Despliega el menú
Huesca

nueva temporada de exposiciones  

El CDAN de Huesca ofrece una visión artística de la minería turolense

El museo de Huesca inaugura varias exposiciones que reflexionan sobre el impacto paisajístico y humano de las minas de Teruel, Bolivia, Chile o Sudáfrica. 

Un montón de carbón apilado en una de las salas del CDAN.
Un montón de carbón apilado en una de las salas del CDAN.
CDAN

En un momento en que la minería agoniza en Aragón, el Centro de Arte y Naturaleza (CDAN) de Huesca dedica su nueva temporada de exposiciones al impacto que genera para aplicar el arte moderno a una actividad que se remonta a la prehistoria. Para ello ha invitado a artistas nacionales e internacionales a mostrar sus obras y a reflexionar a través de vídeos, fotografías e instalaciones sobre los procesos extractivos, la vida del minero y la repercusión en la naturaleza y la sociedad. La referencia a las cuencas turolenses no podía faltar, y cobra especial protagonismo el paisaje social generado en Andorra.  

Las exposiciones, bajo el título 'El arte de la tierra', se inauguran este jueves (permanecerán abiertas hasta el 12 de enero del 2020) y se enmarcan en el festival Periferias, dedicado este año a la tradición y la modernidad, donde encaja perfectamente la relación entre tecnología y naturaleza, pasado y futuro. 

"En el siglo XIX, a partir de la pintura realista, hubo mucho interés por el medio de vida del minero y, más adelante, con la introducción de la fotografía, el aspecto documental y la literatura tuvieron protagonismo", ha destacado el director del CDAN, Juan Guardiola. "La representación artística de la industria minera abunda en el arte moderno y nosotros lo que hemos hecho es dar una visión contemporánea, diversa y antagónica que permita ver la minería desde diferentes prismas”. 

La muestra principal es 'Cielos abiertos', una exposición colectiva de 36 artistas con más de 30 obras que van desde la década de los 20 hasta el año 2018, de disciplinas muy diversas como el dibujo, la fotografía, el vídeo, la escultura o la instalación y dividida en seis secciones temáticas (historia; proceso humano; minas, canteras y graveras; reconversión; y materia). 

María Luisa Graus, conservadora del Museo Pablo Serrano, estudia la actividad minera en Teruel desde el paisaje social generado, con fotografías del poblado construido en Andorra para los trabajadores, los alumnos del colegio de la empresa Calvo Sotelo o el duro trabajo en el interior de las galerías de extracción del carbón. También desde un punto de vista artístico, con los casos de la mina a cielo abierto de Estercuel y los programas creados por Diego Arribas en Ojos Negros. Una gran maqueta de una mina a cielo abierto en Alloza evidencia la transformación que sufre el paisaje.   

En la presentación han estado algunos de los artistas de la exposición colectiva. Jorge Isla muestra con su cámara un conjunto de estratos que la vista humana no percibe; Miguel Sbastida, diferentes fases del ciclo geológico, con fósiles o restos de corales cogidos en el Pirineo; y Clara Montoya investigó en la cantera de Carrara sobre el hueco que queda de la extracción del mármol, enseñando en dos pantallas una visión de 360 grados de la cantera de un día completo acelerado.

Las otras exposiciones repartidas por los distintos espacios del CDAN son una instalación sobre la riqueza mineral chilena y su incorporación a los mercados globales y paisajes europeos; un vídeo que describe un día en la vida de las minas y que representa visualmente la explotación que ejerce el capitalismo en la industria; un videoensayo sobre las minas de plata de la ciudad boliviana de Potosí y su paradigma de la explotación y el genocidio de la colonización hispana; y un libro que documenta las estructuras y los sistemas de trabajo de las minas de oro y platino de Sudáfrica.

  

Etiquetas
Comentarios