Huesca

huesca

Las 1.800 hectáreas que quedaban aún sin agua por la rotura del Canal de Aragón y Cataluña vuelven a regarse

Las 20.000 ha afectadas ya tienen abastecimiento gracias a un sistema provisional de retrobombeo. La CHE prevé terminar las obras el viernes para restablecer el suministro del canal al día siguiente.

Las máquinas han avanzado mucho en la reparación después de más de una semana de intenso trabajo.
Las máquinas han avanzado mucho en la reparación después de más de una semana de intenso trabajo.
CHE

Ocho días después de que el Canal de Aragón y Cataluña sufriera una enorme rotura a la altura del término municipal de Tamarite de Litera que obligó a cortar el riego en plena campaña a unas 20.000 hectáreas y anegó entre 50 y 80 más de campos y algunas granjas, la Confederación Hidrográfica del Ebro completó este lunes la reposición del suministro a toda la zona afectada mediante el sistema de retrobombeo provisional a la espera de que el fin de semana la situación quede ya completamente normalizada una vez que hayan acabado las obras de reparación.

Fuentes de la CHE confirmaron que el pasado viernes ya se puso en marcha el sistema de retrobombeo que permitió abastecer a 18.000 de las 20.000 hectáreas afectadas y que el lunes este suministro provisional llegó también a las otras 1.800 que quedaban sin cubrir por la solución de emergencia que se adoptó.

Mientras tanto, las máquinas siguen trabajando a destajo desde la semana pasada para reparar la rotura. Tras construir primero una ataguía (una pequeña presa) para que el tramo dañado, situado entre los kilómetros 46 y 56 de los 126 de longitud total del canal, quedara independizado y seco para poder trabajar en él, se llevó a cabo la demolición de la solera de la conducción que se hundió.

Hoy empezarán a hormigonar

A lo largo de esta semana, los trabajos se han centrado en asegurar los terraplenes y el lunes empezaron ya a inyectar la nueva solera con lo cual hoy empezarán a hormigonar el tramo afectado, según las mismas fuentes.

El presidente de la Comunidad General de Regantes, José Luis Pérez, espera que las obras puedan terminar ya este próximo viernes para que a partir del día siguiente se pueda restablecer el suministro de agua a través del cauce del canal con toda normalidad "porque los trabajos van a buen ritmo y la Confederación está cumpliendo plazos", valoró.

Pérez también ratificó que por fortuna, ya no hay ninguna hectárea de riego sin abastecimiento, aunque sea con el sistema provisional de retrobombeo. Pero también dejó claro que "lo ideal es volver a suministrar el agua por el cauce normal, no solo porque supone un coste económico mayor que asume la CHE, sino porque nos está interfiriendo en las operaciones normales de explotación y trastorna en la gestión integral del canal". Admitió que pese a todo es una situación "asumible" siempre que los trabajos acaben el viernes por lo que espera que no surjan contratiempos en estos próximos días.

Otra cuestión que queda pendiente también es la valoración económica de las consecuencias que dejó la inundación de entre 50 y 80 hectáreas ubicadas en las inmediaciones del punto donde se rompió el canal "porque habrá que reparar los daños que hubo en márgenes y barrancos, por ejemplo, y también indemnizar la pérdidas de las cosechas, lo cual tendrán que hacer posteriormente los técnicos de la CHE", destacó José Luis Pérez.

Piden un plan nacional para renovar los canales

Los regantes agradecen la rápida actuación de la Confederación Hidrográfica del Ebro para reparar la rotura, pero también hacen hincapié en que esta incidencia debe servir como "toque de atención" para que la Administración central se decida a poner en marcha un ambicioso plan nacional de renovación de todos los canales "porque tienen más de 100 años y ya no es suficiente solo con hacer parches y reparaciones puntuales y tareas de conservación, sino que hay que renovarlos e ir a soluciones también más modernas", opina.

José Luis Pérez recordó que estos canales de riego son "la base de todo el sistema de suministro de agua del país, de lo cual hay que ser conscientes, y puede acarrear problemas muy serios". De hecho, afirmó aliviado que la rotura en este caso se produjo en la parte media del canal "porque si llega a ocurrir en la cabecera, hubiera dejado las 100.000 hectáreas sin riego, además de abastecimiento de poblaciones, polígonos industriales, granjas...».

Etiquetas
Comentarios