Despliega el menú
Huesca

HUESCA

Histórica manifestación de ganaderos de todo el Pirineo por unos pueblos vivos y contra el oso

Aínsa ha sido escenario este jueves de una multitudinaria protesta secundada por medio centenar de organizaciones. El consejero Olona recuerda que el 18 de julio ya pidió a la Generalitat la retirada de Goiat.

El Pirineo ha vivido este jueves una movilización sin precedentes en Aínsa. Es la primera vez que ganaderos de Francia y de todas las Comunidades Autónomas de España, desde Navarra a Cataluña, se unen en defensa de su sector, para reivindicar políticas que mantengan unos pueblos vivos y en contra de la reintroducción de especies salvajes como el oso y el lobo, que perjudican la ganaderia extensiva, una actividad fundamental para mantener los paisajes de la montaña.

Hasta Aínsa, llena de turistas este mes de agosto, pero una de las comarcas más despobladas del país, se han desplazado cientos de ganaderos, principalmente de Aragón, pero también de Navarra y Cataluña. Ha destacado la representación de Francia, de donde han llegado unas 150 personas.

La manifestación, convocada por sindicatos agrarios, con el respaldo de la Plataforma Transpirenaica, que cada día suma nuevas organizaciones (ya son más de 50), ha partido a las 11.00 de la rotonda de entrada a Aínsa para dirigirse a la plaza Mayor. El sonido de la marcha ha sido el de los esquilos, que no dejaban de sonar, y se ha visto salpicada por numerosas pancartas y camisetas con proclamas de las distintas organizaciones, en contra de la presencia de osos y lobos y por los pueblos vivos. La que ha abierto la manifestación rezaba ‘Por la defensa de nuestros pueblos y la ganadería extensiva’, en francés y español. Otras de las consignas eran "Ours non" (osos no), "Queremos vivir en nuestros pueblos", "Montes abandonados, montes quemados", "Pirineos seguros" o "¿Por qué los osos eslovenos en los valles pirenaicos".

Cientos de personas han participado en la manifestación que este jueves ha recorrido las calles de Aínsa en protesta por los ataques de osos y el lobos al ganado en el Pirineo.
Heraldo

En la plaza Mayor han intervenido representantes de los distintos territorios, cuyos discursos han sido interrumpidos no por aplausos sino por el ruido de los esquilos. “Este es un marco incomparable para un momento histórico. Por primera vez casi 60 colectivos dan visibilidad a los habitantes de los valles en lucha por nuestra ganadería extensiva y nuestros pueblos”, en palabras de Félix Bariaín, de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Navarra. Ha criticado que las decisiones que les afectan se tomen “en una oficina del Ministerio con vistas a la Castellana”. Es el mundo al revés , ha añadido, “quieren que el lobo tenga piel de cordero y el cordero, piel de lobo”, en alusión a lo que consideran mayor apoyo de las administradores a las especies salvajes reintroducidas. “Sin ganaderos los montes serán selvas y los pueblos morirán”, ha dicho.

Desde el sindicato Asaja-Aragón, Ángel Samper ha lamentado que la sociedad no reconozca el valor de la ganadería extensiva, “los jardineros de las montañas”. “El oso y el lobo representan la punta del iceberg”. Ha prometido que esta lucha seguirá, con nuevas movilizaciones en Navarra o Francia. Por su parte, José María Alcubierre, secretario general de UAGA, considera “un fracaso” la reintroducción “porque querían demostrar que la convivencia es posible y no lo es”. 

Los ganaderos han estado respaldados por numerosos alcaldes del Pirineo y representante de todos los partidos políticos, como el presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia, así como asociaciones vecinales de los municipios de montaña, entre ellas la de los núcleos rurales de Sabiñánigo.  

La alcaldesa de Montanuy, Esther Cerezaha exigido “medidas inmediatas” a la administración y que se replantee la política con estas especies. Montanuy es uno de los municipios donde este verano ha atacado el oso Goiat, el más depredador. 

