Despliega el menú
Huesca

especies amenazadas

Los ecologistas culpan al Gobierno de Aragón de la crispación contra el oso

En un comunicado suscrito por cinco grupos, aseguran que los ataques son "puntuales" y que los auténticos problemas de la ganadería extensiva se deben "a la falta evidente de apoyo" por parte de la administración.  

El pasado mes de agosto, una manifestación histórica contra el oso recorrió las calles de Aínsa.
El pasado mes de agosto, una manifestación histórica contra el oso recorrió las calles de Aínsa.
Pablo Segura

La oposición a la reintroducción de osos en el Pirineo ha provocado en los últimos meses varias movilizaciones de los ganaderos, que se han manifestado en Huesca, Aínsa, Plan y, el pasado domingo, en Ansó. Hasta ahora se habían oído las voces de este sector, en contra de la presencia de estos grandes mamíferos, y del Gobierno de Aragón, opuesto a la suelta de ejemplares por parte de Francia y Cataluña y contrario al plan de reintroducción, aunque obligado a protegerlo al tratarse de una especie amenazada. A este debate se han sumado los ecologistas. 

Este jueves, han dado a conocer su posición a través de un manifiesto que suscriben Ecologistas en Acción, la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, SEO/BirdLife, Amigos de la Tierra y Fondo Natural WWF-España. Consideran que la administración autonómica no ha cumplido sus compromisos en materia de medio ambiente y conservación de especies amenazadas. "No asume la normativa ambiental de obligado cumplimiento por las autonomías y ha demostrado ser inútil creando una grave crisis en torno a la conservación de una especie amenazada en vez de solucionarla, que debido a su bajo número, nunca va a suponer ninguna amenaza a ningún sector", afirman.

Acusan al Gobierno de Aragón, por otro lado, de relegar hace tiempo a la ganadería extensiva "a un plano inferior en la financiación del Plan de Desarrollo Rural", invirtiendo el presupuesto en infraestructuras rurales en las zonas que ya tienen capacidad económica para sacar adelante sus propias explotaciones. "La ganadería extensiva en cambio, proporciona un beneficio ecosistémico muy importante", aseguran los conservacionistas, recoociendo que son explotaciones no rentables económicamente y "claramente abandonadas por los sucesivos gobiernos autonómicos".

Los grupos ecologistas señalan como único responsable de la crisis generada en torno al oso, al Gobierno de Aragón, "que ha desarrollado una gestión nefasta provocando aumentar todavía más la crispación del territorio" y solicitan responsabilidades políticas. "Es probable que la falta evidente de apoyo de la ganadería extensiva en Aragón quiera ser escudada ahora con un posicionamiento en contra del programa de recuperación del oso en el Pirineo, pero la realidad es que los ataques de oso tienen un carácter puntual y los problemas verdaderos de la ganadería extensiva nunca han sido abordados". 

Los cinco grupos mencionan "la incapacidad" del Gobierno de Aragón para dar una solución a otros problemas ambientales, como el del lindano (que situa a Aragón como uno de los puntos más contaminados en Europa), el apoyo a las granjas de porcino en intensivo sin avanzar hacia una solución a la contaminación generada, la creación de miles de nuevas hectáreas de regadío y el impacto ambiental que supone, no cumplir con la normativa ambiental, no aprobar planes de conservación de especies amenazadas o no aprobar planes de gestión de la Red Natura 2000, "a pesar de las advertencias de Bruselas, que están perfectamente redactados desde hace dos legislaturas".

Todo ello, concluyen, "nos lleva a un análisis crítico de la gestión de la consejería", por lo que solicitan de los nuevos equipos de trabajo del Departamento, en los que hay altos cargos de Podemos, fruto del acuerdo del gobierno cuatripartito, "un esfuerzo especial por generar espacios de encuentro entre todos los grupos sociales que posibiliten el equilibrio entre los intereses productivos y los de la propia naturaleza que constituye su soporte".

Etiquetas
Comentarios