Despliega el menú
Huesca

Muere un montañero francés en un pico de Canfranc

El hombre, de 68 años, se precipitó 100 metros por una ladera. Se eleva a 15 la cifra de víctimas mortales en el Pirineo aragonés entre junio y septiembre. La Guardia Civil ha efectuado 11 rescates durante este fin de semana.

Preparando la evacuación de una escaladora accidentada en el Pueyo de Araguás el sábado
Preparando la evacuación de una escaladora accidentada en el Pueyo de Araguás el sábado
Guardia Civil

Un montañero francés de 68 años murió este domingo al precipitarse 100 metros por una ladera de hierbas y piedras en el pico del Águila, en el término municipal de Canfranc. Con este fallecimiento se eleva a 15 la cifra de víctimas mortales en el Pirineo altoaragonés entre los meses de junio y septiembre. Es uno de los peores registros de los últimos años, exceptuando el pasado, con 17 personas muertas en estas mismas fechas.

El incremento de accidentes observado, especialmente durante el mes de agosto, determinó que el Justicia de Aragón, Ángel Dolado, abriera de oficio un expediente para analizar las causas de esos sucesos y la implantación de más medidas preventivas. Durante este fin de semana, los equipos de rescate de la Guardia Civil de Huesca han llevado a cabo 11 operaciones de auxilio, siete el sábado y cuatro ayer domingo.

El accidente mortal ocurrió sobre las 12.30. Un compañero del fallecido avisó al 112 indicando que un hombre había perdido el conocimiento. Especialistas del Sereim de Jaca, con el helicóptero de la Guardia Civil de Huesca y un médico del 061 se dirigieron al lugar señalado, el pico del Águila.

Una vez allí, localizaron al montañero. Se había caído y presentaba lesiones incompatibles con la vida. El cuerpo fue trasladado hasta el depósito de Jaca para practicarle la autopsia.

Este domingo se efectuaron otros tres rescates. Uno de ello fue en el glaciar del Aneto, donde especialistas del Greim de Benasque, con apoyo del helicóptero de la Benemérita con base en esta localidad y un médico auxiliaron a dos montañeros de la provincia de Lérida, de 29 y 21 años, que se encontraban enriscados. Fueron evacuados ilesos hasta la localidad benasquesa.

Las otras dos intervenciones se llevaron a cabo en la Senda de los Cazadores (Ordesa), donde una mujer de 45 años vecina de Zaragoza se había lesionado una pierna tras sufrir una caída, rompiéndose la tibia, y en los ibones de Arriel, para atender a un ciudadano francés de 72 años que se había lesionado en las costillas tras sufrir una caída.

De los siete operativos desplegados el sábado, tres se desarrollaron en el glaciar del Aneto. Los especialistas de Benasque tuvieron que rescatar a un vecino de Barcelona de 33 años que se encontraba enriscado en una pala hielo con una pendiente muy pronunciada. Había tropezado y había perdido el piolet.

Poco después, el mismo equipo, también con el helicóptero y un médico, evacuaron a dos vecinos de Valencia, de 36 y 33 años, que habían quedado enriscados debido al mal estado del hielo en el glaciar.

Por último, se auxilió a tres personas, dos adultos de 50 y 23 años, junto con un menor de 17, que no podían continuar por miedo a sufrir una caída cuando se encontraban en una superficie helada con una pendiente muy pronunciada. Todos ellos estaban ilesos y fueron trasladados a Benasque.

Dos barranquistas

El sábado, en otra intensa jornada de trabajo para los especialistas en montaña de la Guardia Civil de la provincia, se realizaron dos rescates en barrancos. Uno fue en el río Vero, donde el Ereim y el helicóptero de Huesca, junto con un sanitario de 061 auxiliaron a un ciudadano francés de 52 años que había sufrido una lesión en el tobillo tras saltar a una poza.

El segundo se llevó a cabo en el barranco de Saravillo (Plan). El Greim de Boltaña, la aeronave de Benasque y un médico del 061 atendieron a un barranquista francés de 53 años que se lesionó al caer 4 metros en un rapel. Sufría un fuerte dolor de espalda.

La sexta de las intervenciones fue en el ibón Arnales, en la ruta del Garmo Negro. Un montañero se encontró indispuesto de manera súbita y tuvo que ser evacuado por el Ereim de Panticosa. Era un vecino de Alcañiz de 51 años.

El último de los rescates llevado a cabo anteayer fue el de una mujer de 38 años, vecina de Cornellá de Llobregat (Barcelona), en El Pueyo de Araguás. Se encontraba realizando una vía de escalada junto con otra compañera cuando una piedra que se desprendió sobre ella le impactó en la espalda y le provocó un fuerte dolor lumbar que le impedía continuar la vía o realizar el descenso. Fue evacuada por el Greim de Boltaña en el helicóptero de la Guardia Civil con base en Benasque y atendida por un médico del 061.

Etiquetas
Comentarios