Despliega el menú
Huesca

huesca

Nace la plataforma Charramos Aragonés, que exige reponer los carteles de Huesca

El colectivo, formado por ciudadanos y entidades aragonesas, también pide más medidas para dar visibilidad a esta lengua que ayuden a preservar este patrimonio lingüístico. 

Imagen difundida por los promotores de la iniciativa.
Imagen gráfica adoptada por la plataforma.
Heraldo

Dos días después de que el equipo de gobierno del PSOE en el Ayuntamiento de Huesca se apresurara a retirar los carteles escritos en español y aragonés que daban la bienvenida en los accesos a la ciudad por mandato del pleno, tras la propuesta planteada por el PP y que sumó mayoría gracias al apoyo de Cs y Vox, se ha constituido la plataforma Charramos Aragonés, formada por ciudadanos a título particular y entidades, para defender la protección y promoción de esta lengua. 

El colectivo exige no solo que se restituyan los carteles "que proclaman nuestra pequeña y preciosa diversidad lingüística", sino que haya todavía más medidas de visibilidad del aragonés "que ayuden a aceptarnos serenamente como somos, a preservar nuestro patrimonio lingüístico para toda la Humanidad y a mejorar la convivencia en el seno de una sociedad avanzada, respetuosa y diversa". "Con ello no solo se cumplirán las leyes en Huesca/Uesca; seremos una ciudad mejor y seremos mejores personas", señalan.

Así concluye un manifiesto que han publicado y donde aseguran que en Huesca viven un millar de personas que hablan "una lengua que no se habla en ninguna otra parte del mundo que no sea Aragón". "Una lengua minoritaria -continúan- a cuya protección y promoción está legalmente obligada España y todas sus administraciones públicas" desde 2001 al firmar la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias o Regionales, y porque así lo establecen la Constitución en su artículo 3.3 (“La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.”), el Estatuto de Autonomía de Aragón en su artículo 7), la Ley 3/2013 de 9 de mayo, de uso, protección y promoción de las lenguas y modalidades lingüísticas propias de Aragón o la Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés. 

Por ello, consideran que "la falsedad es negar que existan esas personas en Huesca/Uesca como comunidad lingüística que imprime carácter peculiar a nuestra ciudad, que solo esperan de sus conciudadanos que no les discriminen por oír o leer su otra lengua, que convivan serenamente con su presencia y que la cuiden, la promuevan, le den visibilidad pública y cauces para expresarse dentro del respeto y la tolerancia propia de una sociedad plural y democrática. Con eso, ayudarán a que perviva como parte del patrimonio cultural universal que es y que pertenece a quienes la hablan pero también a quienes no lo hacen". 

Para esta plataforma, "la vergüenza es avergonzarse de su otra lengua patrimonial y, no conformándose con el desprecio, mantener su cerrazón haciendo ostentación de una ignorancia autoimpuesta e impuesta a los demás y decretando la exclusión de todo aquello que no se ajusta a un determinado modelo social y cultural asimilador y uniformador". 

Etiquetas
Comentarios