Despliega el menú
Huesca

fiestas de san lorenzo

De Mozart a Elvis, las jotas, Lola Índigo o Maricarmen... San Lorenzo convierte a Huesca en una pista de baile gigante

La música es la gran protagonista de las fiestas. Solo este martes había una veintena de actuaciones programadas en escenarios distintos y de estilos musicales para todos los gustos.

Las Fiestas de San Lorenzo con muchas cosas: los Danzantes, la procesión, los almuerzos, el éxtasis del chupinazo, los vermús en los Porches, la ofrenda de flores y frutos, los Gigantes y Cabezudos, Gorgorito... Pero si hay algo que lo hila todo es la música. Y es que durante siete días, Huesca se convierte en una pista de baile gigante donde en un lapso de pocos minutos y en escenarios casi contiguos puedes escuchar desde la particular versión de los éxitos de Elvis o Adele por parte de la Banda de Música de Huesca, a las canciones del verano más pegadizas tocadas por las charangas de las peñas, pasando por las jotas más tradicionales, el último hit de Lola Índigo en las verbenas o la inolvidable 'Piensa en mí' con la propia Luz Casal en directo en el Palacio de Congresos.

Solo en la jornada de este martes, el programa de fiestas incluyía una veintena de actuaciones en distintos puntos de la ciudad. Sin duda, una de las más exitosas -y la prueba son las más de 1.500 personas que se arremolinaron en torno al quiosco de la música- fue el concierto de la Banda de Música. Su director, Alejandro Escuer, reconoce que la de este día 13 compite con la de la mañana del 10 de agosto con los Danzantes frente a la basílica como la actuación "más esperada" por ellos "y siempre es la que más nos lucimos porque tenemos un repertorio más variado, no solo los pasodobles o las danzas de San Lorenzo que son más atractivas para nosotros y también para la gente". De hecho, este año prepararon un programa donde no faltaron los pasodobles o el ‘Himno a Huesca’ y ‘Estampas laurentinas’ del maestro Sampériz, pero también versiones de éxitos de Elvis Presley o de Adele, además de canciones latinas o  composiciones de Mozart ‘arregladas’ a su estilo.

Para sortear el cansancio acumulado con tantas jornadas seguidas de fiesta, los propios componentes de la Banda se van turnando en los actos. No obstante, Escuer resalta que ahora prácticamente solo queda la "recta final" con la última tarde de toros y la ofrenda final. Además, agradeció el "cariño" que reciben en cada una de sus actuaciones.

Muy cerca de allí y casi a la misma hora, las peñas recreativas organizaron su ya tradicional concentración de charangas para animar la hora del vermú en la plaza de Navarra. Uno de los grupos participantes fue la Charanga de Tardienta, que lleva casi 30 años acudiendo a San Lorenzo, "que para nosotros es lo más porque somos de aquí y nos gusta tocar en casa", afirmó Sergio Aso.

Entre sus partituras hay desde pasodobles a rock, pasando por las canciones del verano, además de muchos clásicos de charanga como ‘Maricarmen’ o ‘Marieta Marieta. "Pero lo que triunfa son sobre todo los éxitos del momento entre los jóvenes", asegura este trompeta del grupo.

Cada día, calculan que pueden llegar a tocar 8 o 9 horas, "como una jornada laboral pero muy dura porque además tenemos que hacer muchos recorridos por la ciudad y al final te salen muchos kilómetros". Todos tienen otra ocupación por lo que se tienen que coger vacaciones para cumplir con su cita con las fiestas de San Lorenzo. "Y lo hacemos muy a gusto". Y es que notan que cada vez que tocan, se desata el espíritu de la fiesta "porque la gente enseguida se junta con nosotros y empieza a bailar y a cantar".

"Es nuestro día grande"

Otro de los escenarios que cada día se llenan para disfrutar del folclore más tradicional, aunque cada vez más renovado también, es el parque Miguel Servet, por donde han pasado en estas fiestas los grupos de la ciudad. Este martes fue el turno de Roldán del Alto Aragón, que vivieron su particular "día grande" de San Lorenzo. "Y creo que es para todos los grupos de jota, da igual que actúes el día 10 que el 14", subraya su presidente Sergio Brau, quien agradece la respuesta del público, que año tras año es fiel, "porque yo me acuerdo de niño de ver el parque abarrotado y no poder sentarme y ahora, que han pasado muchos años, es igual".

Los grupos folclóricos trabajan todo el año para sorprender con espectáculos cada vez más elaborados y de mayor calidad. Pero Sergio Brau también admite que no cuentan las horas de ensayo «porque cuando haces algo que te gusta tanto, el tiempo pasa y no te enteras». En su caso, prepararon un amplio repertorio de bailes y cantos, además de estrenar uno grupal de ‘Caminito de Monlora’, de Francisco del Val.

El tirón del folclore no solo se nota en el éxito de público de las actuaciones, sino también en el relevo generacional de todos los grupos, algo que valora Sergio Brau "porque hubo un tiempo en el que parecía que se había estancado, pero las escuelas están consiguiendo que mucha gente vuelva otra vez a bailar y se enganchen muchos jóvenes". El ciclo de folclore lo cerrará este jueves, a las 21.00, el grupo de San Lorenzo.   

Etiquetas
Comentarios