Huesca

Torrestrella puntúa en el inicio de la feria

Seis toros correctos de presentación, nobles y de buena condición en general.

toros dia 10.. 10 - 8 - 19....PABLO SEGURA PARDINA - [[[FOTOGRAFOS]]]
Perera, ante el primero de la tarde.
Pablo Segura

No llegaban a las nueve de la noche cuando doblaba el animal que cerró una notable corrida de Don Álvaro Domecq. Ganadero, vuelva cuando quiera. A la misma hora, tres trenes se volvían sin pasajeros a Dios sabe dónde. Otra vez. Los del chispeante no pudieron subirse. O no supieron. Estuvieron por debajo del encierro y abandonaron a pie el coso altoaragonés a pesar de la casquería con la que vieron premiada su labor.

Tras ser reconocido triunfador de la temporada pasada, López Simón volvió a Huesca con más ganas que toreo. Abandonó lo fundamental durante su faena al buen segundo y se dejó llevar entre un mar de molinetes, rodillazos y pases cambiados que nunca casaron con la buena condición del animal. Le acortó las distancias en el tramo final y lo pasaportó de una estocada entera. Aguantó bien el presidente pese a la fuerte petición y la sospechosa lentitud de los mulilleros.

Se lastimó el segundo de su lote y no le quedó más opción que hacer de enfermero y pegarse un arrimón en los tendidos de sol. A media altura, compuso una faena eterna que culminó con una estocada en lo alto.

Miguel Ángel Perera confirmó aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor y demostró ser la sombra del que hace años se puso en mandamás del toreo con aparente suma facilidad. Ayer no pudo con el buen cuarto ni se encontró a gusto con el inválido primero. Tampoco se comieron a nadie. El que abrió plaza, que mereció ser devuelto por una evidente falta de fuerzas, quiso y no pudo. Pese a tener buena condición, no se tuvo en pie durante la lidia y no permitió el lucimiento de un coleta que debió abreviar. Una faena innecesariamente larga en la que lo mejor llegó mientras toreaba sobre la mano izquierda. Además, falló con los aceros.

Tres toros de nota alta

Con el segundo de su lote confirmó que le faltan ideas y frescura. Esa faena la hemos visto muchas veces. El animal, al que le faltó un punto de humillación, tuvo casta y se movió con alegría y prontitud en la muleta de un Perera cuyos argumentos no pasaron del sota, caballo y rey. De nuevo, dejó lo mejor sobre la zoacata. Muletazos de trazo largo que quedaron en nada tras un horrible bajonazo.

Si buenos fueron segundo y cuarto, el tercero fue extraordinario. Sin embargo, José Garridovio cómo se le iba con el rabo puesto al desolladero. Aunque sus hechuras no eran de lo más prometedoras, el animal resultó ser notable en todos los tercios y puso en jaque al extremeño una y ora vez. Desbordado, optó por series excesivamente largas y no supo dosificar al toro. Quizá no quiso. A pesar de ser un torero con cantidad de recursos, ayer no fue capaz y volvió a dejar escapar el tren mientras sigue en tierra de nadie.

Pudo resarcirse con el sexto y tampoco. Demasiado mecánico, no dijo mucho y terminó por aburrir a los tendidos.

De lo mejor de la tarde, fueron una vez más las cuadrillas. A Curro Javier y a Javier Ambel da gusto ver la facilidad con la que, en un pesetón, colocan los palos y la extrema suavidad con la que bregan a los toros. También destacaron Yelco Álvarez o el aragonés Jesús Arruga, que anduvo muy fácil con los rehiletes.

Por lo demás, hay que llamar la atención a los peones y sus ruedas, así como a los mulilleros.

Etiquetas
Comentarios