Despliega el menú
Huesca

huesca

Un año después, la autoría de las pintadas independentistas del Aneto sigue en el aire

La emblemática cruz, el pedestal de la Virgen del Pilar y la imagen de San Marcial continúan en perfecto estado tras la laboriosa limpieza en la que colaboraron 13 montañeros. El Juzgado tiene archivada la causa.

Imagen tomada este jueves en la cumbre del Aneto, con pintadas en la cruz, en la columna que sostiene la talla de la Virgen del Pilar y en la imagen de San Marcial
Imagen tomada hace un año en la cumbre del Aneto, con pintadas en la cruz, en la columna que sostiene la talla de la Virgen del Pilar y en la imagen de San Marcial
Chemary Carrera Pons

Hace justo hoy un año, una expedición formada por 13 montañeros, entre ellos dos especialistas del Greim de la Guardia Civil, ascendieron al Aneto para borrar las pintadas independentistas de color amarillo que habían aparecido el 1 de octubre de 2018, coincidiendo con el primer aniversario de la consulta ilegal de Cataluña, manchando los tres símbolos de la cima (la cruz , el pedestal de la Virgen del Pilar y la imagen de San Marcial, patrón de Benasque). 

Una acción vandálica que desató una ola de indignación y cuya autoría sigue siendo desconocida ya que la investigación que abrieron la Guardia Civil y la Fiscalía, tras las denuncias presentadas por el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Benasque, no pudo determinar la identidad de la persona o personas que la llevaron a cabo. 

El 2 de octubre de 2018, la Fiscalía provincial incoó diligencias para investigar dos presuntos delitos de daños y contra el patrimonio cultural en la cruz del Aneto por personas desconocidas "en el ámbito de una campaña de apoyo a comportamientos presuntamente constitutivos y que a fecha de hoy están siendo juzgados por el Supremo", decía en escrito en referencia al caso del ‘procés’ que fue sentenciado recientemente.

Para ello, encargó al Grupo de Información de la Guardia Civil un estudio criminalístico del escenario con reportaje fotográfico, periciales, análisis químico de materiales, pinturas, medios de comisión, origen, residuos... También se solicitó valorar el coste económico de las tareas de reparación y realizar un informe del valor de interés general, patrimonial o cultural de los elementos que dañados "con especial referencia a la repercusión de los hechos en los habitantes de Benasque, así como en colectivos y agrupaciones montañeras de Aragón", y sobre la afección a los recursos naturales, paisajístico y ambientales del entorno.

Sin embargo, seis meses después, la investigación no pudo determinar la identidad del autor o autores, por lo que la Fiscalía decidió archivarlas y remitirlas al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Boltaña, que a su vez dictó el sobreseimiento provisional de la causa, según han informado fuentes del Ministerio Público.

Los símbolos del Aneto recuperan su aspecto original tras eliminar todas las pintadas independentistas

El guía de montaña Chemary Carrera coordinó a este grupo de voluntarios en el que participó Félix Jordán de Urriés, que subió en representación del Ayuntamiento de Benasque como concejal de la corporación. Recuerda que fue una jornada con una buena meteorología pero "bastante fría y con viento", lo que dificultó las tareas de limpieza ya que la sensación térmica llegó a los 10 grados bajo cero. 

Tras eliminar la pintura amarilla con un disolvente, brocha y rodillo en mano dieron a los tres elementos dañados una nueva capa de color gris con una pintura especial que aguanta las inclemencias meteorológicas. El objetivo era devolverles el aspecto original que tenían cuando se colocaron hace más de 50 años. 

Además, aprovecharon para retirar toda la basura que había en la cima y en la ruta de ascenso, una acción enmarcada en del proyecto Aneto Seguro financiado con fondos Feder. "La cumbre estaba hecha una guarrería y hay que tener en cuenta que estamos en un parque natural que hay que respetar ante todo", recalca.  

Los tres símbolos de la cima recuperaron su estado original tras la operación de limpieza.
Los tres símbolos de la cima recuperaron su estado original tras la operación de limpieza.
Chemary Carrera

La actuación llegó a tiempo ya que a los pocos días llegó la primera gran nevada del otoño "que hubiera impedido la limpieza de la cumbre y las pintadas habrían estado allí todo el invierno ya que con el frío y la nieve, la cruz se congela y queda tapada en parte", recalca Félix Jordán de Urriés, quien incide en que más allá del posible significado político que podían tener estas pintadas, "fue una gamberrada y lo que se quiso hacer fue restituir una cima emblemática para el Pirineo y para toda la comunidad montañera".  

En este último año, la cruz y los demás elementos han sido respetados íntegramente por los numerosos montañeros que han querido hollar el techo de los Pirineos, como ha podido comprobar el propio Félix Jordán de Urriés, que ha subido varias veces a la cumbre. "Y están en perfecto estado", asegura. 

Grupo de montañeros que colaboró en las tareas de limpieza.
Grupo de montañeros que colaboró en las tareas de limpieza.
Chemary Carrera

En la expedición colaboraron también montañeros en representación de la Asociación de Guías del Valle y los clubes Montañeros de Aragón de Barbastro y Peña Guara de Huesca. También les acompañaron dos especialistas del Greim de la Guardia Civil de Benasque, que supervisaron las labores de restitución para trasladar un informe a la Fiscalía. La Diputación Provincial, el Ayuntamiento de Benasque y la Federación Aragonesa de Montaña se ofrecieron a sufragar el coste del operativo (materiales, horas de trabajo, alojamiento...).

Etiquetas
Comentarios