Huesca

diócesis de huesca

Los curas pidieron al obispo la regulación de los funerales para atajar los "excesos"

Aseguran que los discursos de algunos allegados contienen mensajes "anticristianos" o "ateos" y recomiendan a las familias leer fuera de la misa los mensajes laudatorios. 

El obispo de Huesca ha dictado un decreto que entrará en vigor el 1 de octubre.
El obispo de Huesca ha dictado un decreto que entrará en vigor el 1 de octubre.
Javier Blasco

El obispo de Huesca, Julián Ruiz, redactó el polémico decreto sobre las exequias, que obliga a las parroquias a evitar las cartas de despedida en los funerales, a petición de los sacerdotes y para intentar atajar los "excesos" en los discursos laudatorios, algunos de ellos con mensajes fuera de la doctrina cristiana o directamente ateos. 

Así lo ha justificado este jueves Francisco Raya, delegado de Liturgia de la diócesis, tras la polémica suscitada por la difusión del decreto 034/2019, del 2 de septiembre, adelantado por HERALDO DE ARAGÓN, que pide que, a partir del 1 de octubre, en todas las parroquias y comunidades cristianas, se evite en los funerales la lectura de cartas de despedida o escritos de agradecimiento, los discursos o alocuciones laudatorias o biográficas del difunto ("ni elogios, ni elegías"), las oraciones o lecturas que no estén contempladas en el ritual y la música o cantos "que no sean los adecuados a las exequias". 

Raya ha recordado la competencia de los obispos para garantizar en sus diócesis el cumplimiento de las disposiciones sobre las celebraciones, y en este sentido la liturgia de las exequias es muy concreta. Ha asegurado que en las reuniones de sacerdotes se veía que el asunto "se nos había ido de las manos" y se enfrentaban cada vez más a situaciones "muy difíciles de lidiar". Entiende que detrás está el aprecio de la familia y amigos al difunto, pero asegura que se han llegado a leer poemas "anticristianos" durante la misa de funeral. 

"Algunos incluso esotéricos, hablando de un alma que estaba por allí vagando o que  jugaba a las cartas con ellos". Según Raya, "no son menudencias" sino la esencia de la liturgia, que es el paso a la vida eterna, "no un alma vagando en la tierra". "Nosotros creemos que la muerte no es el final del camino, que es una parte de ese camino hacia el cielo". 

Por otra parte, el responsable dicesano ve una clara colonización cultural de los funerales protestantes transmitido por las películas, que nada tienen que ver con las exequias cristianas, apoyadas en siglos de tradición. "En la liturgia hay cosas que no valen y hay que jugar al juego que la Iglesia nos propone", ha declarado.  

Respecto a las cartas de agradecimiento leídas al final de los funerales, el ceremonial ya  contempla palabras de gratitud por parte de un familiar o el sacerdote, "pero algunas duran más que la homilía o el agradecimiento termina siendo una especie de canonización del difunto y se acaba aplaudiendo".   

La música es otro motivo de polémica. En las exequias se permite la de carácter litúrgico, "pero nos piden músicas que le gustaban al difunto, algunas ateas, o bien son empresas que organizan los funerales, igual que se hace con las bodas, y proponen violines", ha explicado Francisco Raya.      

A partir del 1 de octubre las exequias en la diócesis de Huesca se atendrán a las normas eclesiásticas. "Diremos que el discurso no se podrá leer en la misa, que se podrá leer después, en el tanatorio, en el cementerio, darlo por escrito o publicar con la esquela", ha anunciado el representante del obispado, que entiende la polémica suscitada "porque en el momento del fueral el corazón está muy sensible y todos buscamos el aliento". En este sentido, sugiere a las familias, "en lugar de venir en el último momento para decir que quieren leer una carta, que hablen con nosotros para ayudarnos en la homilía". 

El decreto del obispo de Huesca no tiene precedentes en Aragón. No obstante, José Antonio Calvo, delegado de medios de comunicación de la Diócesis de Zaragoza, ha respaldado a Julián Ruiz. "Con este decreto lo único que ha hecho ha sido recalcar lo que ya está previsto en la normativa litúrgica presente, no ha inventado ninguna norma ni es más estricto que otros", ha dicho. 

Etiquetas
Comentarios