Despliega el menú
Huesca

arqueología

Aparece una calzada romana del siglo I en las obras de unas calles de Jaca

Se protegerá con una tela de geotextil y “se cubrirá con grava o zahorra, de esa forma quedará protegido debajo del suelo de la calle”.

Aparece una calzada romana del siglo I en las obras de unas calles de Jaca.
Aparece una calzada romana del siglo I en las obras de unas calles de Jaca.
Laura Zamboraín

Las obras de reurbanización que se están ejecutando en la confluencia de las calles Correos y Ramiro I de Jaca han sacado a la luz una calzada romana que se construyó hacia el siglo I después de Cristo. El hallazgo se produjo la semana pasada y hasta este lunes se han llevado a cabo trabajos de documentación por parte de la arqueóloga Julia Justes, para determinar el periodo en el que fue construido dicho pavimento, cuando se cubrió, etc. La calle romana se encuentra junto al ‘Pozo del Rey’, que se va a recuperar en la nueva plaza que resultará de la reurbanización de esta zona de la capital jacetana.

Tal y como ha explicado la arqueóloga, se trata del pavimento de un empedrado del siglo I después de Cristo y que sobre el siglo III o IV fue destruido por un incendio que hubo junto a ella, cayendo los escombros sobre el pavimento. Se desconocía que existía ahí esa calzada. “Sabíamos que era una zona en la que había restos arqueológicos, porque el entorno los ha dado, pero no teníamos indicios de una calle”, explicaba la arqueóloga sobre el terreno. Por lo que ha sido “una sorpresa”. A mitad de la semana pasada “empezamos a ver los bolos, se empezó a limpiar y en principio lo normal es que hubiera sido un trozo pequeño de calle romana, porque hay muchas conducciones modernas que suelen romper estas estructuras”. Pero el trazado mide casi 10 metros, “eso es extraño”.

El empedrado romano se encuentra en buen estado, probablemente porque se cubrió “por una capa de abandono en el siglo III o IV”, al parecer por un incendio que hizo que los escombros y las cenizas la cubrieran y al mismo tiempo la protegieran. Según Justes, el hallazgo es muy importante desde el punto de vista histórico, pero no en el sentido de dejarlo a la vista. Por lo tanto, se protegerá con una tela de geotextil y “se cubrirá con grava o zahorra, de esa forma quedará protegido debajo del suelo de la calle”.

Estos trabajos extraordinarios que han surgido al aparecer la calle romana, no demorarán en exceso la ejecución de las obras, que está previsto que finalicen en noviembre. Éstas incluyen la recuperación del histórico ‘Pozo del Rey’ en la nueva plaza que resultará de esta intervención. Este pozo histórico se encuentra excavado en el suelo y tapado. Las paredes son de piedra tallada de cantería, tiene unos 11 metros de profundidad y no se sabe exactamente si lleva ahí desde el siglo XVI o XVII. Se conoce como el ‘Pozo del Rey’. La idea es realizar una reproducción del pozo, taparlo con una cristalera y colocar iluminación en su interior. Será el centro de la nueva plazoleta, que contará también con un banco de nuevo diseño y otros elementos urbanísticos apropiados para el lugar.

Etiquetas
Comentarios