Despliega el menú
Huesca

huesca

Grande Marlaska anima a la Guardia Civil a "no vivir de rentas y ser inconformista"

Miles de oscenses han abarrotado el paseo de Ramón y Cajal y han mostrado su gratitud y reconocimiento a los más de 500 agentes de distintas unidades que han participado en la parada militar y el desfile.

El ministro Grande Marlaska ha presidio el acto de la Guardia Civil que se ha celebrado este domingo en la capital oscense. Por el paseo Ramón y Cajal han desfilado unos 500 agentes de distintas unidades.

Huesca se ha rendido a la Guardia Civil. Miles de oscenses han abarrotado este domingo el paseo de Ramón y Cajal para ver de cerca la parada militar y el posterior desfile de más de 500 agentes de distintas unidades a pie, motorizadas y a caballo que han puesto un brillante colofón a los actos nacionales de celebración del 175 aniversario de la fundación de la Benemérita y que han tenido como epicentro toda la semana la capital oscense. 

El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande Marlaska, ha presidido esta multitudinaria ceremonia en la que han tenido un especial protagonismo los grupos de rescates en montaña ya que además de llevarse las mayores ovaciones del público, uno de sus miembros, el cabo primero Sergio Orna, destinado en Benasque, ha sido condecorado con la Cruz de la Orden del Mérito con distintivo rojo, por arriesgar la vida junto a una médico del 061 para, a su vez, rescatar en junio de 2017 a dos montañeros a 3.000 metros de altitud en el pico del Alba. Junto a él también han recibido un reconocimiento más de 40 personas entre componentes de la Guardia Civil y ciudadanos a título particular por sus conductas ejemplares y su colaboración.

Grande Marlaska, que ha sido recibido con honores militares y ha pasado revista a la fuerza, ha felicitado ante todos a los componentes de la Guardia Civil por la celebración de la patrona, la Virgen del Pilar. "Es una buena oportunidad para la autoafirmación, por preservar el sentimiento de orgullo de pertenecer a esta institución. Una emoción que iguala a todos los miembros del cuerpo", ha manifestado. 

El ministro del Interior en funciones ha agradecido a los oscenses cómo han acogido "con calor y generosidad" los actos centrales de la Guardia Civil. Y ha hecho un guiño a las especiales características de la provincia de Huesca porque "la entrega de los agentes en las cumbres pirenaicas o los barrancos de Guara es un ejemplo de dedicación y servicio público que aunque aquí sea frecuente, no le resta valía ni ejemplaridad". Pero también ha querido poner en valor el trabajo de los guardias de otros servicios "quizá menos espectaculares, más discretos en apariencia y prudentes, pero igualmente imprescindibles".

Asimismo, ha destacado que después de 175 años, la Guardia Civil ha llegado hasta la actualidad con "una sólida neutralidad y una probada lealtad a las instituciones, y permaneciendo fiel a su carácter estar al lado de la gente". Grande Marlaska, no obstante, también ha incidido en que "la buena reputación siempre es efímera y vivir de las rentas no es aval suficiente para avanzar hacia el futuro"

Por ello, ha animado a "mantener un impulso inconformista es fundamental para que sigáis mucho tiempo a nuestro lado, pendiente de los cambios y dispuesta a responder a los nuevos retos", y que la Guardia Civil debe actualizarse "en mentalidad, corazón y estructuras para anticiparse a las nuevas realidades sociales". 

Ha destacado algunas operaciones recientes como la detención de 9 miembros de la CDR en Cataluña, "porque nuestra democracia, como ya lo ha hecho otras veces, superará los intentos de desestabilización para proteger los derechos y libertades de los ciudadanos en cualquier Comunidad. Y ha reconocido su esfuerzo para paliar los efectos de las catástrofes climáticas ocurridas en los últimos meses. 

El ministro en funciones también se ha mostrado convencido de que el cuerpo seguirá siendo un elemento de cohesión y seguridad "para que eso que llamamos la España Vaciada pueda dejar de serlo en un futuro cercano"

En cuanto a la criminalidad actual, ha reconocido que le preocupa especialmente los efectos "desestabilizadores" de las 'fake-news' o los algoritmos que condicionan o imponen nuestros gustos, inclinación y preferencias. 

"Hay que estar preparados para responder a cualquier nuevo peligro"

También el director general de la Guardia Civil, el altoaragonés Félix Azón, ha agradecido la "hospitalidad" de Huesca y ha recordado los "estrechos lazos" que mantiene la Guardia Civil con la provincia desde el 22 de diciembre de 1984, cuando llegaron a la capital los primeros 40 efectivos que se instalaron entonces en un mesón de la plaza Latre. Ha destacado, además, que el primer servicio del que se tiene constancia en el Alto Aragón fue la detención de varios ladrones en Albelda el 5 de marzo de 1986 por parte de los miembros del puesto de Tamarite de Litera. Sin embargo, ha querido mirar también al futuro haciendo hincapié en que "no podemos detenernos, sino que tenemos que estar preparados para ser capaces de dar una respuesta ante cualquier nuevo peligro que nos amenace". 