La osa Claverina,liberada en octubre en Francia, atacó el rebaño de José Manuel Marco, de Isabal (Navarra). Dice que este animal ha causado la muerte a 24 reses, “pero en tres casos no lo reconocen”. “Nos están quitando la ilusión, porque no se pagan con dinero las ovejas muertas”. De Navarra ha llegado un autobús y numerosos vehículos particulares.

Un representante francés ha exigido la retirada de los osos de las zonas ganaderas y ha dicho que en su país la convivencia también es imposible. Magali Lacube, mujer de un pastor de Ariege (Francia), se ha subido al escenario montado en la plaza Mayor para trasladar la “grave” situación en esa zona, “y lo que pasa en nuestros valles es lo que pasará en todo el Pirineo”. En ese lado de la cordillera se ha pasado de dos osas y un oso a más de 50. “Cada semana hay 26 ataques en Ariege, y en cinco meses han muerto 700 ovejas. Los forestales ya no quieren subir al monte para certificar los ataques ante el malestar de los ganaderos. Es difícil vivir con este problema” ha dicho a los asistentes. 

El portavoz de la Federación de Entidades de Ovino y Caprino de Cataluña, Javier Ribera, ha instado a los gobiernos de Francia, Aragón, Navarra y Cataluña a devolver a los osos a los hábitats de donde los sacaron cuando en 1996 empezó la reintroducción. Ha pedido también que se les dé información inmediata de su localización y ha denunciado que esta situación “puede tener consecuencias irreversibles en el mundo rural”.

El acto se ha cerrado con la interpretación en aragonés y occitano de lo que se ha convertido en un himno de los Pirineos, la canción ‘Aqueras montañas’, símbolo de la unidad que este 22 de agosto han demostrado los ganaderos y en general los pueblos de todo el territorio pirenaico.

Respuesta del consejero Olona

En respuesta a esta manifestación, el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, ha recordado que el 18 de julio solicitó formalmente a la Generalitat de Cataluña la retirada del oso Goiat dado su evidente comportamiento anómalo, ya que está considerado técnicamente como “reiteradamente depredador”, la alarma social generada. 

Además, subraya que en dicha petición reiteró, además, su posición contraria a la reintroducción de osos foráneos en los Pirineos. Una postura que, añade, "no cuestiona, en absoluto, el cumplimiento de la legalidad vigente derivada del estatus que tiene el oso pardo como especie protegida en peligro de extinción, cuyo cumplimiento garantizo absolutamente".

En este sentido, Olona deja claro que aunque están obligados a proteger la especie, "no considero que estemos obligados a reintroducirla, y menos todavía creando alarma, sin contar con los territorios y sectores afectados y sin acreditar que los beneficios para el conjunto de la sociedad compensan los costes derivados para la población local".

El consejero asegura que ninguno de sus antecesores, ni ninguno de los Consejos de Gobierno anteriores al actual han promovido ni autorizado ningún programa de reintroducción de osos en Aragón y tampoco se ha aprobado ningún convenio de colaboración en las reintroducciones llevadas a cabo por nuestros vecinos franceses y catalanes. Por ello, recalca que "nuestra responsabilidad y compromiso formal se limita, por tanto, al cumplimiento de la legalidad que corresponde al oso como especie protegida que, insisto, garantizo absolutamente en todos sus extremos".

Joaquín Olona confía en que en la reunión que a mediados de septiembre, por iniciativa del Ministerio de Transición Ecológica, se va a mantener con la Generalitat de Cataluña, el Consell del Valle de Arán y el propio Ministerio puedan avanzar en la solución "que, desde luego, pasa por la retirada de Goiat", ha insistido. 

Y por último, ha recordado que en breve se resolverán las ayudas habilitadas por el Gobierno de Aragón para hacer frente a los costes que supone para los ganaderos la presencia del oso y el lobo en la comunidad, dotadas con 400.000 euros.

Etiquetas
Comentarios