Despliega el menú
Huesca

huesca

El subinspector oscense Míchel Pascual se cuelga un oro y una plata en el Mundial de Ciclismo para Policías

Este apasionado de la bicicleta se proclamó campeón del mundo de su categoría (de 50 a 54 años) en la prueba en línea sobre 105 kilómetros, y subcampeón en la contrarreloj de 12,5.

El subispector Míchel Pascual, con su maillot de campeón del mundo frente al cuartel de la Policía Local de Huesca.
El subispector Míchel Pascual, con su maillot de campeón del mundo frente al cuartel de la Policía Local de Huesca.
Rafael Gobantes

La Policía Local de Huesca ya puede presumir de tener un campeón del mundo entre sus filas. El subinspector Míchel Pascual, de 52 años y que lleva más de dos décadas en el cuerpo, se ha colgado un oro y una plata en el Mundial de Ciclismo para Policías celebrado este fin de semana en las localidad catalanas de Vandellós y Hospitalet del Infant.

Pascual, un apasionado de la bicicleta, ya había participado en otros campeonatos nacionales, europeos y mundiales con buenos resultados, pero nunca había logrado un doble éxito como este. La primera alegría se la llevó el viernes en la contrarreloj individual sobre un recorrido de 12,5 kilómetros que incluía la subida por las dos caras del coll de Ballaguer y en la que alzó con el subcampeonato del mundo de su categoría (de 50 a 54 años). De esta forma, se pudo quitar la espinita que llevaba clavada desde el último Mundial, donde se quedó fuera del podio por un solo segundo en la CRI.

El subinspector de Policía oscense Míchel Pascual se ha hecho con un oro y una plata en el Mundial de Ciclismo para Policías.
El subinspector de Policía oscense Míchel Pascual se ha hecho con un oro y una plata en el Mundial de Ciclismo para Policías.

Aun así, el plato fuerte llegó el sábado con la disputa de la prueba en línea sobre un circuito de 35 kilómetros al que había que dar dos o tres vueltas dependiendo de la categoría en la que se participase. Tenía dudas de cómo le iban a responder las piernas después del esfuerzo del día anterior, pero se metió en la escapada buena del día. "Nos iban dando referencias que rondaba el minuto y al final llegamos con muy poca distancia. Yo iba con uno de mi categoría que conseguí soltarlo en el primer kilómetro y me llevé el oro. En todas las pruebas cuesta estar delante, pero cuando lo consigues en un evento así, es una alegría inmensa", ha asegurado este lunes, ya de vuelta en Huesca. 

Detrás de este logro hay mucho trabajo y muchos kilómetros de entrenamiento. Míchel Pascual se confiesa un apasionado del ciclismo, y de hecho asegura que para él es un estilo de vida. "Al final, te da unos valores semejantes a los de la vida misma: constancia, esfuerzo, sacrificio, humildad... Pero más allá de los resultados, lo importante es disfrutar de este magnífico deporte", señala. Además, reconoce que la suerte siempre juega un papel fundamental.

Junto a él, también acudió al Mundial otro policía local de Huesca, Enrique Laclaustra, que participó en la prueba del domingo de BTT sobre un recorrido de 32 kilómetros y un desnivel acumulado de 800 metros y que acabo satisfecho con su clasificación.

Etiquetas
Comentarios