Despliega el menú
Huesca

huesca

Las aguas bravas del Gállego igualan las cifras de visitantes de 2018 pese a la sequía

Las empresas agradecen a la CHE y a los regantes el acuerdo para realizar sueltas controladas que garanticen los caudales. Confían incluso que los usos de agosto permitan acabar la campaña estival con un ligero repunte.

El Gállego permite hacer rafting, canoas, kayak o hidrospeed, entre otras actvidades.
El Gállego permite hacer rafting, canoas, kayak o hidrospeed, entre otras actvidades.
AGA

La Asociación Gállego Activo, que agrupa a las empresas que desarrollan todo tipo de actividades deportivas y de aventura en torno a este río, hacen un balance provisional de la temporada de verano más que positivo ya que pese a la sequía, están logrando mantener el número de usuarios del año pasado. Además, confían en que con el tirón que está teniendo agosto, el resultado final de campaña sea incluso de un ligero repunte de visitas.

Desde la asociación, además, agradecen a la Confederación Hidrográfica del Ebro y a los regantes del Bajo Gállego el acuerdo alcanzado esta pasada primavera para la regulación del caudal del río que les ha permitido trabajar con "total normalidad" a pesar de las escasas precipitaciones.

Los empresarios de aguas bravas aseguran que el índice de actividad fue "alto" durante el mes de julio y que la afluencia está siendo "mayor" en agosto, haciendo que este mes sea el de "máxima actividad del año".

El servicio más solicitado sigue siendo el rafting, que permite disfrutar de las aguas en total seguridad puesto que el guía se sitúa en la embarcación y controla las trayectorias en función de las posibilidades de los deportistas. Es una actividad lúdica "accesible a todos", resalta la asociación.

Las otras actividades que completan la oferta son el descenso en canoa, el hidrospeed o el kayak, donde los usuarios dirigen su propia embarcación tras haber realizado una sesión preparatoria de técnica y seguridad.

En cuanto a la procedencia de los visitantes en esta época de veraniega, afirman que es tanto nacional como internacional. Y entre estos últimos, destacan los clientes de nacionalidad francesa, belga y holandesa.

La asociación hace hincapié en que el desarrollo de todas estas actividades de aguas bravas es el "motor económico" de esta zona rural situada en torno a Murillo de Gállego. Y por ello, dan más valor si cabe en un año de sequía como al acuerdo para realizar sueltas controladas desde el pantano de La Peña que garanticen caudales suficientes. Un pacto alcanzado en primera entre la Confederación Hidrográfica del Ebro, el Sindicato de Riegos del pantano de La Peña –formado por las Comunidades de Regantes de Urdán y de Rabal de Zaragoza–, la Asociación Gállego Activo y la Asociación de Empresas de Turismo Activo de Aragón.

En este sentido, los empresarios de aguas bravas explican que a pesar de estar en un periodo seco, las maniobras que almacenan agua en horario nocturno entre los pantanos de la Peña y de Ardisa para luego soltarla en horario diurno permiten seguir ofreciendo y desarrollando las actividades acuáticas en el río Gállego "con la mayor calidad posible". Y recalcan que además de fomentar el turismo de aventura, estas maniobras respetan la dotación aportada a los regantes del Bajo Gállego y los caudales ecológicos. Por ello, reiteran su agradecimiento a la CHE y a los regantes porque "la gestión de los recursos hídricos permiten una compatibilización de los usos agrícolas y turísticos, ambos fundamentales para la dinamización de los espacios rurales".

Etiquetas
Comentarios