Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

protesta tras el último ataque

Ganaderos franceses llevan las ovejas muertas por el oso a las puertas de la subprefectura de Bayona

Se manifestaron tras un ataque ocurrido en Cauterets, al otro lado de Torla, que se saldó con 15 reses muertas, 36 sacrificadas, 139 heridas y 300 desaparecidas.

Ovejas muertas en la protesta frente a la subprefectura de Bayona.
Ovejas muertas en la protesta frente a la subprefectura de Bayona.
ELB

Ganaderos franceses se manifestaron el lunes en la ciudad de Bayona para denunciar el ataque de un oso a un rebaño el pasado viernes en la zona de Cauterets (Altos Pirineos), al otro lado del municipio de Torla-Ordesa. Y para visibilizar su malestar depositaron los cadáveres de las ovejas frente a la subprefectura. Convocados por diversas organizaciones agrarias, querían mostrar a la administración de ese país la escena que se encontraron los pastores tras la incursión del animal salvaje.  

Los ganaderos de Francia, Navarra, Aragón y Cataluña coinciden en su oposición a la presencia de osos en el Pirineo. Numerosos representantes de ese país acudieron el pasado 22 de agosto a la manifestación convocada por las organizaciones agrarias en Aínsa.  

El ataque en Cauterets se produjo el pasado viernes y los afectados fueron dos jóvenes criadores, de 28 y 29 años, que tienen un rebaño de mil ovejas en pastos de alta montaña durante el verano. Según manifestaron estaban custodiadas por perros pastores, algo que extraña a los expertos, ya que su presencia suele ser disuasoria. Aseguraron que encontraron 15 ovejas muertas, a 2.500 metros de altitud, según publicó el periódico francés La République des Pyrénées. 

Otras 139 estaban heridas y hubo que sacrificar a 36 por las graves lesiones (son estos cuerpos los que llevaron los manifestantes a Bayona). El balance se completa con unas 300 desaparecidas. Un helicóptero de la prefectura trataba de localizarlos sobrevolando la zona, situada en el Parque Nacional de los Pirineos, que en el lado español corresponde al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Los cadáveres en la zona donde fue atacado el rebaño en Cauterets.
Los cadáveres en la zona donde fue atacado el rebaño en Cauterets.
ELB

Los criadores atribuyen el ataque a una de las osas liberadas en octubre pasado por el Gobierno francés, Claverina y Sorita, pero los GPS las sitúan en otros lugares. A La primera entre Aragón y Navarra. Otras fuentes sospechan que pudo ser obra de Rodri, un ejemplar de origen esloveno nacido en el valle de Arán y que se supone que causó la muerte de los dos oseznos de Sorita. También se investiga si intervino algún otro animal salvaje, como perros asilvestrados o algún lobo. La Oficina Nacional de Caza y Vida Silvestre (Oncfs) es la que se encargará de determinar la causa de la muerte de las reses en Cauterets, pero de momento este último incidente ha elevado la tensión en el vecino país. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión