Huesca
Suscríbete

el hombre de hielo recala en huesca 

‘Iceman’ busca sede en el Pirineo

El holandés Win Hof, conocido por sus récords mundiales desafiando el frío, imparte cursos en el centro de vacaciones de Morillo de Tou desde hace varios años.

Win Hof, holandés de 60 años, se ha hecho famoso por batir 21 récords Guinnes desafiando al frío. Ha corrido descalzo una media maratón en el Círculo Polar Ártico, ha ascendido en pantalón corto a 7.500 metros en el Everets y ha nadado bajo el hielo durante 66 metros. No en vano se le conoce como ‘Iceman’, el hombre de hielo. Su método, que asombra a la comunidad científica, se enseña estos días en Morillo de Tou.

Setenta personas, a través de la respiración, la meditación y el entrenamiento en frío, aprenden a tener control sobre su cuerpo y a mejorar su estado físico y mental. Entre sus ejercicios está la inmersión en la piscina de chapoteo del centro de vacaciones, que se enfrió con 1.500 kilos de hielo. “Viene gente de todo el mundo y estarán alojados aquí hasta el viernes”, explica Pedro Arbós, gerente del centro de vacaciones de Morillo. Este es el tercer verano que eligen el pueblo situado a orillas del embalse de Mediano. En el mes de julio ya se dieron cita aquí cien personas para aprender el método de Win Hof. Entonces  la formación incluyó ejercicios en un nevero en el valle de Pineta.

La entrada al campin está presidida esta semana por un gran cartel con la imagen del ‘Iceman’ y el lema ‘Happy, strong and healthy’. Hof está tan a gusto en este entorno que busca una sede estable en un entorno natural del Pirineo, con una gran capacidad de alojamiento, dada la gran demanda que tienen sus cursos. La montaña oscense no es para él un lugar extraño y sí un escenario ideal donde sentirse cómodo, con la nieve y el hielo cerca. Llegó hace 35 años como guía de montaña, y aunque su residencia está en Holanda tiene una casa en Samitier, también en la comarca de Sobrarbe. 

Wim Hof, conocido como el hombre de hielo.
Wim Hof, conocido como el hombre de hielo.
Heraldo

“Quisiera hacer un centro en el Pirineo porque lugares como Ordesa y la sierra de Guara son dos de los sitios más bellos del mundo, y yo soy un gran viajero y he conocido muchos. Busco un alojamiento más grande para recibir a más gente porque hay más personas que quieren venir", anuncia, preparándose ya para volar a San Francisco, donde tiene su próximo compromiso con 500 personas. "Este verano teníamos cada día baños helados, con el agua a cero grados, gracias a que poníamos cubos de hielo”, explica, aunque prefiere utilizar recursos naturales, y el Pirineo se los da: hay nieve en cualquier época del año en los neveros o los glaciares, y agua fría en las cabeceras de los ríos.

Hof trabaja con universidades de distintos continentes. El seminario que imparte para formar a terapeutas que difundirán su método también es muy internacional, ya que hay alumnos procedentes de distintos países europeos, Estados Unidos, Australia o Canadá. Estos se han sometido en los últimos días a 10 minutos de inmersión en agua helada como parte de su preparación. Pueden soportarlo, dice, “con ejercicios de respiración y la fuerza mental”. “Miles de personas en todo el mundo están aprendiendo estas técnicas. Lo que yo quiero enseñar es que podemos tener un control sobre el sistema inmunológico y sobre nuestra mente”. Cita el problema de la depresión, que afecta a millones de personas y que según él “se puede combatir con este método”.

'Iceman' aprendió a convivir con el frío en Holanda, donde en invierno el agua está a cero grados, “lo mismo que en el Polo Norte o en el lago de Marboré, junto a Monte Perdido”. Donde más frío ha pasado ha sido precisamente en el Círculo Polar Ártico, cuando corrió una media maratón descalzo y en pantalón corto. “Después de 18 kilómetros tuve problemas en un pie, y tardé en curarme”. Fue uno de sus peores momentos, pero se recuperó sin secuelas. No tiene conciencia de jugar con la muerte.

“He hecho mucho barranquismo y mucho senderismo en el Parque de Ordesa y en la sierra de Guara”, comenta, antes de detallar algunos de los récords que ha batido en condiciones de frío extremo. Hace 17 años decidió convertir su resistencia al frío en un método de terapia. Tiene un hermano gemelo idéntico, " queno tiene mi resistencia al frío porque no se entrena”.

Su caso ha sido objeto de estudio por parte de la comunidad científica, y también el de algunos de sus estudiantes, para ver cómo podían controlar el dolor y soportar el frío extremo, y cuál era la respuesta de su sistema nervioso e inmunitario. “Yo he aguantado lo que según los libros científicos no puede aguantar la fisiología humana”, asegura. Pero no se considera un superhéroe. “Lo que yo puedo hacer lo pueden hacer otras personas, por eso instruyo a la gente”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión