Despliega el menú
Huesca

Gastronomía

gastronomía

Más de 60 propuestas gastronómicas en el XIII Concurso de Tapas y Cazoletas de la Jacetania

Este certamen se celebrará del 21 al 27 de octubre y contará con animación musical en las calles. Los precios se mantienen: las tapas con bebida costarán 2,70 euros, la cazoleta 2,70 sin bebida y la tapa sola 1,70.

Más de 60 propuestas gastronómicas en el XIII Concurso de Tapas y Cazoletas de la Jacetania.
Más de 60 propuestas gastronómicas en el XIII Concurso de Tapas y Cazoletas de la Jacetania.
L. Z.

Un año más, y ya van 13, vuelve el Concurso de Tapas y Cazoletas de la Jacetania. En esta nueva edición, que ha echado a andar este lunes con la presentación de las propuestas al jurado técnico, participan 31 establecimientos hosteleros con cerca de 70 tapas, cazoletas y tapas postre. Además, más de una veintena son aptas para celíacos.

Este certamen, más que consolidado en la comarca de la Jacetania, se celebrará del 21 al 27 de octubre y contará, como el año pasado, con animación musical en las calles. Los precios se mantienen, de manera que las tapas con bebida costarán 2,70 euros, la cazoleta 2,70 sin bebida y la tapa sola 1,70. El certamen gastronómico está organizado por la Asociación de Comercio y Servicios de la Jacetania, Acomseja, y la Asociación Provincial de Hostelería y Turismo de Huesca.

En esta ocasión, el jurado técnico, que valora una a una cada elaboración, ha estado formado por Diego Herrero, chef del Restaurante Vidoc de Formigal, Oscar Viñuales, chef de Cook Fiction de Huesca, Juanma Terceño, Sumelier de Gonzales Byas de Madrid, Luis Ardiz Gracia, por la Asociación de Hostelería de Huesca y Catering San Lorenzo de Huesca, Miguel Carasol por la Asociación Primer Viernes de Mayo (cada año se invita a un colectivo local) y Ramón Moraza, presidente de la Asociación de Celíacos de Aragón. La cata, a ciegas, como siempre, para no saber de qué establecimiento es cada tapa, se ha celebrado en el restaurante Lilium que representará este año a la provincia de Huesca en el certamen nacional de tapas Valladolid.

Tras degustar todas las propuestas gastronómicas de los establecimientos jacetanos, Juanma Terceño ha asegurado que el concurso lo ve como “casi siempre y lo digo en positivo, porque los hosteleros que participan se molestan, se lo trabajan y hay ideas”. La representación en algunos casos de producto local “está muy bien conseguida, se nota que están orgullosos de los buenos productos que hay en la zona y que lo saben trabajar y utilizar, más que cuando hemos probado cosas con productos más exóticos. Algún punto de las salsas asiáticas o setas, no está tan conseguido como cuando se han utilizado los quesos de Villanúa, etc.”, añade. El sumiller ha echado de menos la utilización de arroces como el brazal. “Creo que aún no ha llegado a la mentalidad del hostelero lo bueno que es el arroz que hay en el sur de Huesca”, subraya.

Este concurso, que llega a su XIII edición, “demuestra que la hostelería sigue trabajando y que tiene ganas de ofrecer una gran semana a los jacetanos”. El jurado técnico tiene que puntuar del 1 al 10 el maridaje y la degustación, y del 1 al 5 la presentación. Y tal y como reconoce Juanma Terceño, cada año lo tienen más difícil “por cantidad de tapas y por calidad, porque al final no es fácil estar probando”. A veces, “también es injusto, cuando vienes de probar una tapa extraordinaria y la siguiente no lo es tanto y siempre acabas bajando la puntuación”, subraya.

Respecto a la presentación de las propuestas culinarias, cada año van a más, “sobre todo en las cazoletas, ya no porque se utilicen unas vajillas espectaculares, sino porque hay mucha más limpieza, mejor orden en la decoración de los ingredientes que complementan a los principales en las guarniciones, para que se noten más en los sabores y a la vista”, concluye.

Por su parte, Manolo Lasala, gerente de Acomseja, ha explicado que el certamen se ha promocionado en Francia, ya que cada año “son más los franceses que nos visitan para probar las elaboraciones presentadas al concurso”. Hace unas semanas un equipo formado por cocineros jacetanos y otros acompañantes participó en el Campeonato del Mundo de Garbure, en Olorón, llevándose el primer premio. Y se aprovechó esta oportunidad para promocionar el concurso y la gastronomía jacetana.

La principal novedad del concurso de este año es el incremento de días en los que habrá animación musical por las calles, ya que el año pasado “dio muy buen resultado”. Así que “contrataremos a más grupos de miércoles a domingo para animar a la gente a salir a la calle a probar las tapas”, añade el gerente.

Etiquetas
Comentarios