Félix Azón ha hecho un repaso de las principales funciones de la Guardia Civil destacando, en primer lugar, la lucha contra el terrorismo, "que sigue siendo una prioridad". También ha subrayado la importancia del plan especial contra el crimen organizado que se ha puesto en marcha este año en el Campo de Gibraltar con la incorporación de 200 agentes que han logrado más de 5.000 detenciones y 150 toneladas de droga incautadas; las más de 100 operaciones realizadas contra delitos en la red, que han llevado a la detención o investigación de 176 personas; el control de fronteras, la lucha contra las mafias y la ayuda a inmigrantes en la zona del Estrecho de Gibraltar; el plan especial contra la violencia de género, con un impulso a la labor operativa y de investigación, además de un refuerzo de la formación; y la cooperación internacional que desarrollan más de 300 agentes en 55 países de cuatro contientes "porque nuestra seguridad interior se garantiza más allá de nuestras fronteras", ha recalcado. 

Asimismo, el director general de la Guardia Civil ha aprovechado su presencia en Huesca para referirse a las zonas afectadas por la despoblación y el abandono resaltando que quieren seguir manteniendo la "seña de identidad" de la institución "que es estar y no solo pasar por la España Vaciada intentando que nuestra presencia llegue a todos los lugares por recónditos que sea y así los pueblos tengan el mismo futuro que las grandes ciudades". En este sentido, ha mostrado su compromiso de aumentar la presencia de la Benemérita en Aragón en los próximos años "de forma importante".  

Félix Azón también se ha referido a la reivindicaciones de la equiparación salarial asegurando que el actual Ministerio está "profundamente comprometido" para mejorar las condiciones de vida y de servicio de los guardias, por lo que ha garantizado que se cumplirá el tercer plazo de los acuerdos económicos en 2020. 

El máximo dirigente de la Guardia Civil ha querido tener un especial recuerdo para los cinco miembros del cuerpo fallecidos este año en actos de servicio "porque siempre estaréis en nuestra memoria", ha señalado. Y ha mostrado también su compromiso para aumentar la presencia de la mujer "porque queremos ser un reflejo de la sociedad". En su despedida, también ha deseado "de corazón" a los guardias y a sus familias una feliz patrona.

En la tribunal central de invitados le han acompañado el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas; el director adjunto operativo (DAO) de la Guardia Civil, Laurentino Ceña; la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella; el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán; y el alcalde de Huesca, Luis Felipe.

Un grupo de gastadores del GRS de Zaragoza, desfilando delante de la tribuna central de invitados, presidida por el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska..
Un grupo de gastadores del GRS de Zaragoza, desfilando delante de la tribuna central de invitados, presidida por el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska..
Rubén Darío Núñez

Una vez finalizada la parada militar, después de un emotivo homenaje a los que dieron su vida por España -con un especial recuerdo a las víctimas de los atentados de la Casa Cuartel de Zaragoza y de Sallent de Gállego y del triple asesinato de Andorra-, de la interpretación del himno del cuerpo y del disparo de salvas, el ya coronel jefe de la Comandancia de Huesca, Francisco Javier Vélez, ha ordenado la retirada de la fuerza desplegada en el paseo para que pudiera comenzar el desfile con la presencia de distintas unidades representativas de sus diferentes capacidades.

Así, han marchado a pie miembros de los gastadores del Grupo de Reserva y Seguridad nº 5 de Zaragoza, alumnos de los centros docentes, una compañía de la Agrupación de Reserva y Seguridad o componentes del Servicio de Montaña. Lo han hecho acompañados de perros del Servicio Cinológico expertos en la detección de drogas y explosivos y la búsqueda de desaparecidos. Y detrás de ellos, los pura sangres del Escuadrón de Caballería. 

Tras una pasada a baja cota de tres helicópteros, ha llegado el turno de las unidades motorizadas con especialistas de Tráfico y del Seprona, una furgoneta con el equipo especializado en la desactivación de explosivos, incluido un robot, un vehículo del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas, un camión con un laboratorio de criminalística móvil o un vehículo para operaciones especiales en el exterior. El público no ha parado de aplaudir durante el desfile y se han escuchado gritos de "¡Viva la Guardia Civil!".

Etiquetas
Comentarios