Despliega el menú
Huesca

huesca

Los regantes advierten de que apenas quedan reservas para 10 días en Mediano

La presa del Cinca está al 17% de su capacidad, pero se garantiza el abastecimiento urbano. Riegos del alto Aragón teme que el verano acabe con los pantanos vacíos.

La prolongada sequía, por la falta de lluvias y las altas temperaturas, ha dejado casi vacíos los embalses del Pirineo. Especialmente crítica es la situación en Mediano, cuyas reservas han caído al 17%. Tan solo almacena 76 hectómetros cúbicos, después de perder en la última semana 36, y el agua disponible para riego en este pantano puede agotarse en unos días.

La otra gran pieza del sistema Gállego-Cinca, El Grado, todavía está al 76%. Sin embargo, una parte del volumen (160 hectómetros cúbicos de los 304 que almacenaba ayer) es embalse muerto por la cota del canal. Y La Sotonera apenas llega al 40%. A finales de mes, la junta de la comunidad de regantes analizará la situación, que no solo preocupa por lo que pueda pasar de aquí a final de campaña en octubre sino porque dejará los pantanos sin reservas para el siguiente año hidrológico.

Los regantes están "muy apurados", asegura el presidente de Riegos del Alto Aragón, César Trillo. "No sabemos si llegaremos al final porque los consumos son muy altos". En cualquier caso, precisa, "lo vamos a dejar todo vacío y eso será muy difícil de recuperar, supone que el año que viene será muy complicado".

El episodio de lluvias previsto para las últimas horas no supondrá aportaciones significativas. La sequía es tan "extremadamente grave", dice Trillo, que "aunque caigan 50 litros, la escorrentía será cero".

El presidente de Riegos del Alto Aragón advierte de que a Mediano le queda agua "para 10 días escasos", lo que obligará a echar mano de los recursos de El Grado. Eso sí, los abastecimientos a localidades, granjas e industrias están garantizados. Incluso se dispone de un sistema para instalar una bomba flotante en esta última presa que cubriría esos pequeños consumos.

Un mal inicio de campaña

El inicio de la campaña ya fue desalentador. Riegos del Alto Aragón recomendó prudencia a todas sus comunidades en el reparto de agua. Se empezó en marzo con cupos, aunque luego se levantaron las restricciones por la presión de los agricultores. En el otro gran sistema de regadíos de la provincia, el Canal de Aragón y Cataluña, el embalse de San Salvador se abrió con tres meses de antelación por la escasez de nieve en las montañas.

Si la situación de la reserva hidráulica es preocupante, lo mismo ocurre con las "ridículas" aportaciones de los ríos. "A ver cómo pasamos estos 10 días de agosto, pero como sigan las temperaturas altas y sin llover... Hay que tener en cuenta que el mes de septiembre será de muchísima demanda por las segundas cosechas y porque se sembró tarde", explica César Trillo, quien recuerda que se han producido unos consumos "fuera de lo común" desde finales de junio por las elevadas temperaturas, con los termómetros rozando los 40 grados.

El informe de julio sobre los indicadores de la cuenca publicado por la Confederación Hidrográfica del Ebro ya habla de "sequía prolongada" en cuanto a las escasas aportaciones de lluvia en el Gállego, el Cinca, el Ésera y el Noguera-Ribagorzana. Respecto a las reservas hídricas, la situación es de prealerta en las dos primeras y en el río Aragón, que abastecen a Riegos del Alto Aragón y Bardenas, y de normalidad en la zona oriental de la Ribagorza, donde tiene sus fuentes de suministro el Canal de Aragón y Cataluña.

Esta comunidad de la zona oriental ha tomado medidas. El 9 de agosto puso en marcha la operación de retrobombeo, que consiste en llevar canal arriba 4 metros cúbicos por segundo, procedentes del río Noguera-Ribagorzana, para ahorrar reservas del embalse de Barasona, en el Ésera, y que de esta forma los agricultores que se suministran de esta pieza de regulación puedan completar la campaña.

Barasona y Yesa

Barasona es el embalse con menos recursos de esta comunidad de regantes, que se alimenta también de los tres pantanos del Noguera (Santa Ana, Canelles y Escales) y de San Salvador. Está al 32%, mientras que los otros oscilan entre el 51% y el 82%.

En otro de los principales embalse del Pirineo, el de Yesa, en la cuenca del río Aragón, la situación tampoco es mejor, con menos del 40% de reservas para llevar agua a los agricultores del Canal de Bardenas.     

Etiquetas
Comentarios