Despliega el menú
Huesca

centro de acogida

La perrera de la Diputación de Huesca ha recogido ya este año más de 300 animales perdidos o abandonados

Encuentran un nuevo hogar en países tan lejanos como Finlandia o Inglaterra. Desde enero se  contabilizan 226 adopciones, de las que más de la mitad se han producido fuera de la provincia.

Animales en el centro de acogida de Huesca.
Animales en el centro de acogida de Huesca.
Diputación de Huesca

El Centro de Recogida de Animales de la Diputación de Huesca ha conseguido afianzar el número de adopciones con entre 200 y 250 a estas alturas del año, con la satisfacción de que su radio de acción va creciendo y se multiplican los que salen a otras provincias y países, en una gestión que se lleva a cabo en colaboración con otras entidades y protectoras.

Esa cifra representa un elevado porcentaje de los que se abandonan. De enero a finales de agosto se han recogido perros en 75 localidades diferentes de la provincia que se habían perdido o abandonado, para lo que se cuenta con un convenio entre la Diputación y buena parte de los ayuntamientos. En estos meses se han detectado algo menos de perros abandonados, con 322 frente a los 347 del año pasado, aunque con repuntes los meses de enero, marzo y junio.

Pero gracias a la solidaridad de la gente llegan a casas y familias de todo el país e incluso de Europa, a países como Finlandia, Inglaterra, Alemania, Holanda, Francia o Suiza. En este sentido, el veterinario responsable del centro, José Abarca, apunta que en el territorio nacional “la procedencia de los interesados cada es más variada, lo que también conlleva más tiempo y burocracia para completar todo el proceso de adopción”. A día de hoy, se contabilizan 226 adopciones de las que más de la mitad se han producido fuera del territorio altoaragonés.

Por meses, el pasado julio se cerró con el mayor número de adopciones, un total de 50 en un mes marcado por la época estival, le sigue febrero con 35 y marzo con 30 entregas que, en todos los casos, se realizan con su correspondiente microchip, vacunados y desparasitados. Los que todavía aguardan son Curro, Dady o Diko, cruce de Bretón, de Bull Terrier y pastor alemán, respectivamente, que hasta el momento se encuentran en el centro junto a otros más de 40, donde priman los perros sin raza o mestizos como Baloo.

El centro de recogida cuenta con un horario adecuado para los diferentes sectores, que va de lunes a viernes, entre las 9.00 y las 13.00; los martes y jueves por la tarde, de 16.00 a 18.00; y los sábados y los domingos de 9.00 a 10.30. Para una primera aproximación, también está disponible un espacio dedicado a cada uno de ellos en www.dphuesca.es con foto y algunos detalles. Para poder adoptar es necesario ser mayor de 18 años y abonar 50 euros en concepto de tasas y servicios sanitarios y administrativos.

56 perros extraviados y devueltos a su hogar

Mientras se avanza en el proyecto de las nuevas instalaciones en las inmediaciones de la ciudad de Huesca, el centro ha dado un paso más allá para centrarse en otro espacio en la socialización de los animales y facilitar el encuentro con otros perros y que puedan desarrollar la capacidad de adaptación a diferentes entornos, además de un mayor cuidado social, la regularidad de paseos y procurando el esparcimiento. Así lo explica José Abarca, quien señala que “esto beneficia enormemente a los que ya llevan mucho tiempo con nosotros porque consiguen adoptar otro tipo de conductas”.

A menudo llegan al centro porque un vecino se encuentra en las calles a un perro y da el aviso al ayuntamiento, quien hace lo propio con la perrera provincial, que procede a recogerlo y contactar con sus dueños, siempre que el animal pueda ser identificado. Este es el caso de los 56 perros rescatados que han podido volver a su hogar tras extraviarse y activarse este dispositivo, una identificación que se ve facilitada al implantarse el microchip.

Con una media de entre 5 o 6 al mes, esta labor, junto con la adopción, es una de las más gratificantes para los trabajadores del centro. En caso contrario, el se ocupa de mantener en perfectas condiciones a los animales en las instalaciones ubicadas en la carretera de Fornillos, para proceder a facilitar la adopción transcurridos tres días sin que nadie lo reclame.

Las medidas sanitarias y de higiene son imprescindibles para preservar la salud de los animales, porque, como cuenta el veterinario responsable, son habituales los casos de sarna y parvo en perros recién llegados de la calle que pueden causar el contagio a otros de la perrera, por lo que se extrema el control sanitario al entrar nuevos canes y son regulares los chequeos veterinarios por parte de los facultativos.

Etiquetas
Comentarios