Ahora, el que quiere estudiar ya no tiene excusa para no hacerlo", añade.

La línea de intervención desarrollada durante los últimos siete años en Huesca pasa por ofrecer apoyo escolar a los alumnos, hablar con las familias para que motiven a sus hijos y trabajar en coordinación con los centros educativos. Desde el curso 2013-2014 se ha contado con la colaboración de 14 colegios e institutos de la ciudad, ya que el programa empieza en 5º de primaria. Se financia con el IRPF del Gobierno de Aragón , la Fundación Ibercaja, la Fundación Caja Inmaculada y el Ayuntamiento de Huesca. En 2012, 'Promociona' fue reconocido como ejemplo de Buenas Prácticas por el Consejo de Europa y en 2017 recibió el Premio Nacional de Educación.

Etiquetas
Comentarios