Despliega el menú
Huesca

huesca

Panticosa proyecta un mirador con una pasarela de cristal suspendida a 2.200 m

Aramón busca ofrecer un nuevo atractivo turístico a la estación para aumentar las visitas estivales sobre todo. De momento no concreta plazos ni la inversión necesaria.

El mirador-pasarela se ubicaría en esta zona llana junto al reenvío del remonte Javier Escartín.
El mirador-pasarela se ubicaría en esta zona llana junto al reenvío del remonte Javier Escartín.
Aramón

El grupo Aramón ha dado los primeros pasos para la construcción de un mirador panorámico en la cota más alta de la estación de Panticosa, el pico Mandilar, jalonado con una pasarela de cristal suspendida sobre la montaña a 2.200 metros de altitud desde la que poder disfrutar de unas espectacular vistas de todo el valle de Tena. El objetivo es ofrecer un atractivo más a los esquiadores, pero sobre todo potenciar el turismo de verano.

El proyecto se encuentra en evaluación ambiental y hay un plazo abierto de un mes para que los afectados puedan alegar sobre la necesidad o no de someterlo a un procedimiento ordinario, en lugar del simplificada que propone Aramón, que por ahora no pone plazos ni concreta la inversión necesaria ya que dice estar en los trámites iniciales.

La pretensión es "profundizar en la desestacionalización del turismo", para potenciar la llegada de visitantes en otras épocas del año además del invierno. Y lo enmarcan dentro de una serie de iniciativas que ya impulsan en verano como abrir algunos remontes o realizar actividades como ‘Conviértete en montañero’, que han atraído esta temporada estival a unas 30.000 personas a las estaciones de Cerler y Panticosa. En esta última, el telecabina se abre en cada verano desde 1998.

Esta pasarela se ubicaría en la cota más alta de la estación, en la Punta Narronal del Mandilar (2.209 metros), donde se ubica el reenvío del remonte Javier Escartín, y desde el que se disfrutarían de unas "magníficas vistas" sobre el valle del Tena, como resalta el documento ambiental, que analiza las repercusiones de su construcción y funcionamiento.

Un pasarela metálica y de vidrio de 11 metros de longitud y 2 de anchura

El mirador estaría formado por una estructura metálica en la parte suspendida sobre la montaña de 11,16 metros de longitud y 2 metros de ancho, y otra de hormigón en la zona de contrapeso de 11,06 metros de largo y 2 de ancho. La pasarela, ubicada en una zona llana junto al reenvío del citado remonte, quedaría cerrada con un vidrio laminar de seguridad y dispondría de un suelo a base de entramado metálico.

Recreación de la estructura que tendrían el mirador-pasarela.
Recreación de la estructura que tendrían el mirador-pasarela.
Aramón

De esta forma, en invierno, los esquiadores que utilizaran el remonte Javier Escartín podrían asomarse al mirador y disfrutar de la panorámica. Mientras, en época estival el mirador sería visitado por los excursionistas que utilizan actualmente el telecabina para acercarse a los ibones de Asnos y Sabocos.

Aramón asegura que en el entorno de Panticosa existen pocos lugares que dispongan de unas vistas "tan privilegiadas" como el pico Mandilar, si se excluye la línea de cresta de la Sierra Tendeñera (Peña Sabocos, Peña Blanca y especialmente Peña Roya) u otras cimas del entorno. Y resalta que ninguno de estos emplazamientos reúne las características de la alternativa seleccionada ya que además de la panorámica, dispone de una alta accesibilidad tanto invernal como estival. Por último, incide en la pasarela reforzaría el atractivo turístico y sería un "elemento diferenciador" frente a otras ofertas similares. 

Vistas del valle de Tena en verano desde el punto donde se ubicaría el mirador-pasarela de Panticosa.
Vistas del valle de Tena en verano desde el punto donde se ubicaría el mirador-pasarela de Panticosa.
Aramón
Etiquetas
Comentarios