Despliega el menú
Huesca

asamblea de adelpa 

Los alcaldes del Pirineo denuncian el grave deterioro de los montes y el riesgo de incendios

La asamblea de Adelpa propone la creación de una mesa, con agentes sociales, científicos y administraciones, para mejorar la política forestal.

Los alcaldes, en la asamblea de Adelpa celebrada en Boltaña
Adelpa

Hace siete años, cuando el incendio de Castanesa quemó casi 2.000 hectáreas y obligó a desalojar 13 núcleos, alcaldes del Pirineo, de todos los partidos, ya alertaron de que el monte es un polvorín por el abandono de las masas forestales. Este sábado han vuelto a denunciar la dejadez con los bosques, debido a la despoblación y a una gestión política que cada vez les dedica menos dinero, lo que ha conducido a "un auténtico desastre medioambiental", caracterizado por la progresiva desaparición del paisaje de montaña ligado a la ganadería y la amenaza de grandes incendios que ponen en riesgo a las poblaciones y a las personas.

Es el panorama dibujado en la asamblea de la Asociación de Entidades Locales del Pirineo Aragonés (Adelpa), que agrupa a un centenar de ayuntamientos y a las cuatro comarcas (Jacetania, Alto Gállego, Sobrarbe y Ribagorza), celebrada en Boltaña. Los alcaldes apoyaron por unanimidad una propuesta que reclama una gestión del territorio donde tengan cabida la preservación del medio ambiente, el uso de los recursos naturales, la potenciación de la ganadería extensiva, el desarrollo socioeconómico y la existencia de unos servicios mínimos "que no hagan el día a día de los habitantes de nuestros pueblos una constante lucha por la supervivencia". En la situación actual, señala el texto, "la gestión forestal camina por un lado y la preservación natural por otro".

Científicos y agentes sociales

Como herramienta para cambiar la actual situación, la asamblea ha propuesto la creación de una Mesa Pirenaica para la gestión del territorio en la cual estén integrados agentes sociales, administraciones y entidades científicas, como el Instituto Pirenaico de Ecología.

El acuerdo incluye la reivindicación de la ganadería extensiva como un sector estratégico para la gestión forestal y la prevención de incendios, e incide en la utilización del Contrato Territorial de Explotación, que permitiría dar una renta fija a los titulares de explotaciones ganaderas asumiendo que son servicios medioambientales.

La asamblea de Adelpa exige una "auténtica" política forestal del Gobierno de Aragón que aumente la inversión pública para mejorar las masas forestales, cuyo estado se resiente por "el abandono en su gestión durante décadas".

En este punto incidió el presidente de Adelpa, que ha renovado el cargo este sábado, lo mismo que la junta directiva. Pablo Castán se ha referido a que tras "la dejadez de los últimos años, ha llegado el momento de que todos seamos conscientes de la gravedad del estado de los montes". Por ello, a través de la Mesa del Pirineo, se quiere impulsar una nueva política. 

"No tendríamos escapatoria"

Ana Belén Gasquet vive en Viu, un pueblo de menos de 20 vecinos en el municipio de Foradada del Toscar (Ribagorza), del que es concejala. Estos montes, asegura, no se cuidan desde hace dos generaciones. "En la época de mi abuelo se vivía del monte, se sacaba la madera, pero ahora no lo hace nadie, ni los particulares ni las instituciones. Llevan 40 o 50 años sin limpiar", lamenta. Lo más grave, añade, es que si algún joven quisiera sacar un aprovechamiento forestal, "lo tendría muy complicado", por todos los permisos que se necesitan y el largo trámite burocrático.

Esta situación genera además un problema en caso de incendios. Viu tiene un único acceso, "y si hubiera un fuego no tendríamos escapatoria", asegura Ana Belén Gasquet. Aquí la dimensión de los bosques se cuenta en kilómetros y kilómetros, y lleva años creciendo la maleza. "Tan solo actuarían de cortafuegos las pistas, que cuidan los particulares, las sociedades de cazadores o el Ayuntamiento, o las líneas eléctricas".

El alcalde de Foradada, Pedro Puyalto, confirma los temores: "El día que ocurra un fuego, se llevará los pueblos por delante, no habrá forma de detenerlo", afirma. Con motivo del incendio del valle de Castanesa, sus habitantes ya denunciaron que la acumulación de maleza llegaba prácticamente hasta los caseríos y había muchos impedimentos para cortarla. 

Etiquetas
Comentarios