Huesca

fauna salvaje

La Fundación del Oso dice que todas las colmenas atacadas estaban desprotegidas y pide subvencionar los cercados

La entidad coincide con los sindicatos agrarios en su reclamación para que las vallas electrificadas sean sufragadas por el Gobierno de Aragón.

Vallado electrificado de protección para un colmenar del Valle de Arán.
Vallado electrificado de protección para un colmenar del Valle de Arán.
Consell General d'Aran

La semana pasada la osa Sarousse provocó daños en 26 colmenas en Seira. La misma hembra volvió a destrozar otras 12 esta semana en Bisaurri, también en la comarca de la Ribagorza. Y según la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, ya son más de 100 las afectadas en lo que va de año. Ninguna explotación apícola estaba protegida para evitar la incursión de la especie, según ha asegurado este viernes la Fundación Oso Pardo, que además ha aclarado que este tipo de daños sí son indemnizados, en contra de la afirmación de UAGA.  

Los datos recabados por esta organización privada que trabaja con la especie en la Cordillera Cantábrica y el Pirineo confirman que de los 12 colmenares dañados en la Ribagorza y el Sobrarbe, dos de ellos sí contaban con pastor eléctrico, "pero en un caso estaba mal colocado y en el otro la batería se encontraba descargada. Todos los demás no contaban con sistema de protección alguno".

Por otra parte, aclara que los daños sí son cubiertos por la administración aragonesa, incluso con una tasación más favorable para el apicultor que en otras Comunidades Autónomas, según ha podido saber con la información facilitada en el seno del grupo técnico de trabajo sobre la especie.

La Fundación sí coincide con UAGA en su reclamación para que los cercados electrificados sean subvencionados con dinero público, pues la prevención es la clave para reducir "casi por completo, si no en su totalidad", los daños causados por los osos. "Lo demuestra el contraste entre lo que vemos que ha ocurrido en Aragón y la situación, completamente diferente, de la vecina comarca del Pallars Sobirá, ya en Cataluña, en donde con 24 colmenares protegidos y varias decenas de osos no ha habido un solo daño este verano. Sería injusto obviar que la administración catalana sí cubre con dinero público la totalidad del coste de los cercados electrificados".

Pastores solares gratuitos para los apicultores

La Fundación confía en que la próxima orden de ayudas el Gobierno de Aragón incorpore a la apicultura, equiparándola por pleno derecho a los sectores de ovino y caprino en extensivo que sí están incluidos en la orden publicada el pasado 17 de julio que convoca las subvenciones de medidas de prevención de ataques de oso y lobo. La entidad se ofrece a las asociaciones de apicultura de la Ribagorza y el Sobrarbe para suministrar de manera gratuita pastores solares, así como un tríptico con la información necesaria para su colocación adecuada y correcto mantenimiento. El tríptico informativo puede descargarse de la web de la FOP en este enlace: http://fundacionosopardo.org/wp-content/uploads/2018/10/Evita-ataques-de-oso-a-colmenares.pdf

Un equipo de la Fundación colocando un cercado electrificado en una zona osera de la Cordillera Cantábrica.
Un equipo de la Fundación colocando un cercado electrificado en una zona osera de la Cordillera Cantábrica.
Fundación Oso Pardo

Recuerda que la producción apícola es de mucho interés por los recursos económicos que genera y por sus beneficios ambientales derivados de la actividad polinizadora de las abejas. Mediante este sistema de acuerdos con la Confederación en Defensa de la Abeja en la Cornisa Cantábrica y otras asociaciones de apicultores, ha suministrado hasta la fecha 559 pastores eléctricos a lo largo de la Cordillera Cantábrica desde Galicia hasta Cantabria con el objetivo de apoyar a este sector y facilitar su compatibilidad con la conservación del oso pardo.

El comunicado de la Fundación responde a las afirmaciones realizadas tras uno de los últimos ataques por el sindicato UAGA, que denunciaba la marginación de los apicultores de las ayudas en zonas oseras, que sí reciben los ganaderos de ovino y caprino extensivo. Alertaba del peligro que puede suponer, para la flora y fauna del Pirineo, que los apicultores trashumantes dejen de llevar sus colmenas a estas comarcas por miedo a los daños que les puedan ocasionar los osos, pues las abejas son imprescindibles en la polinización de las plantas con flores. 

Etiquetas
Comentarios