Huesca

huesca

La DPH inicia las obras de acceso a Espés con una inversión de más de  millón de euros

En el vecino municipio de Montanuy también se ha adjudicado, por 110.000 euros, el proyecto para abrir un vial paralelo a la N-230 hasta Bono. 

Imagen de los primeros trabajos de explanación en el acceso a Espés Alto.
Imagen de los primeros trabajos de explanación en el acceso a Espés Alto.
DPH

La Diputación Provincial de Huesca (DPH) ha iniciado las obras en la carretera de montaña entre la A-1605 y la localidad ribagorzana de Laspaúles, donde la institución invierte más de un millón de euros para contar con un nuevo tramo hasta la pequeña población de Espés Alto, con una decena de habitantes y que, a la vez, es alternativa a la N-260 como salida del valle. En el vecino municipio de Montanuy también se ha adjudicado, por 110.000 euros, el proyecto para abrir un vial paralelo a la N-230 hasta Bono.

En ambos casos, se da respuesta a las demandas de quienes transitan a diario por esta zona de la Ribagorza, en la parte más oriental de la provincia. Así lo ha afirmado el responsable de Infraestructuras de la DPH, Joaquín Monesma. "En la medida de nuestras posibilidades, que no son infinitas, actuamos teniendo en cuenta el servicio que dan estas carreteras locales a los pueblos y no tanto en criterios de población como se hace desde otras instancias", ha agregado.

Monesma centra esta actuación en "mejorar la comunicación hacia el sur de Laspaúles y otros cercanas". En concreto, beneficia a once poblaciones que en total no superan los 280 vecinos, se trata de Laspaúles, Neril, Suils, Villarué, Abella, Espés y Espés Alto, en el término municipal de Laspaúles, y Piedrafita, San Feliu de Veri, Buyelgas y La Muria, en el de Bisaurri.

Los trabajos arrancan estos días con los primeros movimientos de tierras y explanación del terreno a lo largo de los más de 5,7 kilómetros que arrancan en el puente Río Blanco y discurren en paralelo al barranco de Espés por zonas de pinar, pastos y cultivos. Para ampliar la anchura de la carretera, uno de los principales objetos del proyecto, se gana en superficie hacia la izquierda pasando de los 4 metros de la estrecha travesía a los 5 de ancho con cuneta lateral pisable de hormigón, que supone 0,8 metros más.

"Teniendo en cuenta donde se ubica, también es utilizada como variante a la N-260 en este tramo que obliga a atravesar los puertos de Fadas y L'Espina, y no siempre cuenta con las mejores condiciones de seguridad sobre todo en invierno", ha apuntado el responsable de Infraestructuras en la DPH, Joaquín Monesma, refiriéndose al doble papel que cumple esta vía local. 

Apertura de radios de curvas

Estas obras de mejora también se centrarán en la apertura de los radios de algunas curvas, sobre todo en el primer tramo más sinuoso, y la longitud de los cruces en el barranco de Espés y algunos subsidiarios. Así lo ha detallado el jefe técnico de Obras, Ramón Colom, quien ha apuntado a la complejidad de actuar en alta montaña: "En todo momento estamos a más de mil metros de altura, en un trazado donde nos encontramos con pendientes superiores al 12%, hay que superar barrancos y se requieren terraplenes de hasta once metros de altura", como sucede en el punto kilométrico 1,600 o más adelante en los barrancos Fondo y Las Salineras.

Colom ha dicho que el trazado se ha pensado para adaptarse lo mejor posible al terreno y a las infraestructuras que ya existen. "Lo que vamos a solucionar es la problemática que ahora mismo no permite que dos vehículos se crucen, algo que se agrava si hablamos de vehículos pesados". La obra se adjudicó por 1.049.784 euros y es la UTE formada por Hormigones del Pirineo y Horpisa Sobrarbe la encargada de ejecutarla y cuya finalización tienen prevista antes de diez meses. 

Mejora del acceso a Bono

A la vez, en septiembre se comenzarán los trabajos para habilitar una nueva vía alternativa de acceso a la pequeña localidad de Bono, tal como había solicitado a la DPH el Ayuntamiento de Montanuy al que pertenece. Este vial ofrecerá una nueva conexión interior y servirá al tráfico rodado de la población que demandaba evitar verse obligados a salir a la N-230, con mucha intensidad de tráfico, para realizar el paso entre ambos extremos del municipio.

La Diputación Provincial de Huesca acaba de adjudicar las obras por un importe de 109.089 euros a Arnó Infraestructuras. Situado en el punto kilómetrico 139 de la N-230, este acceso tendrá 5 metros de ancho e irá en paralelo a la actual carretera estatal que permitirá el cruce bidireccional y también se dispondrá un acerado de separación de dos metros.

Etiquetas
Comentarios