Despliega el menú
Huesca

concluye la investigación 

El octogenario muerto en Barbastro hace 8 meses mató a su mujer y luego se suicidó

La Guardia Civil ha determinado, tras una laboriosa investigación, que se trató de un caso de violencia de género. 

Un matrimonio de ancianos muertos en Barbastro / Foto Pano [[[FOTOGRAFOS]]]
La Guardia Civil, frente al inmueble donde vivía el matrimonio.
José Luis Pano

Ocho meses después de la aparición de los cadáveres de un matrimonio octogenario de Barbastro, tendidos en el suelo de su casa, la Guardia Civil ha concluido la investigación y ha determinado que se trató de un caso de violencia de género sin intervención de terceras personas: el hombre mató a la mujer y luego se suicidó. 

Para llegar a esclarecer el suceso se han analizado "cientos de indicios", según ha explicado este viernes la Comandancia de Huesca, que ha dado detalles de la investigación, bautizada con el nombre de Operación Senesbar. El caso causó gran alarma social, aunque los primeros indicios ya apuntaban en esa dirección. 

La Guardia Civil ha trabajado en este tiempo con diversas hipótesis. Para el proceso de investigación de todas y cada una de ellas, ha contado con la colaboración de los mejores especialistas del Departamentos de Biología y Química y del Equipo Central de Inspecciones Oculares del Servicio de Criminalística Central de la Guardia Civil en Madrid, especializados en la recogida de indicios de escenas especialmente complejas, contando también con la asistencia del Servicio de Análisis de Conducta Delictiva.

Tras analizar todos los indicios, se ha llegado a la conclusión "de que en principio en el suceso no hubo participación de terceras personas ajenas al matrimonio", ha explicado la Comandancia de Huesca. "Se trataría entonces de un caso de violencia de género, habiéndose quitado la vida posteriormente una de las víctimas".

La investigación ha sido dirigida y coordinada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca, con especial relevancia del Laboratorio de Criminalística y el Equipo de Delitos contra las Personas de la misma Comandancia.

Los cuerpos de Felipe Moreno, de 87 años, y de su esposa, Lidia Salinas, de 83, fueron encontrados el 16 de diciembre por un hijo de este matrimonio residente en Barbastro. Los halló tirados en el suelo de la cocina con cortes de arma blanca en el cuello. Un  nieto vio a sus abuelos con vida por última vez dos días antes.

Sin embargo, hasta ahora la Guardia Civil no había podido determinar las causas del violento suceso que conmocionó a la ciudad del Vero. Estaba a la espera de los resultados de laboratorio de unas pruebas biológicas que recogieron en el domicilio de las víctimas especialistas de la Policía Judicial llegados de Madrid. También de un informe del equipo central de inspección ocular, que apoyó durante una semana a la Comandancia de Huesca.

El caso era instruido por el Juzgado número 2 de Barbastro , que decretó el silencio de actuaciones en las primeras semanas. Felipe Moreno había sido teniente coronel del Ejército de Tierra en el cuartel de Barbastro y a su cierre en el de Lérida, donde residía uno de sus hijos. Su mujer, Lidia Salinas, procedía de una familia muy arraigada en la ciudad del Vero.

Etiquetas
Comentarios